Ideal

UD Almería

Quique: "El entrenador está para meternos el dedo en el culo"

Quique: "El entrenador está para meternos el dedo en el culo"
  • El máximo goleador del Almería reconoce que la bronca de Ramis es "con la mejor intención"

La bronca que Luis Miguel Ramis echó a sus jugadores en el entrenamiento del martes sigue trayendo cola. En el vestuario lo ven "como algo anecdótico". No quieren ver más de lo que no pasó de varias frases para 'espabilar' a unos jugadores que no dieron su mejor versión contra el Real Mallorca en el último partido liguero. En los días previos a que tengan que recibir al Mirandés, el próximo sábado, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Si ayer Nano reconoció que vino bien para poder terminar de la mejor manera posible el entrenamiento, este miércoles el turno ha sido para Quique González. El máximo goleador del conjunto rojiblanco ha sido más explícito. Ha apuntado que es "normal" que el entrenador incentive a los suyos ante una cita tan importante como la del sábado. Ha sido muy gráfico de lo que tiene que ser la labor del entrenador. "Se elevó un poco la voz, pero es lo que tiene que hacer un entrenador. Meter un poco el dedo en el culo, siempre con la mejor intención, para que nosotros, que somos profesionales, demos el máximo. Al final es para el bien de nosotros. Algo anecdótico, sin nada raro y sin nada malo. Está para sacarnos lo mejor, que es lo que tiene que hacer".

En cuanto a lo que resta de la temporada, el vallisoletano se fija exclusivamente en el encuentro contra el último clasificado. "Es otro partido que tenemos que ganar sí o sí para dejar la salvación encaminada. No la lograremos matemáticamente, pero sí encarrilada".

Del rival, "máximo respeto". Porque "hay que respetarlo como si fuera el Levante que va primero. Aunque virtualmente estén descendidos, son profesionales. Hasta que no sean equipo de Segunda B no pararán".

Desde el lado rojiblanco, "se debe ver que el Almería se juega la salvación. No hay bolas extras". Algo que no sucedió en el pasado encuentro disputado en Son Moix frente al Real Mallorca.