UD ALMERÍA

Planificación a corto plazo

Alfonso García y Miguel Ángel Corona mantuvieron ayer una reunión en Águilas./IDEAL
Alfonso García y Miguel Ángel Corona mantuvieron ayer una reunión en Águilas. / IDEAL

Alfonso García se reúne con la dirección deportiva para ver posibles opciones

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Alfonso García, presidente y propietario de la UDA, quiso estar ayer con los responsables actuales de la parcela deportiva para hablar de futuro. Del tiempo que sea, ya sea días, semanas o meses. Charlar sobre la actualidad más presente de la entidad rojiblanca. De conocer, de primera mano, lo que han venido haciendo los miembros de su dirección deportiva (Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés) en las últimas semanas. Para, conjuntamente con su hijo (Alfonso García Piñero) determinar a nivel económico a lo que podrán aspirar de cara al siguiente ejercicio, que se inicia el 10 de julio con la vuelta a los entrenamientos del primer equipo.

Fue una reunión en la que se pusieron sobre la mesa algunos acuerdos que han venido logrando en cuanto a jugadores. Más bien, principios de acuerdo dado que hasta la aprobación de Alfonso García no se puede cerrar nada en la entidad rojiblanca. Conocer la predisposición del agente de turno para que su representado pueda estampar su firma como nuevo jugador del club almeriense. Todo siempre dentro de una cautela que está llevando a que la UDA haya aparcado todas las negociaciones hasta que Alfonso García determine si accede a la venta de todas sus acciones o se mantiene un año más al frente del Almería.

Con la junta general extraordinaria de accionistas para el próximo martes, en la que habrá cambios en el organigrama de consejeros, el apartado deportivo sigue siendo el principal centro de atención en el Almería. Comenzando por la contratación del entrenador y siguiendo por la configuración de la plantilla que tenga en sus manos el técnico que sea el elegido. Ayer se pusieron sobre la mesa nombres de todo tipo. Aunque para el puesto de técnico es el propio Alfonso García el que decidirá el que más le gusta. Nunca ha querido que nadie pueda influir. Tiene una idea muy clara al respecto y la quiere llevar a cabo. Otra cosa es que su idea no concuerde con lo que pretende el interesado para el banquillo rojiblanco.

Fran Fernández, entrenador que terminó la temporada, sigue esperando la comunicación de si sí o si no interesa al club su continuidad. Aunque cuenta con el respaldo del entorno por haber sido el que obró el nuevo 'milagro', en la idea de Alfonso García está el poder tener en el banquillo a alguien con más experiencia en la categoría y, sobre todo, que sepa manejar equipos que partan desde abajo en el apartado económico. Un cambio de mentalidad y no tanto apostar en el inicio del campeonato, como en los últimos años, por preparadores que no tuvieran un excesivo número de partidos dirigiendo en la elite del fútbol español.

Bajada de presupuesto

Y todo porque lo que sí tiene claro, en caso de seguir como máximo accionista, es que habrá bajada de presupuesto en el apartado dedicado a la primera plantilla. Sin contar con el hecho de que si el filial sube a Segunda B el descenso sería mayor. Por tanto, números más ajustados para la campaña venidera de los que ya lo han sido en el campeonato finalizado hace dos semanas en Lugo para la UDA.

Ya no estará, si continúa todo con los mismos rectores en la entidad, entre los 10 presupuestos más altos de la categoría, algo que sí ha sucedido en las tres campañas anteriores, en las que se salvó del descenso en la última jornada en cada una de ellas. De ahí que el perfil que la dirección deportiva ya sabía era de un jugador con un caché menos importante que los que han venido teniendo en el primer equipo en los pasados ejercicios.

De primeras, el Almería no podrá aspirar a jugadores 'top' en la categoría. Porque si llegan algunos con un contrato importante, como lo han podido tener en las últimas campañas Chuli o Morcillo, el desnivel entre unos y otros será muy acusado. Un aspecto que perjudicaría a la 'clase media', tan necesaria en un plantel. El rastreo hace que se fije la UDA en componentes de la Liga 1|2|3 de contrato bajo. O en futbolistas que han jugado o están jugando todavía (por el play off de ascenso) en Segunda B.

Este tipo de perfil es el que se presentó ayer por parte de Miguel Ángel Corona e Ibán Andrés para la aprobación del propietario de la entidad. No fue solamente teoría. También hay ya acuerdos más o menos cerrados. Primeras opciones para que Alfonso García pueda admitir su contratación. Intento de fichaje de jugadores que les atrae estar en el fútbol profesional y no quieren esperar a otras opciones.

Viendo, a su vez, lo que se puede hacer para completar una plantilla que, a día de hoy, cuenta con 13 jugadores de los que no van a seguir todos. Entre los que saldrán hay un poco de todo. De los que Alfonso García quiere sacar algo de rédito económico. Los que no tendrán ningún protagonismo el próximo curso y podrían salir si ambas partes así lo entienden. Y los que sí cuentan para el Almería y quieren seguir como rojiblancos. De todo hay.

Días en los que la dirección deportiva tendrá que hablar con todos para conocer sus pretensiones y decirles la opinión del club a cada uno de manera individual. Intentando que se llegue al inicio de la pretemporada con la mayor parte del trabajo hecho.

Salidas

Si las salidas están marcadas por intentar bajar lo máximo posible el límite salarial y que pueda haber más margen, dos nombres están por encima del resto. Por un lado, Fidel. Por otro, Pozo. El primero llegó como fichaje estrella hace dos veranos, pagando al Córdoba 500.000 euros por su traspaso, además de contar con una de las fichas, a día de hoy, más altas, por no decir la de mayor cuantía. En cuanto al malagueño, su rendimiento no ha sido nada regular en estos tres años en la UDA. Pero sí que se valora su calidad a la hora de que pueda haber una oferta que se acerque más o menos a lo que quiera cobrar Alfonso García para realizar su traspaso. Sin olvidar la calidad y juventud de un Joaquín Fernández que es el que más puede dejar en las arcas almerienses.

Pero como ha pasado en los últimos años (teniendo el ejemplo de la pasada campaña con Quique González), las ventas no repercutirán en un mayor presupuesto para fichajes o sueldos. El pasado verano hubo ventas por valor de casi 3 millones de euros, mientras que únicamente se pagaron 70.000 euros por el traspaso de Lucien Owona del Alcorcón a la UDA.

Siempre y cuando Alfonso García siga al frente de la UDA y nada cambie en el seno del club rojiblanco a todos los niveles.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos