UD Almería

«La posición que ocupamos es la que posiblemente merezcamos»

El entrenador de la UD Almería miraba su reloj al final del último encuentro liguero ante el Cádiz, en el que se perdía de nuevo./MATARÍN
El entrenador de la UD Almería miraba su reloj al final del último encuentro liguero ante el Cádiz, en el que se perdía de nuevo. / MATARÍN

El entrenador de la UDA espera que el haber caído a puestos de descenso sirva para 'despertar' a sus jugadores

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Autocrítica, sinceridad y esperanza fueron los puntos puestos encima de la mesa por Luis Miguel Ramis en la conferencia de prensa ofrecida ayer como previo al choque que mañana disputará la UDA en Albacete. Cierto es que del rival se habló. Pero no es menos cierto que, a día de hoy, es lo que menos importa en el seno del club rojiblanco. Porque, como aseguraba Jorge Morcillo el pasado miércoles, «el principal enemigo del Almería es el propio Almería». Dicho por el capitán y refrendado 24 horas después por el entrenador. Al que defendió de manera pública. Tal y como está haciendo desde su llegada, el pasado mes de marzo, el preparador catalán cuando se refiere a sus jugadores. Por mucho que fallen una y otra vez en los partidos. Por mucho que no estén dando el rendimiento que sí han dado en otros clubes. Por mucho que lleven ya siete jornadas sin conocer la victoria. Por mucho que hoy se desplacen hasta tierras manchegas y disputen su primer encuentro, en el presente ejercicio, en puestos de descenso.

Tocaba discurso de poner las cosas claras, pero sabiendo, a la misma vez, que está en manos de unos futbolistas a los que se les ha olvidado ganar. El calendario ha querido que el oponente de mañana sea un conjunto que tiene un punto más que los rojiblancos. Es decir, una victoria almeriense supondría superarlos en la tabla, además de romper la racha de más de media competición ya disputada, de forma consecutiva, sin saborear un triunfo

El técnico catalán reconocía que el Almería ha hecho muchas cosas mal en este tiempo. De ahí que ocupen puestos de la zona de quema. Aunque quiso mirar al futuro, que comienza cuando el sábado oscurezca, con más optimismo. O, más bien, con una esperanza a la que agarrarse. «La posición que ocupamos es la que posiblemente merezcamos, pero el encuentro es una nueva oportunidad que tenemos para poder revertirla esta situación incómoda en la que estamos». Por ello, Ramis cree que los suyos irán «con toda la fe del mundo a Albacete sabiendo que podemos combatir al rival y hacerle daño», manifestó.

Cambiar

Pero es consciente que haciendo lo mismo que hasta la fecha no les valdrá para lograr los tres puntos frente al equipo de Enrique Martín. «Algo tenemos que modificar porque no logramos el objetivo principal, que es sumar los tres puntos. Y vamos a Albacete con todo para intentar cambiar la dinámica». Unos cambios que tienen que ver con lo ofrecido por los suyos en este primer tercio de la competición. «Principalmente el comportamiento colectivo dentro del campo. Hacemos cosas bien de las que no sacamos jugo. Al mismo tiempo hacemos cosas mal de las que sí se aprovecha el rival». No sacar provecho y sí estar siendo 'condenados' en cuanto a la ausencia de puntos en el haber.

Pide que se asuman responsabilidades. Algo que, en algunos casos, sí está viendo y sintiendo. «Tenemos que levantar el dedo como principales responsables porque siempre lo hacemos. No señalamos al de al lado. Los jugadores también lo han levantado y han dado un paso adelante. Tenemos que recuperar la solidez colectiva que por momentos hemos tenido y si a nivel individual alguno necesita ayuda, hay que dársela. Con todo ello recobraremos la confianza a nivel colectivo», decía más en la teoría para recuperar un nivel que mostraron en algunos momentos de las primeras jornadas del presente campeonato.

Ramis apuesta por este plantel. Pese a que es de 'perfil bajo', el catalán entiende que si se logra una victoria tendrá que llegar una buena racha. Es decir, más mental que futbolístico, aunque todo vaya unido en el deporte profesional. «Seguimos creyendo totalmente en lo que hacemos, en los jugadores». Pero su experiencia dice que entre todos deben mostrar el camino correcto, perdido por una mala racha en la que no ganan pese a que los rivales (exceptuando al Huesca) no han mostrado una gran superioridad ante el Almería. «Este tipo de situaciones tienden al desorden, a la dejadez, a pensar que todo está mal. Vemos lo que está mal y también lo que está bien e intentamos transmitírselo a los futbolistas para que les cale y les llegue el mensaje. Hablamos mucho en los entrenamientos, a nivel individual y también les escuchamos. Tenemos que aprovechar cada balón como si fuera el último, no como uno más. De eso se trata». De la teoría al intento de práctica. Una semana más.

Y todo con la ausencia de un jugador que aporta «equilibrio». La baja de Mandi, por acumulación de tarjetas, deberá ser cubierta en una cita de suma importancia. Para Ramis, «si bien también hay otras bajas para esas demarcaciones, contamos con otros jugadores en la plantilla que pueden aportar en esa faceta. Nosotros tenemos que buscar soluciones», señaló el preparador que, una vez más, tuvo que responder a cuestiones sobre su futuro. Y, como siempre, sabiendo que no depende de él. De lo que hagan los jugadores y de lo que decida Alfonso García.