Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

La prensa resalta que el Almería se quedó grogui con el doblete de Chuli

José Ángel Pozo ve escaparse el balón ante la entrada de Molinero.
José Ángel Pozo ve escaparse el balón ante la entrada de Molinero. / AGENCIA LOF
  • Coincidencia total en las crónicas en que los de Ramis no mostraron actitud en un reto vital para haber dejado 'sellada' la permanencia

Deprimente. Sin la más mínima alusión a tener clara la idea de la trascendencia que, para haber podido certificar la permanencia, se jugaba. Esa es la conclusión extraída del resumen de prensa sobre la imagen dejada por la UD Almería en campo del Getafe CF, donde fue goleado y, lo que fue mucho peor, sonrojando al entorno rojiblanco, especialmente a los cerca de 200 'valientes' que, aportando su apoyo, estuvieron en las gradas del Coliseum Alfonso Pérez.

Como en la anterior salida al campo del RCD Mallorca, la imagen ofrecida por la UD Almería, ahora en el del Getafe CF, fue 'inexistente'. Para colmo, según se exponía en la prensa deportiva nacional, las críticas a los de Luis Miguel Ramis se extendían al morbo generado al dato de que Chuli, cedido por el equipo rojiblanco al azulón, fuese el autor de los dos primeros goles de este, que dejaron 'noqueado' a una UD Almería que apenas inquietó a los de Bordalás.

Veinte minutos de Chuli

El diario Marca, en formato digital, resaltaba en el titular de la crónica 'Golea y se mete en playoffs' y ofrecía el antetítulo de 'Los azulones machacan a un Almería que depende de sí mismo'. En este medio escrito se exponía que resultaron totalmente infructuosos los intentos rojiblancos, pese a lo que se jugaban, de pensar en la posibilidad de que hubiesen logrado puntuar en el Coliseum Alfonso Pérez.

En la información del partido se destacaba el morbo generado por el autor de los dos primeros goles, materializados por el onubense Chuli. «Veinte minutos hicieron falta para que un jugador que aún pertenece al Almería encarrilase el partido. Primero a pase de Jorge Molina. Lo intentarían los andaluces en alguna jugada aislada y con un Pozo que fue el mejor del conjunto dirigido por Ramis. Ya en la segunda mitad, los de Ramis tratarían de inquietar la meta defendida por Guaita, pero fue Jorge Molina de nuevo quien tuvo la más clara para poner el tercero en un mano a mano que se marchó rozando el palo». Finalmente, tres puntos que dejan al Getafe a tan sólo uno de ser tercero y sin posibilidad de ascenso directo matemático tras el empate entre Girona y Real Zaragoza, aunque gane el sábado al Mallorca, ya descendido.

La familia Borgia

Igualmente en el diario As, se destacaba la actuación de Chuli al que aludía en el titular de la crónica digital ofrecida en este medio. 'Chuli mete al Getafe en el playoff y deja al Almería tiritando'. En el subtítulo se resaltaba 'Dos goles del delantero, que está cedido por el Almería, uno de Cala y otro de Molina certifican la clasificación. El Almería se jugará la salvación en casa, ante el Reus'.

Sobre lo que deparó el encuentro entre azulones y rojiblancos, alusiones a la denominada cláusula del miedo sobre la alineación del delantero. «El fútbol tiene jugadas que no se le ocurren ni al peor intencionado de la familia Borgia. Chuli, que es el del Almería pero juega cedido en el Getafe, hizo los dos primeros goles, clasificó al Getafe matemáticamente para el playoff de ascenso y dejó al Almería con cara de funeral, esperando a la resolución de la última jornada. Ahora, que alguien vaya a Almería a defender que es injusto incluir la cláusula del miedo cuando se cede a un futbolista». Además, en este medio se exponía que hubo impotencia rojiblanca. «El paso del tiempo se fue comiendo las ilusiones del Almería para sacar algo positivo, hasta el punto de que Cala remató un córner sin oposición a metro y medio de la portería (3-0) y que Molina redondeó el marcador arrancando desde su campo en descuido defensivo visitante».

Dos golpes y grogui

Por otra parte, en el digital deportivo El Desmarque, en su edición para Madrid, el titular que se ofreció fue 'El Getafe apuntala la promoción a ritmo de crucero'. En este medio se narraba que ambos equipos se jugaban mucho, pero que los azulones tuvieron esa idea mucho más clara que los rojiblancos y que la victoria local fue merecida.

En la crónica se exponía que los de Bordalás supieron aguantar y contener los escasos intentos ofensivos de los de Ramis. «El Getafe salió fuerte al partido y no dio muchas opciones a su rival a asentarse sobre el terreno de juego. El conjunto azulón no perdió el tiempo y la electricidad de Chuli provocó pronto la caída de los de Luis Miguel Ramis. Entre los minutos 9 y 21, el extremo onubense soltó su poderoso disparo en dos ocasiones para dejar al Almería grogui y casi sentenciado. El Almería, salvo por las apariciones de José Pozo, que llegaron a incomodar a la defensa del Getafe, apenas hubo ocasiones que inquietaran a las gradas del Coliseum Alfonso Pérez».