Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

Cambiar de ciclo una vez más

Cambiar de ciclo una vez más
  • Alfonso García está decidido a que el vestuario de la UDA se parezca bastante poco al de esta temporada

Cada cierto tiempo, Alfonso García (presidente de la UDA) suele hacer 'borrón y cuenta nueva' en el primer equipo rojiblanco. Y pocos son los que acaban repitiendo de un año a otro. Y este verano toca, de nuevo, una limpieza de vestuario. Como ya ha hecho en ejercicios anteriores en los que intentaba, con mayor o menor fortuna, un cambio de rumbo a nivel deportivo. En estos días está intentando poner nombres y apellidos sobre el papel de manera oficial a lo que ha tenido en su mente en las semanas venideras. Una modificación que irá en todas las áreas de la entidad almeriense. Nadie está, hasta que el máximo mandatario diga lo contrario, a salvo de que sea cambiado o, que también lo habrá, que reciba de parte del dueño la comunicación de que su tiempo en el club ha llegado a su fin. Bien dicho por el propio García o por algún miembro de peso, que para eso su hijo es el vicepresidente ejecutivo desde hace pocos meses. Días para el club sepa los que estarán en los despachos en la tercera campaña, de forma consecutiva, en la Liga 1|2|3.

Pero lo que sí se tiene muy claro es sobre los que se desea que estén vistiendo la camiseta de la UDA de cara al siguiente ejercicio. Eso sí, no quiere decir que los que ahora estén en la mente con un «no» se puedan quedar. Como tampoco todos los que desea la entidad que sigan jugarán en el Almería dentro de algunos meses. Porque negociaciones habrán en un número muy elevado. Quizás, el de mayor movimiento desde que Alfonso García se hiciera cargo del club en 2003. Y eso, con los veranos que ha tenido el dueño del club en materia de fichajes, es decir mucho. Por ejemplo, hace dos campañas fueron 15 las contrataciones. Un número que se puede superar.

Porque el número de los que es seguro que no seguirán es bastante alto. Como ejemplo, la fotografía que la plantilla se hizo no hace tantas semanas y que ilustra esta información. Ahí ya no están Jonathan Zongo ni Karim Yoda. Los dos no estarán a la vuelta de los entrenamientos. El primero porque ha firmado por otra entidad, pese a que está lesionado. El segundo, porque volvió a Getafe tras lesionarse al poco de estar cedido en el Almería. De los que sí están, más de la mitad ya no se pondrán más, al menos en esta etapa, la elástica almeriense.

Como sucediera en el verano de 2006, antes de la llegada de Unai Emery como entrenador y Roberto Olabe como director deportivo, en el seno del club ya tienen muy claro los que no renovarán. En aquella ocasión José Ortiz fue el único que lo hizo, estando Constantin Galca con opciones, aunque finalmente abandonó la entidad. Poco importo la opinión de los dos vascos porque cuando aterrizaron la ejecución ya estaba hecha.

Ahora, tres cuartos de lo mismo. Por unas o por otras razones, Borja Fernández, Casto Espinosa y Kalu Uche tendrían alguna posibilidad de firmar un nuevo contrato de entre los que acaban contrato. Pero nadie quiere asegurar nada. Con el centrocampista gallego se quiere hablar. Aunque verá si lo que se le ofrece y el resto del bloque puede ser competitivo. Si alguna de las dos claves falla, se irá tras seis meses. En relación al cancerbero, hay bastantes dudas. Se ha querido mantener la opción de renovarlo hasta que terminase la campaña. Ahora se está en una negociación más pendiente del mercado que de entender que el extremeño debe ser el primer portero para el siguiente curso. Y el nigeriano, por su parte, lo tiene en su mano. Ha declarado que se querría quedar. Algo que no dijo hace un año. Se sabe que como primer o segundo delantero hay que encontrar algo más 'actual'. Pero para hacer vestuario y aportar en 10-15 encuentros sí puede valer.

Con contrato

De entre los que tienen contrato, no todos seguirán en el Almería. Hay dos que finalizan su vinculación el 30 de junio de 2018 y que se espera poder negociar para que salgan. Pape Diamanka y Javi Álamo han decepcionado durante su estancia en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. El primero no ha aprovechado las bastantes oportunidades que ha tenido. El segundo ha estado tres meses lesionado cuando se dijo que tenía para tres semanas. Se le achaca que no hiciera todo lo posible por ayudar más al grupo en los momentos complicados al final del ejercicio. Tanto es así que Luis Miguel Ramis ha asegurado, en algunas previas de partidos, que el canario estaba bien entrenando con sus compañeros y, al final de la semana, decía que tenía molestias. Traspaso, carta de libertad negociada o estar un año entero en la grada. No hay mucho más en ambos casos.

No son los únicos a los que el mercado dirá si siguen teniendo contrato. El club, en sus casos, no está por la labor de mover pieza ni dar el primer paso. Pero entenderá que si llega un buen ofrecimiento al jugador le abrirá las puertas para que tomen otro camino. Los tres están en la parte de atrás. Dos centrales y un mediocentro. Morcillo, Trujillo y Fran Vélez son los que tienen una '?' de cara a su futuro.

El primero tiene un año de contrato con la UDA. Fue el autor del gol que supuso la victoria ante el Reus que permitió lograr la permanencia. Pero en estos dos años en el club no ha dado todo su potencial. Sea por unas razones o por otras, la aportación del valenciano ha sido como el 'Guadiana'. Lo mismo estaba en una gran racha que pasaba por otra en la que era superado siempre por los delanteros rivales. Incluso, estuvo un mes sin ser convocado por bajo rendimiento. Ahora no se descarta nada.

Como tampoco con los otros dos que llegaron a ser capitanes del filial y del primer equipo. La temporada de Trujillo y Fran Vélez ha sido irregular. Eso sí, siempre al servicio del equipo cuando les tocaba jugar, pese a que tuvieran algún problema físico. Mientras que otros podían estar 'escondidos' el madrileño y el tarraconense daban la cara por el plantel, pese a que tuvieran riesgo de una lesión mayor.

También puede salir otro que tiene contrato y que provoca un debate en el seno de la entidad. Nadie discute la calidad de José Ángel Pozo. Pero las dos campañas en el Almería han sido decepcionantes. En este ejercicio, sin ir más lejos, no ha marcado ningún gol. Fuera de casa ha pasado más que desaparecido. Una de las claves de que haya costado mucho ganar un encuentro. Si llega una buena oferta, nadie se pensará el venderlo.

Similar, con matices, el caso de Fidel Chaves. Bien como local, flojo como visitante. Tiene cuatro años más de contrato y debe ser pieza importante en el siguiente ejercicio. Pero se le exigirá más. Tener regularidad y que no se note tanto el que juega en el Mediterráneo o que lo haga a domicilio. En sus manos está el estar, de nuevo, en un equipo con aspiraciones de ascenso a Primera División. Verano largo en su caso.

Como también podría serlo para Quique González o Joaquín Fernández. Ambos han sido los que mejor rendimiento han dado esta campaña. O son la base para el nuevo proyecto como jugadores o lo será el dinero de sus posibles ventas. Ofertas son los que más tienen. Pero la entidad no está por la labor de traspasarlos. Al menos, de momento.

Porque con Alfonso García todo puede pasar y lo que hoy es blanco cambiarlo a negro y modificar todos sus pensamientos.