UD Almería

Un paso adelante

Lucas Alcaraz señala al frente, con el único objetivo de lograr la victoria, tan necesaria. /Juanjo Aguilera
Lucas Alcaraz señala al frente, con el único objetivo de lograr la victoria, tan necesaria. / Juanjo Aguilera

Lucas Alcaraz advierte de que «victorias que se consigan son pasos importantes» | El técnico de la UD Almería lamenta las bajas, pero asegura que «las circunstancias son las que son y tenemos que ser competitivos»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Dar un paso al frente, mirar atrás lo menos posible y, sobre todo, ganar. Son los objetivos que Lucas Alcaraz planteó ayer, en rueda de prensa, con vistas al partido que mañana, desde las cuatro de la tarde, disputa la UD Almería frente al Albacete Balompié en este tramo competitivo tan importante como el que afrontan los rojiblancos, con el final de la competición a la vuelta de la esquina y con poca ventaja sobre los puestos que marcan el descenso a Segunda División B. Las derrotas, está claro, condicionan el futuro, pero las victorias también y, como señaló el granadino ayer, «en las últimas jornadas, victorias que se consigan son pasos importantes que se dan».

No cabe duda que cuando se cuenta con todos los efectivos existe un cierto alivio para encarar los compromisos, pero esta situación no garantiza el objetivo perseguido. Lo dejó claro ayer el entrenador de la UD Almería que, aun lamentado las bajas con las que debe hacer frente al compromiso de mañana, explicó que «no son las circunstancias idóneas, pero está claro que muchas veces, cuando estás en circunstancias idóneas, tampoco sacas partido». De todas formas, el momento obliga. «Hay que intentar ganar porque nos viene haciendo falta», sentenció el técnico rojiblanco, que lo hizo sin esperar ventajas por el hecho de que el Albacete ya jugara el jueves en Huesca. «Las ventajas son en el campo», expuso. No espera esas 'ayudas' o condicionantes. «No espero ventajas, espero que las ventajas nos las ganemos nosotros con nuestro trabajo, pero ventajas de ningún tipo. Esperar ventajas normalmente debilita y cuando algo te debilita el rendimiento desciende. Yo no espero ventaja, sino que seamos capaces nosotros de sacar nuestras ventajas en el campo».

Cara nueva

La cita llega tras haber mostrado una cara nueva en el partido de la pasada semana en Cádiz, donde maniató al equipo cadista para sacar un productivo empate. Sin embargo, lo de mañana «es un partido distinto». Sí explicó que «el equipo se volvió a reencontrar», en referencia al choque del Carranza, para apostillar después que «el día del Sporting el equipo no estuvo tan mal, sí es verdad que cuando hay un resultado así, la sensación que te queda no es buena. Pero el equipo en Cádiz estuvo organizado, comprometido y ahora es otro partido distinto». Un duelo que para sacarlo adelante, «habrá que intentar ganar porque nos viene haciendo falta y en las últimas jornadas victorias que se consigan son pasos importantes que se dan».

El problema es que será ante un rival complicado como el Albacete. «Yo quiero pensar en positivo, es muy difícil porque es un equipo que lleva muchos partidos fuera de casa con buenos resultados de forma consecutiva, pero pienso que, sufriendo y siendo un partido denso y cerrado, podemos sacarlo adelante y estar todos más tranquilos, pero sí es cierto que esa sensación de alerta tiene que estar porque la situación es la que es».

Esa sensación de alerta viene dada por el comportamiento del equipo de Enrique Martín Monreal, que puede transmitir cierta impaciencia en la grada. Advirtió que «el Albacete hace partidos muy difíciles a los rivales» y pidió que «en la situación que estamos, tanto el equipo como algunos jugadores necesitan del apoyo y la comprensión y tolerancia de la grada y estamos absolutamente convencidos que así va a ser. Yo estoy convencido que no va a haber problemas de actitud y de generosidad, otra cosa es el acierto», apuntó el granadino, que no dudó en avisar de que «estamos en una situación complicada por la falta de efectivos en determinadas demarcaciones».

Bajas hay en todas las líneas, pero la afición mira mucho al problema con el gol. «Creo que, muchas veces, las últimas jornadas no se corresponden con el desarrollo del global de la Liga. Tenemos que seguir insistiendo e intentando cometer los menores errores posibles, tanto en nuestra área como en el área contraria, y aprovechar las ocasiones. No hay muchas más teclas que tocar», afirmó el entrenador de la UDA.

Cosas distintas

No queda más remedio que hacer cosas diferentes ante un rival que llega tras jugar ante dos rivales de nivel, como Rayo Vallecano o Huesca. «Sí, todos los rivales, para mí, condicionan la forma de plantear el partido, no sólo en cuanto a sistema, sino en cuanto a intención de juego». Así, tras el estudio sobre el rival, definió a este como «un equipo físico, que juega directo, que lo hace bien, que tiene poca posesión pero sí mucha llegada. Eso ya lo sabemos, pero está claro que con nuestras armas debemos intentar neutralizar y contrarrestar esas circunstancias» y, por supuesto, ganar el partido. «Cuando la gente dice que estudia al rival parece que es solo para neutralizarlo, pero es para intentar superarlo. La intención de juego siempre va a ir en función a lo que tengas enfrente. No es lo mismo jugar frente al Cádiz que jugar frente al Albacete».

Lo hará con el hándicap que suponen las bajas, que hablan de seis jugadores menos para disputar el partido. «Es una desventaja, qué dudad cabe. Por una parte están las circunstancias que son las que son y son con las que hay que pelear, pero sí que es una desventaja».

El granadino se quedó del infortunio. «Yo llevo 30 años entrenando y había tenido hasta hace dos semanas dos cruzados y en dos semanas he tenido dos cruzados más. No es una cosa normal y en jugadores que para nosotros son muy valiosos. Fran nos permitía muchas cosas y Gaspar es para mí un jugador valiosísimo». De todas formas, no hubo lamentos. «Las circunstancias son las que son, tenemos que ser competitivos en estas circunstancias y ahora hay otra serie de jugadores que hasta ahora no han tenido protagonismo, que a lo mejor yo no les he dado o sus compañeros no le han permitido, y tienen que dar el paso al frente y asegurar un rendimiento que nos permita ganar», señaló.

Espera y confía en que en el grupo no haya complejos. «Creo que necesitamos de la máxima personalidad, de la máxima decisión y de mirar atrás lo menos posible. No son las circunstancias idóneas, pero está claro que muchas veces, cuando estás en circunstancias idóneas, tampoco sacas partido».

Asumió que el hecho de no poder contar con Gaspar, Mandi, Fran Rodríguez, Owona, Sulayman y Lass, además del sancionado Nano, «está claro que es un golpe que no esperamos y que no es agradable, pero que tenemos que mirar hacia delante y que con la gente que tenemos, que es suficiente, tenemos que ganar el partido. No hay más».

Y hacerlo además sin saber qué puede pasar porque, como ironizó, «garantías tienen las cafeteras y los electrodomésticos. Aquí no hay garantías». El entrenador del conjunto rojiblanco, que con el partido de mañana se habrá enfrentado a los 21 rivales existentes en la categoría de plata del fútbol español, aseguró sobre lo que dispone que «está claro que son futbolistas profesionales, está claro que los chavales nos pueden ayudar, pero que tenemos suficientes profesionales y que tenemos que afrontar el partido con el convencimiento, hay jugadores que usar. Está claro que me gustaría tener a todos, pero hay que jugadores que usar y que nos tienen que dar el rendimiento para ganar el partido», concluyó el entrenador de la UD Almería, esperanzado en, con lo que tiene, sacar el difícil compromiso de mañana adelante para dar un paso importante adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos