UD ALMERÍA

Un paso adelante

Fran Rodríguez, que parece ser dueño de la banda derecha, controla el balón en un ejercicio en el área. / UDA

Fran Rodríguez asegura que es necesario ganar en precisión en campo contrario

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Hace unos años existía un anuncio sobre una marca de coches que hablaba de los JASP y que se traducía como 'jóvenes, aunque sobradamente preparados'. Fran Rodríguez lleva un bagaje interesante, puede ser porque se ha hecho futbolista sin el cobijo de su entorno habitual. Desde muy joven, o pequeño -porque es joven todavía-, el granadino probó fortuna en Madrid y, desde entonces, se ha pasado las temporadas buscando acomodo, un sitio donde jugar. Este verano que da sus últimos coletazos, después de desligarse del Real Zaragoza, apostó por jugar en la UD Almería, una apuesta también rojiblanca, con la intención, como dijo el director deportivo Miguel Ángel Corona, esperando que jugadores como Tino Costa o Mandi, por ejemplo, se revalorizaran y el sexitano también puede que encuentre el brillo que no ha podido tener en su carrera.

Fran no tuvo sitio en los primeros partidos en el once rojiblanco. El entrenador de la UD Almería, Luis Miguel Ramis, apostó por la veteranía de Marco Motta, conocido de su etapa de 'apagafuegos' de la pasada temporada, que fue titular en los tres primeros partidos. Sin embargo, el sexitano aprovechó la primera ocasión para coger el lateral derecho, posición que ha disfrutado desde el minuto 46 de la tercera jornada, cogiendo el sitio y acumulando ya la titularidad en dos partidos de Liga y uno de Copa. En muchos de ellos, al equipo se le vio falto de precisión y hasta de ambición. Él es franco cuando dice que «quizás nos falta en tres cuartos de campo meter una marcha más, ser más precisos. Trabajaremos durante toda la semana para mejorar eso».

Esa mejoría de la que habló ayer el lateral de la UD Almería deberá llevarse a cabo ante un rival distinto, por filosofía y por el comportamiento sobre el terreno de juego como es el caso del Sevilla Atlético de Tevenet. «Los filiales siempre son capaces de todo, tanto para bien como para mal, pero sí que es verdad que va a ser un partido totalmente diferente al del fin de semana pasado allí en El Sadar», aseguró.

Tras otro palo fuera

El envite del viernes llega tras recibir otro varapalo fuera. En Soria, el primero, se dejó escapar un partido que estaba controlado y, en Pamplona, más si cabe, porque se ganaba desde el minuto 22, con aquel gol de Fidel Chaves. Ahora toca reaccionar otra vez en casa. «Nosotros somos conscientes de que en el partido de Pamplona nos faltó gestionarlo de mejor manera, sobre todo cuando nos pusimos con el resultado a favor, pero hay que aprender de cada partido, hay que aprender de los errores. Todavía creo que es pronto para hacer una valoración. Durante toda la semana trataremos de ver los vídeos y analizar la jugada para mejorar y que no vuelva a ocurrir».

En cuanto a los factores que han influido, además de esa gestión, puede estar la falta de ambición en algunas fases. «Quizás nos falta en tres cuartos de campo meter una marcha más, ser más precisos. Trabajaremos durante la semana para mejorar. El Sevilla va a ser un equipo totalmente diferente a Osasuna. Sabemos que también van a ser intensos los 90 minutos, es un filial y son jugadores jóvenes, pero en casa, con la afición, y los partidos que henos jugado hemos generado buenas sensaciones. Trataremos de hacerlo lo mejor posible y esperemos conseguir la victoria».

En su análisis sobre el rival, tenía claro cómo puede presentarse el Sevilla Atlético la noche del viernes. Y es que hablar de la filosofía y comportamiento de un filial es de sobra conocido por quien jugó en el Real Madrid-Castilla, la última temporada coincidiendo con la presencia de Ramis en el banquillo. «Creo que los filiales siempre son capaces de todo, tanto para bien como para mal, pero sí que es verdad que va a ser un partido totalmente diferente al del fin de semana pasado allí El Sadar».

Es consciente de que habrá que «contrarrestar sobre todo los puntos fuertes de ellos y nosotros tratar de seguir haciendo las cosas como lo venimos haciendo cada fin de semana y afrontar el partido con las máxima ganas y la máxima ilusión».

Los cambios

La existencia de un par de jugadores por puesto abre opciones para los que no han tenido sitio hasta ahora en el once, lo que consideraba algo importante. «Está claro. No te puedes relajar y yo creo también que las alineaciones pueden verse modificadas según el rival que tenemos delante porque cada jugador tiene una serie de condiciones, de cualidades y a veces viene mejor tener a un jugador u a otro. Lo que está claro es que el equipo en eso está muy tranquilo y es consciente de que nadie tiene el puesto asegurado y que cada fin de semana puedes tener la opción de jugar. Eso es importante para todos, para que no haya ningún tipo de relajación y entrenemos cada día al máximo», reconocía el jugador rojiblanco.

Lo cierto es que él se ha convertido en un ejemplo para quienes están en el banquillo esperando que llegue su oportunidad. Luis Miguel Ramis ha alineado de inicio a quince de los 22 jugadores de que dispone en plantilla. En su caso, Fran Rodríguez lo hizo como titular en casa frente al Lorca, aunque antes lo fue en la Copa del Rey, en el partido disputado en el Ramón de Carranza. Quitarle el puesto a Marco Motta tiene su lectura. «Al final la plantilla es muy amplia y aquí cada uno trabaja día a día para ganarse un puesto. La temporada es muy larga. Ahora estoy jugando yo y lo que tengo que hacer es tratar de aprovecharlo y de ayudar al equipo en todo lo posible. Esa competencia siempre es buena en cada posición porque eso nos hace mejorar cada día a todos y que no exista ningún tipo de relajación porque, si te relajas, el compañero te levanta otra vez el puesto».

Y si ahora es titular, lo es por rendimiento, pese a que la presencia de Ramis sí que le 'obliga' a estar viviendo una temporada especial. «Cuando llegué aquí, sí que es cierto que ya sabía que iba a estar Ramis, Jose..., al final el cuerpo técnico te da mucha confianza por el hecho de haber coincidido con ellos, pero tampoco me tengo que basar en eso. Yo cada día trabajo para ganarme un puesto en el once titular y está claro que todos queremos jugar y luego el fin de semana demostrar en el campo porqué estamos aquí tratando de ayudar al equipo en todo lo posible».

Del mismo modo, su presencia sobre el terreno de juego tiene mucho que ver las características de quién este por delante. «Creo que condicionan también las cualidades que pueda tener ese jugador, si es más profundo, si le gusta meterse por dentro. Sí que es cierto que sí que condiciona porque si te da esa posibilidad de meterte por dentro y el lateral ser más largo, a mí, yo que soy un jugador que me gusta tirar y subir la banda, me beneficia, pero eso es ir conociéndose. Todavía es pronto, llevamos pocas jornadas y estamos en esa fase de conocernos los unos a los otros, tratando de mejorar cada día para luego el fin de semana conseguir el objetivo».

Fotos

Vídeos