UD Almería

Pozo deja la UDA y se marcha a Madrid para cerrar su traspaso con el Rayo Vallecano

José Ángel Pozo ha estado en la UDA las tres últimas temporadas, desde su fichaje a final de agosto de 2015. /AGUILERA
José Ángel Pozo ha estado en la UDA las tres últimas temporadas, desde su fichaje a final de agosto de 2015. / AGUILERA

Al cierre de nuestra edición todavía no era oficial la venta del jugador malagueño al cuadro vallecano, aunque ya se hizo fotos en su 'nuevo' club

JORDI FOLQUÉALMERÍA

José Ángel Pozo ya no está en la UDA. El jugador malagueño ni tan siquiera viajó hasta Benahavís con el resto de la expedición del equipo entrenado por Fran Fernández. Porque su destino era la capital de España para cerrar su traspaso de manera definitiva al Rayo Vallecano. El club con el que ya había llegado a un acuerdo y que se ha 'impuesto' a otras propuestas que eran mejor económicamente para el Almería, pero no a nivel deportivo para el que ha sido el '10' rojiblanco durante las tres últimas temporadas. Durante todo el día se estuvo pendiente de la confirmación oficial por parte de ambos clubes de la venta, para dar por finalizada la estancia del que fuera jugador del Manchester City en tierras almerienses. Un aspecto que no era una realidad al cierre de nuestra edición.

Se cumple, o cumplirá, una máxima que siempre suelen decir los dirigentes deportivos. Que el jugador está en el sitio que quiere y no en el que más le interesa al club. Porque Pozo llevaba ya tiempo queriendo salir del Almería. En concreto, desde el final de la primera temporada como rojiblanco. El jugador nunca se ha encontrado cómodo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Ya fuese por las malas campañas del equipo o porque no encontraba nunca una regularidad, en cuanto a su propio juego, que le hiciera ser una pieza importante para los diversos entrenadores que ha ido teniendo en este tiempo, que no han sido pocos.

Con ganas de irse

No pudo ser tras el primer verano. Como tampoco pudo ser el pasado. Ahí fue la falta de ofertas tras un ejercicio en el que lo terminó sin haber anotado ni un solo gol y con tan solo tres asistencias a lo largo de todo el curso. Así que tuvo que empezar su tercer año en la UDA. Empezó bien con acierto tanto ante el marco contrario como en los pases de gol. Y fue cuando estuvo, de nuevo, en el mercado. Desde la dirección del club se le dijo a su representante que si llegaba con una buena oferta (con una cantidad ya pactada) se podría marchar en enero. Su juego mejoró de manera clara en el tramo final de 2017. Y esa oferta llegó. Pero Alfonso García prefirió, en el último momento, no hacer caso a lo que había dicho y negó su traspaso al inicio de este 2018.

Después de este episodio, acabó la temporada sufriendo, como el resto del equipo, para lograr la permanencia en la última jornada. Ya sí con la promesa de que sería traspasado. Tras haberlo ofrecido a todos los posibles candidatos, sus malos números han influido más que su juventud. Solamente hubo ofrecimientos interesantes, a nivel económico, de fuera de España y de ligas muy menores. Él quería quedarse en la liga española y jugar en Primera. Y solamente el Rayo Vallecano ha apostado por su fichaje con oferta.

La negociación se ha alargado más de lo que todos hubieran querido. Porque los vallecanos no llegaban al millón de euros y Alfonso García quería, al menos dicho de manera pública, dos millones. El presidente de la UDA ha tenido que ceder bastante. Tanto como algo menos de la mitad que quería. Por poco más de un millón de euros se cerrará el traspaso. Con alguna cláusula sobre si hay una posterior venta para que el actual dueño del Almería también salga beneficiado con algún porcentaje que aumente el valor de Pozo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos