UD Almería

«Si pensamos que la tranquilidad es complacencia estaríamos equivocados»

Lucas Alcaraz no va más allá de la cita de mañana; el triunfo frente a la Cultural Leonesa no puede dar excesiva confianza. /J. J. A.
Lucas Alcaraz no va más allá de la cita de mañana; el triunfo frente a la Cultural Leonesa no puede dar excesiva confianza. / J. J. A.

Lucas Alcaraz habla del encuentro en Huesca como «un reto», pero también advierte de que «podemos ser un equipo que pelee el partido y pueda sacar un resultado positivo»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Lucas Alcaraz expuso ayer, en su comparecencia previa al partido de mañana domingo en El Alcoraz de Huesca, que este es todo un «reto», un partido con dificultades, del mismo modo que avisaba de las posibilidades de los rojiblancos de sacar fruto a ese duelo. Lo hizo con la advertencia, del mismo modo, de que los siete puntos que la UD Almería tiene de margen con respecto a la zona de descenso no pueden ser sinónimo de tranquilidad. «Si pensamos que la tranquilidad es complacencia o relajación estaríamos equivocados», explicó el entrenador rojiblanco. El granadino tiene claro que la tranquilidad llegarán cuando se alcancen «los 50 puntos, los 49 o los 51, que son esa franja» que marca la zona de permanencia de un modo definitivo.

El caso es que a la UD Almería le espera un partido complicado en El Alcoraz. Es así por el tiempo -«no tenemos una información clara de cómo está el estado del césped», dijo el técnico- y por el contrincante. «Vamos a jugar con un rival que está teniendo una contundencia en los resultados que no es habitual dentro de lo que es la categoría y evidentemente eso es porque tiene más virtudes que defectos y porque hay muchos jugadores en un buen momento de rendimiento», expuso el responsable técnico del conjunto rojiblanco.

Ganar y ganar y ganar

Lo que persigue el entrenador rojiblanco, común como es obvio con plantilla y afición, es llegar a los 50 puntos, que son los que suelen marcar el límite de la permanencia y eso se consigue ganando partidos, como es obvio. Pero Lucas Alcaraz advirtió ayer de que no hay que ir más allá del partido de mañana ante el líder. «El reto siempre es el mismo, el siguiente partido y el mejor resultado posible». Lo hacía consciente de lo que será la cita. «Está claro que vamos a jugar con un rival que está teniendo una contundencia en los resultados que no es habitual dentro de lo que es la categoría». Una afirmación que llevaba enlazada la del rendimiento del cuadro azulgrana que «tiene más virtudes que defectos y porque hay muchos jugadores en un momento del rendimiento, pero tiene que suponer una motivación para el equipo, para los jugadores y de saber que vamos a un sitio que nos va a exigir hacer un buen partido si queremos obtener un resultado positivo».

No será posible tomando como referencia que haya perdido los dos últimos partidos de Liga porque esos resultados llegan tras condicionantes poco habituales. «El primero fue en Valladolid, que jugó con un hombre menos cincuentaitantos minutos y aún así fue capaz de empatar el partido, y el otro día en Vallecas tenía muchas bajas y le metieron dos goles en dos minutos. Creo que es más circunstancial que otra cosa», analizó Alcaraz.

El buen resultado debe llegar como consecuencia de la realización de un buen trabajo. «Tenemos que pensar primero en nosotros, en nuestro rendimiento, en qué somos fuertes, en qué no somos fuertes, todo ese tipo de cosas para llevarlos a su máximo nivel de efectividad y a partir de ahí en qué cosas ellos también son fuertes y por eso están ahí arriba», reconocía el rojiblanco.

Lo que sí tenía claro el entrenador de la UD Almería es que para nade influye la ausencia del delantero de la SD Huesca, Cucho Hernández, lesionado a finales del pasado enero frente a Osasuna y que, por tanto, se ha perdido ya los últimos cuatro partidos del campeonato. «No creo que un jugador pueda resumir la temporada que está haciendo el Huesca. Tanto la plantilla como el entrenador y su cuerpo técnico están rayando a un alto nivel, pero nosotros nos tenemos que preocupar de nosotros, de nuestras circunstancias y de nuestro rendimiento, porque es ahí realmente donde podemos incidir de forma directa, en lo que depende de nosotros».

La clave

El de mañana domingo es un partido sin clave o más que un detalle será de muchos detalles. La resolución estará «en el 105x68», dijo. «Creo que en todo. Cualquier partido, como vimos el otro día, requiere de todas las circunstancias y que en todas las que te vayas viendo seas capaz de dominar esa faceta, bien sea porque tengas que sufrir defendiendo, porque tengas que contragolpear o porque tengas que ser capaz de tener el balón. Creo que no se puede particularizar», explicó el técnico de la UD Almería.

El entrenador rojiblanco consideraba, al respecto del envite frente al líder de la Liga 1|2|3, que «hay partidos que a lo mejor son más concretos en un aspecto, pero este partido hay que hacerlo bastante global y efectivo en todas las facetas del juego». Sin embargo, sí que resaltaba el hecho de enfocar los primeros quince minutos con una máxima atención. «Sí, siempre fuera de casa los primeros minutos son importantes, sobre todo con equipos que tienen llegada, que tienen contundencia, que son peligrosos en las áreas y evidentemente el arranque de partido es muy importante».

Hacer algo positivo en El Alcoraz puede permitir mantener distancias con respecto al descenso, pero la guerra no permite tranquilidad. «Por eso hay que centrarse en el siguiente partido y las oscilaciones de buenos y malos resultados son inevitables, no sólo para el Almería sino para el resto de los equipos».

En ese sentido, Lucas Alcaraz aseguraba que «hay que pelear cada resultado porque cada resultado lleva implícita una posibilidad de conseguir puntos que te van acercando a pasar los 50, que ahí sí que consigues algo. Tenemos que centrarnos en cada partido como una oportunidad que pasa cada semana y a partir de ahí intentar puntuar para acercarnos a es horizonte más claro que son los 50 puntos, los 49 o los 51, que son esa franja».

Y, para él, hasta que no se logren no habrá descanso ni sosiego justificado. Pensar que hay mucho margen sobre el descenso «sería un error». El técnico del conjunto unionista consideraba que «si pensamos que la tranquilidad es complacencia o relajación estaríamos equivocados. Está claro que es un reto, que tenemos nuestras dificultades también, pero que estamos convencidos que podemos ser un equipo que pelee el partido y pueda sacar un resultado positivo, pero va a depender de cómo lo interpretemos colectivamente, del rendimiento de todos y cada uno de los que participen y que a nivel colectivo seamos eficaces y un buen equipo».

Nieve

Va a tener el problema del tiempo. En Huesca no es bonancible para la práctica del fútbol. El equipo de Rubi entrenó estos días sobre un manto de nieve y eso puede perjudicar el desarrollo del partido. «Es una semana en la que el tiempo es bastante desapacible en ese sentido, de nieve, de lluvia y evidentemente puede afectar al terreno de juego y a alguna decisión, pero sí que es cierto que no sabemos cómo está, no tenemos una información clara de cómo está el estado del césped».

Ante este tipo de adversidades habrá que estar atentos. «Hay que estar preparados para todo tipo de posibilidades de cómo pueda estar el campo y para todo lo que nos pueda plantear el rival y para todo lo que nosotros podamos proponerle», reconocía el técnico.

En eso del planteamiento, lo mismo tiene que elegir en la banda izquierda a un jugador que no sea Gaspar, porque el de Tarazona de la Mancha podría no estar disponible. «No lo sé. Lo de Gaspar hasta que no vea el entrenamiento de mañana -por hoy- y él mismo lo vea, es algo que no podemos saber».

 

Fotos

Vídeos