UD Almería

La UDA, obligada a sufrir hasta el final

Joaquín mira hacia arriba, tal vez a puestos más tranquilos, aunque lo cierto es que va a tocar sufrir. /JOSÉ LUIS MATARÍN
Joaquín mira hacia arriba, tal vez a puestos más tranquilos, aunque lo cierto es que va a tocar sufrir. / JOSÉ LUIS MATARÍN

Los rojiblancos, que mantienen los cinco puntos de diferencia sobre la plaza que condena a bajar de categoría, pierden un puesto en la tabla | Está entre los siete equipos que, separados por siete puntos, quieren evitar las dos plazas de descenso

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Siempre con condicionantes porque las victorias conceden una estabilidad que, de un plumazo, hacen desaparecer las derrotas y que aún con 33 puntos por delante pueden pasar muchas cosas, también es verdad que lo sucedido en las últimas jornadas da motivos para, sin ser sentencias, ver por dónde pueden ir los tiros. La derrota en el Nuevo José Zorrilla, otra vez con remontada incluida -como pasó en El Sadar o el Carlos Tartiere-, sirve para emitir un pronóstico que no debe engañar a nadie y que condena al equipo rojiblanco a tener que sufrir hasta final de temporada, si quiere mantener una plaza entre los 22 equipos que el próximo agosto comiencen a disputar otra ilusionante -así será de inicio- temporada en la División de Plata del fútbol español. Los 37 puntos marcan un camino con, seguramente, muchos días con viento en contra.

El panorama es idéntico al de otros equipos que luchan con el mismo objetivo como meta. Lo cual, para la mayoría, es un 'sin vivir', y para una minúscula minoría una gran alegría. Es el caso del Córdoba. El equipo califal era un desahuciado hace tan sólo cinco jornadas. En la vigésimo sexta, tras caer en casa frente al Granada, tenía una desventaja de once puntos con respecto a la UD Almería, que era el que se salvaría en caso de que hubiese concluido la Liga ese día.

El Córdoba 'ha resucitado' y a la par que por arriba se han ido algunos equipos otros han visto al equipo blanquiverde como una amenaza para una permanencia menos difícil. El caso es que ahora sólo se dan por 'descendidos' a Lorca y Sevilla Atlético, con 19 y 16 puntos -están a 16 y 19 puntos del decimoctavo puesto, que señala la salvación-, y casi en el 'limbo' a Tenerife y Albacete, que aparecen en 'tierra de nadie', a seis puntos de la promoción y con once sobre el descenso.

Sufrimiento

Siete puntos separan a siete equipos, que pelean por evitar las dos plazas de descenso que, en teoría, quedan por adjudicar, teniendo en cuenta que, como queda dicho, Lorca y Sevilla Atlético tienen más de un pie en Segunda División B.

El Reus, próximo rival de la UD Almería, es el que 'mejor ve' la situación porque es el que más puntos tiene, pero también con un calendario ciertamente complicado, ante equipos que juegan por el ascenso, directo o mediante playoff, y con otros que luchan por salvarse y todos, salvo la UD Almería y Cultural Leonesa, tendrán que pasar por los 'dentistas' de la competición -Huesca y Rayo Vallecano-.

Lo de sufrir será cosa de todos los que están implicados en la búsqueda de esas plazas que aseguran la permanencia, algo que está destinado para cinco de esos siete equipos que, a día de hoy, miran con recelo al 'precipicio'. Todos a excepción de un Córdoba que ve ilusionado el panorama que le queda, después de las cuatro victorias consecutivas sumadas y once partidos más en los que seguirá, seguramente, sumando porque tendrá que jugar en casa seis de esos envites -uno de ellos a disputar frente a la UD Almería, con el que perdió en el Estadio de los Juegos Mediterráneos (1-0)-, si bien es verdad que de los que tiene fuera dos son ante rivales directos como Reus o Cultural Leonesa.

El Almería tiene, en esta fase crucial que se avecina, cuatro duelos directos, dos a domicilio y dos en casa, pero de los siete restantes hay cinco ante equipos que por ahora luchan por no salir o meterse en el playoff por el ascenso Primera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos