Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

48 puntos para respirar y meter presión

Luis Miguel Ramis, entrenador del Almería, da instrucciones en un partido.
Luis Miguel Ramis, entrenador del Almería, da instrucciones en un partido. / LOF
  • Luis Miguel Ramis no quiere pensar en otra cosa que en la victoria frente al Mirandés

Después de la derrota ante el Mallorca, que no tuvo consecuencias muy negativas en la clasificación, el Almería se mide mañana al último clasificado de la Liga 1|2|3. Un partido que debe aclarar en gran medida lo que ocurra en las dos jornadas finales de la competición. No ya solamente para el cuadro almeriense, que también. Lo será para el resto de implicados en el descenso. Los que acompañan al cuadro burgalés en la zona de quema, junto a otros que están 'alrededor' de la UDA, aspiran a que el conjunto de Pablo Alfaro 'muera matando'. Como ha hecho en Elche, sobre todo, y en Córdoba. Para evitarlo, un Almería que, según palabras de su entrenador, busca únicamente «el objetivo de llegar a los 48 puntos». Una cifra, a falta de dos fines de semana para que la larga Segunda División termine, que debe dejar la permanencia muy cerca para el plantel presidido por Alfonso García.

De suceder así, los rojiblancos seguirían dependiendo de lo que hagan ellos mismos. Un aspecto, teniendo que visitar Getafe y recibir al Reus, que se considera vital en el vestuario almeriense. Algo que llevan administrando las últimas semanas. En las que llevan fuera de una zona que se ha convertido, en las campañas venideras y en la actual, como su hábitat más natural. A la que no desean entrar y, menos, tras jugar como local ante el colista de la clasificación y que, incluso ganando, podría ser equipo de Segunda B al acabar su cita en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Luis Miguel Ramis, entrenador del Almería, se encargó ayer de decir a las claras la realidad. La que indica que, si caen, pueden dormir durante la semana previa a la penúltima jornada en puestos de descenso. La que indica que, si ganan, seguirán fuera de la zona de descenso y, si algunos resultados le son propicios, poner ya una distancia que debería ser clave para salvar la categoría. Lo de implicar o no a más rivales (si el Numancia pierde en Mallorca) no es algo que le preocupe. «Primero tenemos que pensar en nosotros. Luego ya miraremos lo que han hecho los demás y veremos lo que hace falta», declaró.

Sin mirar la clasificación

Lo que sí tiene muy claro es que nadie debe mirar la clasificación del rival para hacerse una idea preconcebida de lo que se verá. Quiere y pide «máxima exigencia» a los suyos para «seguir dependiendo de nosotros mismos» antes de encarar las dos últimas jornadas del campeonato liguero. Es su receta, al menos de manera pública, para ganar al conjunto entrenado por Pablo Alfaro y conseguir lo que se propone para esta jornada. Ramis tiene solamente un pensamiento. «Nuestro objetivo es acabar la jornada con 48 puntos. Si lo hacemos, tendremos muy cerca la permanencia que es lo que nos marcamos cuando llegamos. Antes se veía muy negro y, ahora, se ven tonos grises».

Del Mirandés consideraba ayer que «al principio vendrán a buscarnos para darnos un susto y si pueden marcar algún gol. También nos esperarán atrás en otros momentos del partido. No habrá solamente una tendencia en el partido». El catalán no se fía y lo recalcó. «Es normal que son profesionales y deben mostrarse con esa intención. Han sabido sacar 2-3 partidos con uno menos. Cada equipo tiene su amor propio».

El que no les valga otro resultado que la victoria para, al menos, no dormir ya descendidos, hace que tengan que ir al ataque. No les quedará otra solución. Otra cosa es si lo harán buscando la posesión y el control del juego o aprovecharán la velocidad de sus atacantes para buscar las contras. Sea lo que sea, para Ramis lo más destacado es su equipo. Se fija más en lo que harán los suyos. «Lo importante es estar nosotros enchufados y poder dar nuestro máximo nivel».

Un aspecto que faltó contra el Mallorca en el último partido liguero. Que también faltó, en fases, frente al Numancia, pese a que se ganó al final. Cara y cruz en cuanto a resultados, pero que evidencian que el Almería no está siendo dominador del juego en las últimas semanas al no estar ofreciendo su mejor versión. Por unas cosas o por otras, esta semana ha sido más intensa en los entrenamientos. Al menos, lo que se ha podido ver de manera pública. Una intensidad buscada por el tarraconense con alguna frase en voz bastante alta hacia sus jugadores.

Fue el martes y, por no habitual, se convirtió el tema de los últimos días. Nano, el mismo día, y Quique González, el miércoles, le dieron la razón al técnico rojiblanco. Tanto en la forma como en el fondo de la cuestión. Los profesionales que saltan al césped en cada partido admitieron que «viene bien un toque de atención». Sobre todo cuando lo que se pide, y han demostrado que lo pueden hacer en los partidos, no está saliendo tal y como es necesario en el tramo final de la competición.

Ayer le tocó el turno a Luis Miguel Ramis. Tuvo que contestar a lo que sucedió en el césped del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Sobre la bronca que dio a sus jugadores en el entrenamiento del martes, el preparador la calificó de «anecdótico». Misma palabra pronunciada por el máximo goleador de la UDA. Según el entrenador, «puede llamar la atención porque es la primera vez que lo veis. Otras veces ha sido en el vestuario». Lo que pretendía era «que no bajen la exigencia ni 10 segundos».

Se refería, al hablar de en la 'intimidad', a la charla que tuvieron el lunes en el propio vestuario. Otra más de esta temporada en la que, cada cierto tiempo, hay que recordar lo que se juegan y el bajón que da el equipo en su conjunto, con algunos jugadores a nivel individual, en determinados partidos. Casi siempre, fuera del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Más que por el propio juego, por ver «que el rival parece que se juega más que nosotros. Cuando nos estamos jugando lo mismo que es salvar la categoría», tal y como han ido reconociendo los futbolistas a lo largo de la competición. En dicha reunión, Ramis elevó la voz mucho más que un día después. También diversos jugadores. Lo que viene siendo una tónica demasiado habitual en el Almería.

Tras respaldar al equipo hasta en los peores momentos, ayer lo hizo de nuevo. «Los jugadores han demostrado muchas veces de lo que son capaces. Quiero máxima exigencia y pensando que las cosas van a salir. Es nuestra mentalidad a la hora de afrontar el partido».