UD Almería

«Tenemos muy pocos recursos, pero los que tenemos hay que optimizarlos»

Preocupado. Lucas Alcaraz, con la mirada perdida, conversa con Miguel Ángel Corona./J. J. AGUILERA
Preocupado. Lucas Alcaraz, con la mirada perdida, conversa con Miguel Ángel Corona. / J. J. AGUILERA

Alcaraz se calla ante la situación insólita de bajas: «Lo mejor es que no hable yo mucho de este tema», aunque «no recuerdo estar dos meses utilizando cinco o seis del filial»

JUANJO AGUILERAAlmería

Irónico, pero con un poco de la 'mala leche'. Así se mostró ayer Lucas Alcaraz para hablar del partido que mañana disputará la UD Almería frente al CD Lugo con las bajas como centro de atención. Al técnico rojiblanco se le vio 'quemado' por una situación que se ganó el calificativo de «insólita», aunque no quiso entrar en detalles cuando se le cuestionó sobre la convocatoria para el partido de mañana. «Es una situación insólita, pero el entrenador siempre tiene que buscar lo mejor para el equipo y para el club, y lo mejor es que no hable yo mucho de este tema...». Y es que no es para menos. Tanto que la recuperación de jugadores es un reto, de los dos que persigue el granadino, que apuntó «a la dirección deportiva, que es la que tiene que dar las explicaciones que considere oportunas», cuando habla de fichajes. «Ahora mismo tenemos dos retos que no podemos vivir sin superarlos, uno es recuperar las lesiones y otro es completar la plantilla, por decir algo. Estábamos 20, se fue Nauzet, se lesionaron Tino Costa, Pablo... y son 17, tanto la recuperación como el tema de completar la plantilla son retos de este mes».

Siendo importante esa afrenta, la de ganar mañana también se considera esencial para no ver de cerca, de nuevo, la zona de descenso. A Lucas Alcaraz, con la experiencia de tanto años de fútbol y pese a que esta situación jamás la haya vivido -«no recuerdo estar prácticamente dos meses utilizando en las convocatorias cinco o seis jugadores del filial», dijo-, no le viene nada de nuevo y sabe que «tenemos que apretar los machos porque está claro que la clasificación y las victorias no entienden de circunstancias adversas, entienden de que se consigan o no. Estamos en el momento más difícil pero en el momento más difícil también se pueden conseguir victorias como ya lo hemos demostrado en partidos anteriores».

Semana extraña

El partido está a la vuelta de la esquina, pero tras una semana muy larga. «Sí, son semanas un poco extrañas por las fiestas, la falta de competición, la extensión del número de entrenamientos antes del primer partido, pero es algo común a todos los equipos y los que están sanos con ganas».

Impuso en el discurso la palabra 'recursos' porque estos merman la capacidad de ganar o, cuando menos, limitan para conseguir el triunfo. «Sabemos que tenemos muy pocos recursos, pero los que tenemos hay que optimizarlos. En ese aspecto, no hay ningún problema de actitud, sino todo lo contrario. Lo mejor que tienen los chavales es que en cada entrenamiento lo están dando todo, luego unos partidos salen bien, otros no, pero no sólo al Almería sino a todos los equipos».

Si está claro que el envite esconde cosas importantes, una victoria menos por conseguir, los 25 puntos, que son la mitad de los que dicen aseguran la permanencia. «Sí, más que por el número que asegura en sí, es porque es una victoria que falta menos. Al fin y al cabo hasta que no llegues a la orilla no te sales del mar, pero sí que es cierto que cada victoria, esta por decir que es la mitad, sería importante. Tenemos muy pocos recursos, pero tenemos que optimizarlos y con esos ingredientes hacer el guiso y esperemos que seamos capaces de realizarlo».

El granadino, que no ve que viajar desde Lugo o que el Nàstic lo haga con tantos kilómetros de por medio sea un hándicap en contra, sólo piensa en el partido ante el Lugo, por más que el mes de enero presente la posibilidad de acercarse a la permanencia, que suele lograrse haciéndose fuerte en casa. «Sólo pensamos en el primer partido», señaló, aunque sin olvidar que ganar esos tres partidos como local del presente mes «sería importante», pero con la creencia de que «ahora mismo, y más en las circunstancias que estamos, sólo podemos pensar en el primer partido y cuando termine el partido pensar en el siguiente. No podemos pensar mucho ni a medio plazo porque las circunstancias son especiales y hay que ser competitivo y efectivo en unas circunstancias adversas y focalizar la atención sobre un partido».

El rival

Lucas Alcaraz habló de Francisco, como alguien de quien fue 'compañero' en su anterior etapa, pues el almeriense era técnico del filial en la anterior etapa de Alcaraz en la UDA. «Irá quemando etapas y como todos los entrenadores. Un año irá bien, otro no. Aquí, es de la casa y se tiene un buen recuerdo de él, pero como todos los entrenadores, un año te va bien, uno año te echan, otro te renuevan, otros consigues el objetivo, otro la petardá y cuando te tiras muchos años hay años para todo».

Con el almeriense al mando, el actual Lugo se caracteriza por cerrar los partidos cuando marca. «Le ha pasado a favor y en contra. Es un equipo que está en una dinámica positiva, que cuando eso pasa los jugadores son mejores y que estamos plenamente convencidos de que no va a ser un partido fácil ni mucho menos, pero nosotros también tenemos nuestros argumentos y si estamos como los últimos partidos en casa, en cuanto a seriedad, actitud, concentración, tenemos nuestras bazas y podemos sacar el partido adelante».

Y el balance de resultados habla de un conjunto que ha ganado ocho partidos por la mínima con cinco de ellos por 1-0, pero no es algo característico de un solo equipo y sí de la categoría. «Normalmente se deciden los partidos por poco. Hay partidos que se descongestionan y a lo mejor los equipos pueden correr más y hay más situaciones de gol, pero normalmente en Segunda División se deciden por poca diferencia de mérito».

Por eso consideraba que lo de adelantarse en el marcador es importante, pero no definitivo. «Hay que jugar el partido pensando en cada jugada, en cada cosa que hay que hacer, siendo ordenados, atrevidos, un poco de todo, pensar en el partido con la mente limpia, no si han marcado o han dejado de marcar porque al fin y al cabo los partidos muchas veces discurren por unos derroteros que se alejan de lo que se ha dicho en las previas de los partidos».

Por último, sí que consideraba importante el hecho de salir como se hizo en los partidos ante Real Zaragoza o CD Tenerife y no como sucedió en Alcorcón, si bien lo que pasó en Santo Domingo, en el último partido de 2017, no es 'achacable' a una situación de falta de intensidad. Salir como en esos duelos en casa «es muy importante porque el equipo que se adelante tiene parte de la faena hecha y cambia todo, la dinámica del partido, el ánimo, la confianza. Está claro que es muy importante». En Alcorcón consideraba que lo que pasó «fue una jugada en la que más que un error fue un acierto de un contrario. Nosotros estábamos con ocho jugadores entre el balón y la portería. No es que nos cogieron sin replegarnos y abiertos, sino una serie de circunstancias a parte de un gran disparo y sí que empieza el partido un poco al revés. Esperemos que ante el Lugo sea como esos partidos en los que nos hemos puesto por delante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos