Ideal

UD Almería

El Mallorca tiene buenos futbolistas que no hacen equipo

El Mallorca tiene buenos futbolistas que no hacen equipo
  • El equipo bermellón ha caído en un error similar a la UDA al juntar jugadores de nivel que no han llegado a acoplarse y que ahora tiran de orgullo para salvar la categoría

El Real Club Deportivo Mallorca es un gigante en apuros. A falta de cuatro jornadas es, junto al Mirandés, el único equipo que aún no ha llegado a la cifra de cuarenta puntos. No tiene margen de error y en la isla se agarran al benévolo calendario para escapar de un infierno que los tiene prácticamente abrasados. Tres de los cuatro últimos duelos serán en su propio estadio, ante la UD Almería, Numancia y en la última jornada ante el Getafe. Su única salida parece accesible, ya que será frente el Mirandés, último clasificado y probablemente ya descendido cuando llegue la fecha del duelo.

Pero, ¿cómo ha llegado el Mallorca a esta situación? Con presupuesto elevado y unos objetivos ambiciosos, los bermellones, como ya le ocurriera a la UDA, han repetido el naufragio de la pasada campaña, en la que escaparon indemnes de milagro. A lo largo de la temporada nada les ha funcionado pese a tener una plantilla con buenos futbolistas. A última hora ha llegado al banquillo Sergi Barjuan, ex de la UD Almería, con el que el equipo ha reaccionado, no sin apuros, con importantes victorias en el último mes.

Táctica ofensiva

Con un dibujo 4-3-3, el ex jugador del Barcelona ha apostado por el fútbol de ataque, en ocasiones casi suicida, para solventar tan extrema situación aunque los jugadores, bloqueados mentalmente, responden sólo a medias al intento de Barjuán. Y eso que en ataque tienen madera, con Dejan Lekic como hombre más adelantado aunque negado esta temporada. Aún así, es un jugador con experiencia, capaz de pelear con las defensas hasta el desquicie aunque sólo ha visto puerta en seis ocasiones. La segunda opción es otro viejo conocido de la UD Almería, Óscar Díaz, que sólo ha anotado una diana esta temporada.

También en ataque, aunque caído al extremo tanto derecho como izquierdo, destaca Lago Junior, un jugador muy cotizado en Segunda División que no ha tenido el rendimiento esperado. Es rápido y muy hábil en el regate, con olfato de gol. Sin embargo, esta campaña sólo ha podido sumar seis tantos, muy por debajo de las expectativas. En la otra banda, sea la izquierda o la derecha ya que cambian constantemente, aparece la estrella del equipo, aunque con una marcada curva descendente esta temporada. Brandon, con nueve goles es el máximo anotador aunque en el segundo tramo de la competición ha perdido el protagonismo del inicio. También por banda hay otras opciones de mucha calidad. Moutinho, menos vertical pero muy trabajador, con cuatro goles en su haber, y Salomao, otro jugador del que se esperaba mucho pero al que su individualismo ha condenado a un segundo plano.

En la medular Sergi cuenta con futbolistas de alto nivel. Juan Domínguez, por el que pasa todo el juego bermellón; Culio, cuatro por cuatro en el centro del campo; Zdjelar, refuerzo invernal que ahora es cuando empieza a contar algo gracias a su potencial físico y su fácil llegada al área rival; Juan Rodríguez, pulmón infatigable en la zona ancha; y Álex Vallejo, con menos protagonismo y calidad pero un incansable trabajador muy útil ante la situación delicada del equipo. Con todos ellos el Mallorca es capaz de hacer buen fútbol, pero no han tenido continuidad en toda la temporada y ahora la buscan justo en el momento determinante.

Defensa inestable

En defensa también ha tenido muchos problemas lo que ha provocado demasiadas probaturas. En el centro han ido desfilando Antonio Raíllo, defensa muy cualificado que domina todas las funciones de un buen zaguero; Héctor Yuste, pivote reconvertido a central con mucho criterio para sacar el balón jugado desde atrás; Pleguezuelo, polivalente pero inexperto, más aún para una situación tan compleja como la actual; y Ansotegui, veterano y seguro aunque siempre suplente.

En los costados también ha habido movimiento a lo largo de la campaña. En la derecha manda Campabadal, muy conocido en la categoría gracias a su facilidad para incorporarse al ataque aunque con problemas a la hora de recuperar la posición. Otro que ha tenido sus opciones ha sido Biel Company, más defensa y menos atacante, muy válido para según qué momento. En la izquierda Angeliño es la primera opción seguido de Joan Oriol, ambos de corte ofensivo con serios problemas para cerrar filas cuando se han soltado en ataque.

En la portería tampoco ha habido una clara solución esta temporada. Santamaría y Cabrero han estado alternando sin que ninguno haya consolidado el puesto. El primero, veterano y muy seguro en sus acciones, ha errado demasiado a lo largo del campeonato. El segundo, también experto y con buenas cualidades, no ha sabido aprovechar las dudas de su compañero. Y ahí siguen.

En Mallorca apuestan por la victoria ante la UD Almería como paso firme para la permanencia. Plantilla para ello tienen de sobra. Pero el estado mental de los jugadores es su peor enemigo y por ahí debe atacar el equipo de Ramis, más estable emocionalmente a estas alturas del campeonato.