UD Almería

La UDA sería casi de playoff con Lucas

Lucas Alcaraz ha conseguido un cambio sustancial en el comportamiento de la UD Almería. /J. J. A.
Lucas Alcaraz ha conseguido un cambio sustancial en el comportamiento de la UD Almería. / J. J. A.

Los rojiblancos, desde la llegada del técnico granadino, son el séptimo equipo en puntuación | En sus poco más de cien días al frente del banquillo unionista, el entrenador ha desenterrado el gen competitivo de un equipo falto de actitud e intensidad de la etapa anterior

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Cuando Lucas Alcaraz llegó al cargo para coger las riendas de la UD Almería, el pasado 16 de noviembre, el equipo rojiblanco había perdido muchas batallas, tantas que lo de ganar la guerra definitiva parecía algo realmente imposible. El conjunto que preside Alfonso García Gabarrón encadenaba tres jornadas consecutivas ocupando plazas de descenso a Segunda División B y el empate en Barcelona, en el partido de presentación del granadino como entrenador de la UDA, sirvió para cerrar la etapa en puestos de descenso -fue la última vez que estuvo en ella-. Ocho días antes, el día después a sumar una victoria importante de la mano de Fran Fernández frente al Real Zaragoza, el granadino había 'descolgado' la ropa que le habían obligado a colgar el 4 de abril de 2012 al anunciar el club su destitución al frente de la UD Almería, después sumar 4 puntos de 18 posibles en sus últimas seis jornadas de Liga al frente del equipo, que en aquel momento ocupaba la quinta posición de la tabla. Un aspecto este que el propio presidente calificó de inoportuna, casi seis años después de la decisión.

El gen competitivo con el que se fue entonces y que ha sido característica obligatoria en sus equipos, regresó a la plantilla rojiblanca, después de un largo tiempo perdido. Lo demuestran los números.

Si se analizan los resultados de los trece partidos que el experimentado entrenador lleva en el cargo en la entidad rojiblanca, el cambio en el comportamiento competitivo de la UD Almería es abismal, casi como de la noche y al día. Los rojiblancos, en la clasificación real, están con siete puntos sobre las plazas de descenso -desde la época de Javi Gracia no sucedía eso- y a ocho del playoff de ascenso a Primera División. Si se contabiliza lo hecho en ese tramo competitivo, que habla de los últimos trece partidos, el Almería tendría solamente un punto de desventaja con respecto a los puestos de playoff de ascenso a la máxima categoría del fútbol nacional.

No hay más preguntas

El técnico granadino ha conseguido cambiar la dinámica del equipo rojiblanco, el rendimiento y la trayectoria del conjunto almeriense. Sus números son casi de playoff de ascenso, aunque, más allá de los datos 'tangibles', la realidad habla de un equipo diferente que, aunque no deja de sufrir para ganar -algo que sucede casi con todos-, recupera el matiz de equipos competidor que no tenía antes. Los números, las victorias o simplemente el comportamiento sobre el terreno de juego de los rojiblancos hablan de un equipo que perdió la actitud y, consecuencia de eso, la intensidad en los partidos, tan necesaria para pensar en lograr victorias.

En ese sentido, dirigido por Lucas Alcaraz, el conjunto unionista ha logrado la estabilidad que no tuvo durante su ausencia. Recupera su fiabilidad como local, es el octavo equipo que más suma en casa, 'posición' que también ocupa cuando se trata de hablar de los guarismos conseguidos a domicilio.

En la primera 'clasificación' de esas trece últimas jornadas, es el Granada el que mejor rendimiento ha experimentado, con 21 puntos como consecuencia de ganar los siete partidos disputados en casa, con el Cádiz como segundo, con 20 puntos, y el Sporting de Gijón, que ha sumado 18. El Almería ocupa plaza cercana a los puestos de privilegio con 14 puntos, que son fruto de las cuatro victorias y dos empates en sus siete partidos como local.

Si hay que hablar de las conquistas fuera, los rojiblancos suman siete puntos en un apartado en el que el Nàstic es el mejor, con 11 puntos, con tres victorias y dos empates; mejoraron los diez de Rayo Vallecano, Huesca y Barça B, con la diferencia que el equipo vallecano no ha perdido ninguno de los seis, con dos victorias y cuatro empates, mientras que los dos equipos azulgranas ganaron tres y empataron uno, jugando los oscenses siete partidos y los barcelonistas uno menos.

El global

El técnico granadino lleva trece jornadas al frente de la UD Almería, con un balance de seis victorias -cuatro en casa y dos fuera-, tres empates -dos en casa y uno fuera- y cuatro derrotas -una en casa y tres a domicilio-. En total 21 puntos, que han transformado para bien la situación de los rojiblancos en la competición. En cuanto a goles, ha hecho 16, de los que siete son en casa y nueve lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos, y 13 en contra, cuatro en casa y nueve a domicilio. Otro dato indudable de la mejoría experimentada por el equipo almeriense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos