Ideal

UD Almería
Miguel Ángel Corona sigue ampliando esta temporada su número de partidos.
Miguel Ángel Corona sigue ampliando esta temporada su número de partidos. / AGUILERA

UD ALMERÍA

Que otros jueguen a la ruleta rusa

  • Miguel Ángel Corona espera que la UDA pueda vivir de forma tranquila el final de temporada

Ha sido con trabajo y sumando los puntos necesarios para ir superando a rivales en el campo y en la clasificación. Para ello han necesitado hacer números de equipo de la zona más alta de la Liga 1|2|3. Aunque fuera 'solamente' para no perder la categoría a la que subieron en 2002 y que han dejado en seis ediciones para estar en la superior. Y todo tras estar hace menos de tres meses en la parte más baja. Cuando ni en el propio vestuario creían que era posible lograr la salvación. Porque no habían podido ser regulares en todo el ejercicio. Ahora, todo ha cambiado.

Tanto que dependen de ellos mismos en las dos jornadas que restan para cumplir las bodas de bronce en la Liga de Fútbol Profesional con el billete para seguir el camino a las dos décadas. Una trayectoria, desde hace 11 años, que ha vivido Miguel Ángel Corona. El talaverano fue ayer el protagonista en la sala de prensa del Estadio de los Juegos Mediterráneos. El que habló para iniciar la semana que debe (o más bien, puede) dejar a los rojiblancos con la permanencia y dejando para el 'no sufrimiento' la cita final contra el Reus.

La presencia del capitán dejó bien a las claras que en el vestuario del equipo entrenado por Luis Miguel Ramis no quieren esperar al último día. Desean finiquitar el trabajo, en el lado positivo, el próximo domingo en Getafe. Saben que el cuadro madrileño se juega el estar en el playoff y mantener la tercera plaza que ahora ocupan. Ni quieren ponerse en el lado de los de Bordalás ni, mucho menos, «en los otros partidos en los que juegan rivales directos». Solamente «pensar en nosotros».

Potencial encontrado

En las últimas semanas se ha visto una mejor versión del Almería. Para salir de los puestos de descenso y ser de los equipos que mejor acaben la competición. Un hecho, el sacar lo mejor a nivel colectivo cuando peor estaban las cosas, que ha hecho reflexionar al vestuario. «No hemos dado lo mejor de cada uno durante la temporada. Estoy convencido que esta plantilla podía haber dado mucho más. Hay jugadores que han hecho una gran temporada, pero no lo ha sido a nivel general». Tanto lo cree que piensa en un año «mucho más tranquilo» y en el que «podríamos haber luchado por estar arriba si hubi éramos estado en mitad de la tabla durante todo el año».

Pese a que quería hablar en exclusiva de la cita en tierras madrileñas, se le quiso preguntar por su futuro. Nada de nada. Acaba contrato el próximo 30 de junio y el talaverano quiere que «toda la atención se centre en lo que nos jugamos. No puedo venir pidiendo atención para Getafe y hablar de mi futuro». Así se expresó tras finalizar el primer entrenamiento de la semana antes de la disputa de la penúltima jornada del campeonato liguero. La que puede dar a los rojiblancos la permanencia matemática.

Una situación «que hubiéramos firmado hace unas semanas y que era difícil de creer». Ahora, a falta de dos partidos y fuera de los puestos de descenso, el '15' rojiblanco entiende que están «en una situación privilegiada. Lo importante es que la tenemos y hay que aprovecharla», afirmó.

La más sufrida

Porque no ha sido nada sencilla la temporada. Más bien, todo lo contrario. «A nivel emocional, la de más sufrimiento de toda mi carrera». Que no es corta. 17 años de profesional y que está «más cerca de que se acabe. No hemos pensado todavía lo que haremos», insistió.

Ahora la realidad indica que están a dos puntos de salvarse de manera matemática sin importarles lo que hagan los otros equipos. «No podemos estar pendientes de otros campos. Tenemos que ir a Getafe con la intención de ganar y estar muy centrados en conseguir la permanencia». Ni tan siquiera pensar en que les quedaría, todavía, un último partido en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al Reus. «Las últimas jornadas suelen ser peligrosas. Así que es mejor cerrarlo cuanto antes. Hemos respirado y tenemos un suspiro de alivio. Ahora no podemos dispersarnos con lo que nos queda por delante».

Y utilizó una frase pronunciada por Luis Miguel Ramis en el vestuario para definir la situación en la que se encuentran. «La pistola no tiene balas y no la metamos nosotros». De manera clara sobre lo que es el presente del Almería y no empeorarlo tras jugar las dos últimas jornadas.

Dos fines de semana para acabar esta temporada. La de su regreso al club en el que más tiempo ha estado a nivel profesional. La entidad que dejó para emprender una aventura en Australia que debía haber prolongado, como mínimo, dos años. Solamente duró un ejercicio. Tras ser designado como el mejor centrocampista y teniendo una oferta de ampliación, decidió que aceptaba la llamada del Almería de nuevo para regresar. Como lo hizo en 2006 por primera vez. Como lo hizo una década después para ser el que más partidos ha jugado.

Ayer pudo dar la sensación de ser una rueda de prensa de 'predespedida'. Pero en la que utilizó su condición de capitán para dar el último empujón. El que falta para seguir en la Liga de Fútbol Profesional. La que ha disfrutado durante 17 años.