Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

El equilibrio es más real

Los goles de Fidel Chaves y Antonio Puertas permitieron un nuevo triunfo de la UDA.
Los goles de Fidel Chaves y Antonio Puertas permitieron un nuevo triunfo de la UDA. / CHEMA ARTERO
  • La UDA logra igualar los partidos en los que ha visto puerta con los que se queda de vacío

La UDA ha sido, durante toda la campaña, el equipo que mejor 'equilibrio' tenía de todos los de la parte baja de la tabla clasificatoria. Un equilibrio entre los goles que marcaba y los que encajaba. Pero que no le permitía, como a otros que, incluso, tenían peor coeficiente que los rojiblancos, estar en una zona mucho más tranquila de la clasificación. Ha estado metido en la parte más baja pese a que los números decían que la teoría debería marcar otra situación. Y todo porque el equilibrio era 'falso'. En la jornada 30, tras perder por 1-0 en Valencia ante el Levante, el cuadro almeriense llevaba más jornadas sin marcar que en las que había celebrado algo. 17 encuentros se habían saldado sin ver la cara del rival sufriendo por un tanto del plantel presidido por Alfonso García. Esa 'falsedad' se debía a que en más ocasiones lograron marcar tres goles que en las que solamente sumaron uno. Lo que demostraba que cuando las cosas iban bien, todo estaba rodado. Algo que no sucedía en la mayoría de las veces.

Desde esa cita, el Almería ha salido de la zona de quema. Lo ha hecho con más equilibrio. Cierto es que ha tenido momentos muy malos. En Córdoba y frente al Valladolid se quedaron sin ver puerta. Ocasiones tuvieron pocas. Efectividad, ninguna. Lunares en una racha más controlada y en la que las cosas pasan más por méritos almerienses. De los ocho partidos disputados tras caer en el Ciutat de Valencia, en seis han anotado. En todos ellos han logrado sumar puntos. Todo para ser los que mejor racha llevan a su favor de los equipos que pelean por salir de la zona más problemática de la tabla clasificatoria en la Liga 1|2|3.

Exigencia

Luis Miguel Ramis, de manera muy exigente, apuntó tras ganar al Numancia que su equipo había aprovechado bien sus dos ocasiones en la primera parte y que, además, supo ser muy seguro atrás. Pese a que el juego no resultó vistoso a su juicio, sí que mantuvieron las dos premisas para tener opciones de salvación. Fueron superiores en cada área. Se mostraron mejor (y más efectivos) en ataque y lograron dejar a los sorianos sin ver puerta, pese a que tuvieron a su favor alguna ocasión.

En el aspecto ofensivo, el Almería logró, tras buscarlo desde casi el ecuador de la competición, tener las mismas jornadas en las que habían anotado que en las que se quedaron de vacío. Algo que podría parecer más sencillo, al Almería se le había atragantado. Con rachas muy negativas. Una de cuatro partidos sin ver puertas (5-8) y otra en la que un 'kit-kat' impidió que estuvieran durante siete jornadas sin anotar gol alguno. Solamente marcaron tres goles, en una cita, desde la 20 a la 26, ambas inclusive. Cuando el equipo tocó fondo. Aunque es una expresión que, en las dos últimas temporadas, se ha podido utilizar en demasiadas ocasiones. Porque rachas malas ha tenido el equipo a lo largo y ancho de estos dos ejercicios.

Ahora parece, con esas pequeñas secuelas nombradas, que el equilibrio sí ha llegado al conjunto rojiblanco. 19 partidos sin marcar se igualan a otros tantos habiendo visto puerta contraria. Números globales que serían muy negativos para cualquier escuadra. También lo son para una UDA que está con tan solo dos puntos de ventaja sobre el descenso. Una ventaja que ha podido lograr ahora. Durante toda la competición ha estado nadando contracorriente. Intentando encontrar la orilla o un simple trozo de madera al que poder agarrarse para no hundirse de forma clara.

Porque el que los veía en su mejor momento no podía imaginarse que estuviera tan abajo. Un plantel de picos muy altos y, otros, muy bajos. Más lo segundo que lo primero. De ahí el estar más tiempo en descenso que viendo, como en la actualidad, las cosas de una mejor manera. Lo que se ha conseguido no por marcar más, ha sido por marcar mejor y repartir más las celebraciones de los goles.

Más de uno

Pese a que han anotado tres goles en siete encuentros, hasta en eso también era irreal todo lo que se estaba viendo. Los almerienses mostraban su mejor cara. Pero lo hacían a cuentagotas. En esta buena racha actual, sigue el cuadro rojiblanco ofreciendo su mejor cara cuando las cosas van rodadas. La racha de partidos en los que anota más de un gol sigue siendo muy superior a la de cuando tan solo se quedan con uno en su haber. La victoria en Tarragona, con el gol conseguido por el nigeriano Kalu Uche, ha sido el único exponente en toda la segunda vuelta en el que los rojiblancos han marcado uno y se han 'parado'. No sucedía algo así desde la derrota en Anduva frente al Mirandés, en el último partido de 2016. Es decir, una vuelta completa se cumplirá este sábado frente al Mallorca.

Es lo único que se sigue pareciendo de la primera parte de la competición a la actual. La única falta que hay en este nuevo equilibrio encontrado por el Almería de Luis Miguel Ramis. El que indica que los rojiblancos siguen con la poca diferencia entre los goles marcados y encajados. Pero el que da más puntos. Como dijo el preparador tarraconense, «lo único importante ahora para lograr la salvación. Es lo único que nos importa. Ganar para que los jugadores se sientan cada vez con más confianza». La que da un triunfo. Pero el que puede permitir también el saber sufrir. La UDA ha dejado la 'montaña rusa' para conseguir que pase lo que quieren en cada momento. El equilibrio más real.