Ideal

UD Almería

ud almería

El partido, en directo

  • El Almería se juega 'la vida' ante el Reus con la victoria como único antídoto

  • Los rojiblancos dependen de sí mismos para sumar tres puntos que permitirán la permanencia en la categoría ante un rival desprovisto de presión

No es Halloween, pero casi como si el Estadio de los Juegos Mediterráneos hubiese cambiado de nombre de un tiempo a esta parte. Desde que hace diez años -se cumplieron el pasado mes de mayo- se lograra el ascenso a Primera División, salvo en las tres primeras campañas en las que, se podría decir, se pasó sin apuros el trance, los torneos posteriores han sido un 'sin vivir' para todo lo que huela a rojiblanco. Y la 2016/17 no iba a ser una excepción -que pudiera haberlo sido-. Lo cierto es que hoy, a las 20.30 horas, hay un partido de gran importancia en lo que lo mejor que puede pasar es lo del susto, unos 90 minutos de sufrida noche y, como se suele decir, para casa, porque no lograr el objetivo podría ser la 'muerte'.

La UD Almería lleva en Liga de Fútbol Profesional desde la temporada 2002/03, después de aquel ascenso logrado en el vetusto Pasarón de Pontevedra y volver a esa categoría, con lo dura que es, económica y deportivamente hablando, es meterse de lleno en el fango, puede que con un proyecto de difícil viabilidad y muy malos resultados. Es necesario ganar por ese motivo y por los 7.000 aficionados que no han fallado cada tarde que los rojiblancos jugaron en casa o, siendo un poco más 'escrupulosos', por los 200 que fueron a Córdoba o a Getafe y se volvieron con un 'palo' durísimo que seguramente no les hará abandonar y hoy se dejarán el alma para no verse de nuevo recorriendo el sur de España, desde Murcia hasta Extremadura, cada quince días por una, otra más, pésima temporada.

Deberes casi hechos

El Almería llega casi con los deberes hechos. Es más, si antes de ganar en Lugo o, incluso, después se les hubiese preguntado a todos los que forman el entorno rojiblanco si darían algo preciado por llegar vivos a la última jornada -como pasa hoy- pocos no hubiesen dejado pasar la oportunidad de jugárselo todo a una carta ganadora en la cita de esta tarde-noche, en el Estadio de 'Halloween', ese recinto que no está como el Juan Rojas, entre la vida -el Hospital de Torrecárdenas- y la muerte -el Cementerio de San José-, pero hoy es vida o muerte. Y eso lo sabe el equipo o debería ser consciente, aunque en los partidos anteriores a este en los que se perdió no quedó demostrado que estuviese marcado a fuego que una conquista hubiese sido un éxito, expulsar el miedo que seguro que hoy sentirán algunos, ojalá que sólo en la grada, porque si el miedo atenaza a uno de los once o catorce que puedan jugar 'estamos perdidos'.

Como se estaría si no se pensara en un rival que está salvado y que del mismo modo que la confirmación del logro puede hacer bajar el rendimiento, también es cierto que puede influir en la 'descarga' de responsabilidad y dar pie a hacer mejor las cosas. El Valladolid, por ejemplo, lo pagó caro el pasado domingo, tan caro que salió de la promoción de ascenso y se la juega frente al Cádiz a la espera de que el Huesca pinche en Valencia frente al Levante UD. Además, de los 'desprovistos' de obligaciones el equipo más 'ejemplar' puede ser el Lugo de hace dos temporadas, que dejó sin ascenso directo a un Girona que hoy está en Primera, pero que no fue capaz de enderezarse en el playoff posterior.

De todas formas, en Almería juega el Reus, un equipo que tiene sus cosas particulares. El jueves las expresó Luis Miguel Ramis en sala de prensa. Es un equipo que tiene sus defectos, pero también sus virtudes. Ciñéndose a lo que sucede cuando viaja, marca lo mismo que encaja y se queda sin marcar las mismas veces que deja su puerta a cero. Será un rival a tener en cuenta. Pero el Almería es un equipo sólido desde comienzo de temporada en casa, aunque pueda 'doler' a los ojos hablar de solidez para un equipo que no ha sido capaz de ganar diez de los 20 enfrentamientos jugados en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, aunque tampoco se sería justo porque lo cierto es que sólo cuatro se llevaron el 'botín' completo. Lo cierto es que los 36 puntos sumados le hacen ser el décimo equipo en casa, a sólo dos puntos del playoff, pero ya se sabe que el Almería ha sido el peor equipo a domicilio y de esos polvos...

Y qué importa quienes jueguen si el equipo 'ganador' en casa ha sido vencido con 'estrépito' a domicilio. De todas formas, se juega en terreno propio y eso debe ser garante de un triunfo más necesario hoy que nunca y, aunque actuaciones pasadas -lejos de terreno de juego- deberían tener castigo, que este se lo otorgue el público cuando acabe el duelo, que seguro lo tendrá. Podría jugarse como en el último partido en casa, frente al Mirandés, con el único cambio de la entrada de Ximo Navarro y el 'traslado' de Joaquín Fernández al centro del campo, tras la negativa respuesta dada por el equipo en el partido de Getafe. Hay que tener el balón y un equilibrio que no existió entonces.

Los llamados

Está claro que Casto jugará bajo palos y que la defensa podría estar formada por Marco Motta y Nano, en los costados, con Ximo Navarro y Jorge Morcillo, por el centro. En mediocampo, los Fernández, Borja y Joaquín; con una zona de ataque formada por Antonio Puertas, José Ángel Pozo y Fidel, en segunda línea, y Quique González en punta, aunque tampoco sería descartable que apareciera Kalu Uche en punta y que Quique González apareciera por la derecha, dejando en el banquillo a Antonio Puertas.

Enfrente estará un rival complicado porque está salvado y, aunque tendrá las bajas de Fran Carbiá por sanción y de David Querol con molestias musculares, hay que tener cuidado con otros jugadores como Máyor, un jugador que ha hecho siete goles y que todos fueron para abrir partidos, la misma cantidad que lleva el pichichi rojiblanco de ese estilo.

El partido es una despedida para muchos, empezando el técnico, Natxo González, que ya ha anunciado esta semana que no continuará en el banquillo. Se marcha rumbo al Zaragoza y lo hará acompañado por los laterales Alberto Benito y Ángel. También se ha hablado de la marcha del capitán, Ramón Folch, aunque no hay anuncio oficial.

El que llega a Almería empieza a parecerse al que ocupó puestos de promoción en el arranque liguero, que sólo ha perdido dos de los últimos diez partidos jugados y que seguramente tratará de poner las cosas complicadas a una UD Almería que sabe que ganando acabará con los fantasmas del descenso o rezar para que la otra vía, la de un resultado satisfactorio en Alcorcón deje la cosa en sólo un susto. Si no, muerte.

Directo

Por último, el Almería se salva, el que desciende es el UCAM Murcia, que perdió en Tarragona.

Ahora hay gritos de "jugadores, mercenarios", el grito con el que se despide la temporada.

En breve, la crónica en ideal.es/almeria

Habrá quienes merezcan buena nota, pero también habrá quienes suspendan una temporada para recordar, pero para no repetirla.

Demasiados problemas a lo largo de una temporada aciaga de la que habrá tiempo para hacer un examen exhaustivo y poner nota a todos.

Es cierto que el fútbol es un juego donde juegan once contra once, no siempre, pero este equipo no debió sufrir tanto.

Toca reflexión porque ha sido una pésima temporada que acaba feliz por la permanencia, pero el tirón de orejas no debe hacerse esperar.

Ganó el Almería y logra la permanencia, pero la temporada es para 'enmarcar'.

SALVADOS, SALVADOS, SALVADOS.

91' #UDA -REU (1-0) FINAL FINAL FINAL

91' #UDA -REU (1-0) Últimos segundos.