UD ALMERÍA

Obligaciones enfrentadas

Pablo Caballero está llevando a cabo un buen trabajo con la UD Almería, más allá de que vea puerta o no. / AGENCIA LOF

Caballero considera que la UD Almería está 'obligada' a borrar la derrota sufrida en Pamplona. El delantero rojiblanco, que no se obsesiona con el gol, considera que el Sevilla Atlético tiene necesidades distintas a las de los rojiblancos

JUANJO AGUILERA

almería. El fútbol está lleno de obligaciones. Ganar puede que sea común para todos los equipos, ya sea de la Liga 1|2|3 o de la del equipo de barrio. Lo que sí cambian son las prisas. Los equipos que juegan por obtener una buena clasificación o, al menos, mejorar la pasada visualizan rápido el siguiente partido tras una derrota, tal y como le sucede a la UDA. El equipo rojiblanco sólo mira hacia la cita del viernes, frente al Sevilla At., con el fin de conseguir los tres puntos y olvidar el tropiezo de El Sadar. «Mejor que llegue ahora el viernes y que tengamos revancha», decía ayer Pablo Caballero. Este ve que esa obligación es distinta par el rival, un Sevilla Atlético que debería tener prisas por ganar porque no lo ha hecho aún en lo que va de temporada. «Que no haya ganado no quiere decir que no pueda ganar. Cualquiera le gana a cualquiera y no creo que vengan con una presión de querer ganar sí o sí», indicaba el delantero.

Este no tiene presión por el hecho de no haber visto gol en las últimas cuatro jornadas de Liga. Su primer y único tanto hasta el momento permitió el augurio de una buena temporada. Esta es posible todavía, porque aún quedan muchas jornadas por delante y no tiene obsesión por la sequía. « Te mentiría si dijera que no me gusta hacer goles, quisiera hacer goles todas las jornadas, pero no me obsesiona», dijo ayer un jugador que lo mismo no está destacando por no ver puerta, pero sí por su trabajo defensivo. «Esto es un juego en equipo y trato de sumar para el equipo en lo que me toque».

Para crecer

De la derrota del pasado sábado en El Sadar se pueden sacar aspectos negativos, pero también algunos positivos. El delantero rojiblanco hacía alusión precisamente a la cara de esa derrota frente a Osasuna. «Hemos hecho muchas cosas bien que son las que tenemos que tener en cuenta y seguir apuntándolas y mejorando y las que hicimos mal tratar de corregirlas, pasar página. Creo que la categoría está muy igualada, todos los años es lo mismo, cualquiera le gana a cualquiera. Creo que hemos hecho un gran trabajo ante Osasuna y por esas cosas que digo, por detalles, perdimos el partido. Ya está, hay que pasar página y a pensar en lo que viene», indicaba.

Lo bueno de jugar en viernes es que hay menos tiempo para pensar en las malas sensaciones de un tropiezo inesperado por cómo se desarrolló el partido. «Mejor que llegue ahora el viernes y que tengamos revancha. Creo que fue una derrota dura, una derrota que espero que nos sirva para lo que viene, para aprender de las cosas que se hicieron bien y las que se hicieron mal. El viernes tenemos revancha. Lo bueno es que llega cuanto antes», significaba el rojiblanco.

Desde ayer se piensa en ese partido frente al Sevilla Atlético, aunque con secretos por llevarse a cabo el trabajo a puerta cerrada. «Así como el entrenamiento es a puerta cerrada, las cosas que hablamos adentro se quedan adentro», advirtió el exjugador del CD Lugo. Sin embargo, el rival no tiene nada escondido. «Es lo que vemos todos. Osasuna tiene un juego más directo y el del Sevilla Atlético es más combinativo y sí que nos vamos a encontrar con jugadores muy dinámicos, que sí tienen buen dominio de pelota. Es otro partido más de la categoría, lo que toca, no creo que haya misterios ni sorpresas, pero no hemos visto todavía ningún vídeo ni nada. Los conocemos de habernos enfrentado en pretemporada y también e iremos preparando el partido».

Obsesión

El rival, sí es cierto, llega con tres puntos en cinco partidos y sin ganar aún. Pese a todo, Pablo Caballero no creía que esa situación actual depare obligación de triunfo a los de Luis García Tevenet. «Creo que son peligrosos, pero ya porque es un equipo más que está en la categoría. Que no haya ganado no quiere decir que no pueda ganar. Cualquiera le gana a cualquiera y no creo que vengan con una presión de querer ganar sí o sí. Ellos tratan de hacer su juego y no renuncian al que tienen. Si les sale, bien y, si no, juegan más liberados. Al ser un filial, las obligaciones pasan por otro lado, no por ganar o perder o por que posición estén en la tabla. Eso sí es más peligroso para nosotros».

La intención no es otra que la de manejarse del mismo modo que ha sucedido cuando el equipo iba ganando. «Sí que se juega bien, por momentos nos adaptamos a lo que pide el partido, hay momentos que no podemos dominar los 90 minutos, no se puede atacar los 90 minutos, creo que puede ser que haya habido partidos puntuales que no hemos tenido muchas oportunidades de gol, pero también fueron los partidos que nos hemos encontrado con gol pronto o nos hemos puesto en ventaja y sí que cambia el partido. Cuando te encuentras con un gol de entrada, como el otro día, ganando 1-0, el partido estaba controlado y por ahí se refuerzan muchas cosas».

De todas formas, el argentino avisa de algo que ya se sabe, como él mismo explicó. «Es una categoría muy dura y hay que saber dentro del partido qué toca en cada momento. El equipo que sepa eso va a ser protagonista y nosotros tenemos que encontrar eso, saber qué toca en cada momento para poder lastimar, para poder tener la pelota, para ser eficaces», sentenciaba.

Lo cierto es que en ese comportamiento influirá el sistema. «Miguel -en referencia a Ramis- es el que arma el equipo, el que decide, el que ve conveniente quién tiene que jugar y quién no, con qué sistema, y nosotros nos adaptamos a él, o sea, él sabe lo que tiene, lo que nosotros podemos darle y trata de buscar el mejor beneficio para nosotros y para el equipo», relataba.

Y la decisión es únicamente del técnico. «Lo que él decida nosotros lo acatamos y tratamos de hacerlo de la mejor manera. No pasa por nosotros decir jugar con tres, con dos, con un mediocentro. Él ve la posibilidad. Calculo que analiza al rival también y nosotros es adaptarse a lo que el entrenador quiere y pide».

Positivo

De lo que no hay dudas es de que esa 'versatilidad' en el dibujo es positiva para sacar un mejor rendimiento a la plantilla. «Es fundamental, él sabe y nosotros sabemos que dentro del equipo hay un montón de variantes que se pueden utilizar y que bienvenidas sean, que las variantes que se utilicen salgan bien quiere decir que hay buen plantel para poder jugar de distinta manera y eso es un recurso que es utilizable y está muy bien».

Fotos

Vídeos