Ideal

UD Almería

UD Almería | Opinión

Por lo que sea

Por lo que sea
  • No nos fallen por enésima vez. Es lo único que les pedimos

Primero, háganlo por los cientos de almerienses que se desplazaron hasta el Coliseum Alfonso Pérez para ver uno de los mayores ridículos de una temporada ridícula. Háganlo por los 7.000 de siempre, los que nunca han fallado. Háganlo por esos 3.000 abonados que ya han dejado de acudir porque preferían emplear su tarde de domingo en algo productivo en lugar de ver al equipo de su ciudad pelear por cuarto año consecutivo por eludir un descenso de categoría.

Háganlo por el niño que se acerca al entrenamiento y espera con paciencia a que acabe la sesión para fotografiarse con ustedes. Háganlo por el que está lejos y cada fin de semana ve con interferencias, a través de su ordenador, en un enlace extranjero e inestable, los encuentros que disputan. Háganlo por las familias que tienen que animar a esos hinchas que, semana tras semana y durante muchos años, llegan a casa cabizbajos por culpa de lo que este deporte les da.

Háganlo por su club y por sus empleados, por el utillero, el de las taquillas, por el encargado de tener el césped impoluto para que ustedes lo disfruten, por los chavales que vienen de abajo o por los ex futbolistas que llevaron tan lejos este escudo. Háganlo por nosotros, los medios, a los que muchos de ustedes ven con malos ojos, pese a que nuestra crítica es, muchas veces, extremadamente suave para lo que requiere la gravedad de la situación. Háganlo por el fútbol almeriense, centenario, que jamás ha muerto por mucho que otros hayan querido matarlo.

Háganlo por ustedes, por egoísmo puro, porque adquirirán un mayor caché si consiguen este triste objetivo. Háganlo por sus seres queridos, por sus padres, sus hermanos, sus parejas y sus hijos, que querrán verles salir victoriosos de esta situación. Háganlo por lo que sea. Ganen al Reus. Salven al Almería. Mantengan la dichosa Segunda División. Y, después, hagan lo que les plazca. Antes tienen una deuda pendiente con todos nosotros. No nos fallen por enésima vez. Es lo único que les pedimos.