Ideal

UD Almería
Los rojiblancos celebran el gol marcado por Sofián en el último minuto, que puede ser importante para seguir en la lucha por el ascenso.
Los rojiblancos celebran el gol marcado por Sofián en el último minuto, que puede ser importante para seguir en la lucha por el ascenso. / FELIPE ORTIZ

ALMERÍA B

Casi como un sueño

  • La UD Almería B gana al Sporting B un complicado duelo en el último minuto gracias al gol del debutante Sofián

Si a un futbolista le piden un sueño para el día de su debut, este se debe parecer mucho al que ayer vivió Sofián. Y si a cualquier equipo le piden cómo quiere ganar un partido, el Almería B vio ayer cómo ese anhelo se hace realidad. El central Sofián llegaba esta semana al Almería B, tras haber quedado desvinculado del CD El Ejido y para cubrir la baja de larga duración de Igor Engonga -lesionado en Langreo, pero autor del gol que valió para ganar en Ganzábal por 0-1-. El rojiblanco llegó y jugó. Lo de después fue parte de ese sueño porque, aunque pudo marcar antes con una subida a rematar un córner, fue en el minuto 90 -ya eso es parte de lo soñado por el equipo- cuando vio al recompensa al trabajo realizado.

Lo hizo el filial para superar a un Sporting B que tuvo sus momentos para haber sacado una buena renta del Estadio de los Juegos Mediterráneos, pero entre la defensa y un gran Albert Batalla se fueron difuminando sus intenciones, patentes en el inicio del segundo tiempo. En el primero, al equipo rojiblanco le faltó acierto en el último pase y las llegadas no tuvieron peligro. Tampoco lo creó el Real Sporting de Gijón B.

Este, en el segundo periodo comenzó más enchufado, como si el paso por vestuarios hubiese borrado el acuse del calor. También es verdad que el Almería B dio un paso atrás, por los nervios, que pudo costarle caro. Pero nunca dejó de soñar y, cuando expiraba el partido, con el gol de Sofián, consiguió lo propuesto. Mantener su puerta a cero y cobrando ventaja para la vuelta, donde a los de Fran Fernández les esperará una dura batalla, aunque, eso sí, con la renta de que cualquier gol a favor valdrá su peso en oro.

Sin gol

El duelo comenzó intenso. Los dos equipos buscando el gol. El primero en probar fortuna fue el cuadro astur que, sin que hubiese transcurrido el primer minuto de juego, tuvo una acción en la que el balón llegó suelto a Jaime, pero Blai Pons, atento, abortó la situación de peligro. El Almería B, a la contra, estuvo más cerca, ya en el minuto 1, pero el disparo de Pérez lo despejó Ramón.

Tenía más balón el filial, que en el minuto 2 solicitó un penalti por agarrón de Víctor Ruiz sobre Jesús Sillero, clarísimo, que ni el auxiliar ni el árbitro actuante señalaron.

Al Sporting B le costaba salir. El control lo tenía el equipo de Fran Fernández, que estaba siempre cerca del área rival. Mario Abenza, en el minuto 10, pudo conseguir desnivelar el encuentro, pero el disparo del murciano lo tocó Dani Martín, que desvió a saque de esquina. Un minuto después, Pérez, de cabeza, probó al cancerbero astur, que sufría como el resto del equipo sportinguista, que lo pasaba mal y casi no se mostraba en ataque. Pasada la primera media hora, sólo se había aproximado una vez al área defendida por Albert Batalla.

El filial seguía mandando, con la rémora que supuso la finalización de jugadas. Carente de acierto en el último pase, a los de Fran Fernández se les fueron yendo opciones de matar el partido, clave para afrontar con ciertas garantías el partido de vuelta en Mareo.

El Sporting B no aparecía y sólo de forma esporádica lo intentaba, en gran medida por el buen rendimiento del filial. Así, en el minuto 36, probó fortuna desde lejos, tras una acción de Claudio Medina, que pasó a Pedro Díaz, cuyo disparo se marchó desviado.

El discurso, de todas formas, no varió. El Almería B estuvo cerca de inaugurar el marcador, en el 43, en una acción de Sillero por banda derecha cuyo disparo lo sacó Dani Martín con una gran mano, cuyo rechace le cayó a Chema, pero el intento de inaugurar el marcador lo sacó Cifre con el costado antes de llegar al descanso.

Miedo

El partido tomó otro cariz en la segunda parte. El Sporting de Gijón B mostró otra cara de salida y nada más empezar, en el minuto 46, estuvo cerca del gol, aunque se encontró con la intervención de Albert Batalla, que despejó un remate de Claudio Molina, tras una buena acción de Pedro Díaz por banda derecha. Además, en el 52, la acción fue de Nacho Méndez, quien algo escorado, desde la frontal del área, lanzó fuera por muy poco.

Aunque el filial rojiblanco estuvo cerca del gol, en un remate de Sofián que se marchó fuera, en el minuto 55, la respuesta del cuadro astur llegó justo al minuto, con un disparo de Jaime Santos que estuvo a punto de batir a Albert Batalla, que estaba algo adelantado. Lo cierto es que el cuadro rojiblanco carecía de llegada y con la entrada de Callejón, en lugar de Segura, trató de refrescar ideas en la creación. Aún así, no hubo cambios. El filial manejaba el balón hasta la zona de tres cuartos para luego perder el balón sin crear peligro.

Además, al equipo de Fran Fernández le pudieron costar caros los descuidos. En el minuto 69, Pablo no llegó a finalizar una buena acción de Pedro Díaz porque se adelantó Blai Pons, infranqueable, que metió el pie lo preciso para evitar el remate del jugador sportinguista.

Ambos equipos lo intentaban dando entrada a jugadores de refresco, pero la creación de peligro sólo la consiguió el conjunto de José Alberto López con la entrada de Berto Cayarga, pero que no mejoró la finalización de jugada.

En el 90, el Almería B encontró el premio a lo que exponía. La jugada nació de un saque de esquina que Chema mandó al borde del área pequeña, Pérez remató al palo derecho de la meta de Dani Martín y el rechace le cayó a Sofián que inauguró su debut con un gol que pone a los rojiblancos con ventaja de cara al partido de vuelta que se disputará el próximo domingo, a las 18.30 horas, en Mareo.