UD ALMERÍA

Perfil más humilde para el decimoquinto proyecto de García

Alfonso García./AGUILERA
Alfonso García. / AGUILERA

JAVIER GÓMEZ GRANADOSALMERÍA

Ya está en marcha la decimoquinta temporada de Alfonso García como presidente rojiblanco desde que, allá por 2003, comprara a Guillermo Blanes la mayoría de las acciones. Este decimoquinto proyecto no es, ni mucho menos, el más ambicioso aunque la caída de prestigio, prestaciones e imagen de los últimos años sí la convierten en muy importante para la viabilidad del club. Ahora es otro Alfonso García, el hijo del presidente, el que está al mando de muchas operaciones pese a que, técnicamente, todavía es el padre el que tiene el máximo poder de decisión.

Con un bagaje de seis temporadas en Primera, gracias a dos ascensos, además de una semifinal de Copa del Rey después de vencer en todos sus partidos a sus rivales que, además fueron todos de Primera, hasta que un Barça imbatible puso fin al sueño, la reciente y exitosa historia roijblanca pretende escribir una nueva página en una temporada que se prevé dura pero llena de cambios. Con una plantilla muy distinta a la de la pasada campaña, aún en construcción, tal vez con menos calidad, el sello de Miguel Ángel Corona, Ibán Andrés y también Ramis puede y debe ser el punto de inflexión para retomar el buen camino.

Cinco han sido las incorporaciones hasta la fecha (René, Fernando, Mandi, Alcaraz y Fran Rodríguez), ninguna de relumbrón. Más llamativas han sido las salidas. Pero el staff técnico, con los García al mando de las operaciones, buscan ante todo encontrar el equilibrio necesario para hacer un colectivo unido y no un grupo deslavazado de buenos futbolistas.

Fotos

Vídeos