Ideal

UD Almería

ud almería | la crónica

El Almería empieza a creer que puede salvarse

fotogalería

Algunos jugadores de la UDA celebran uno de los goles. / CHEMA ARTERO

  • Los rojiblancos, tras una buena primera parte, superan al Numancia para meter a más equipos en la pelea

Una buena primera parte del Almería le dio a los rojiblancos los tres puntos en juego frente al Numancia. Los rojiblancos hicieron el partido perfecto en el primer periodo, en el que llegaron los dos goles que al fin y a la postre le dieron los tres puntos al equipo rojiblanco, en base a un fútbol con mucha intensidad, sin problemas en defensa y con capacidad de resolución ante el marco de Aitor Fernández, con contundencia a base de un fútbol veloz y certero. La 'certeza' la mostraron Fidel, muy pronto, en el minuto 7 y Antonio Puertas, en el 33, para encarar con soltura la segunda parte.

Esos goles permitieron al Almería jugar con más tranquilidad, a la par que el conjunto castellano-leonés tuvo más presencia arriba, pero con idéntico acierto cara al marco defendido por Casto, que fue una muralla, haciendo, como siempre, su aparición estelar para evitar que el Numancia creyera, sin tiempo, en meterse en un partido en el que el Almería fue de más a menos, pero que al final sumó los puntos.

Más metido

Los dos equipos jugaron de una forma bien distinta. El Almería trató de abrir el campo con sus extremos, el Numancia lo hizo tapándose, no dejando espacios y buscando la velocidad para tratar de sorprender al equipo almeriense, más obligado a sumar la victoria que los castellanos. La primera ocasión clara acabó en gol. Fue un balón en largo de Antonio Puertas, en el minuto 6, que amagó con el pecho Fidel, se la acomodó al pie derecho y marcó con su pierna ‘mala’.

El partido ya estaba en su sitio y continuó intentándolo, en otra acción a la contra en la que el balón le cayó a Quique González. El pucelano, en lugar de disparar, asistió a José Ángel Pozo, que no pudo ejecutar a Aitor Fernández, cuando se cumplía el minuto 13, y un minuto después fue una acción de Antonio Puertas cuyo centro fue despejado a córner cuando Fidel se preparaba para hacer el segundo del partido.

El Almería era fuerte en defensa, se cerraba bien y apenas si tenía opciones de verse sorprendido. En ataque buscaba el balón diagonal, haciendo el campo ancho para que el rival no fijara su defensa. En ataque, los sorianos sólo a balón parado dispararon a puerta. En el minuto 20, fue Iñigo Pérez el que lo hizo de falta, después de una cometida por Ramón Azeez sobre Capilla y que Casto detuvo cómodamente.

El Almería había dado un paso, de diez metros, atrás, lo que dio vida al equipo soriano. En una contra, Marc Mateu buscó el centro y Ximo Navarro despejó a córner. Este lo sacó Iñigo Pérez y lo puso perfecto para Marc Mateu que, solo dentro del área, la mandara fuera pero muy cerca del palo derecho de la meta de Casto.

Del empate a dominar

La UDA volvió a situarse en su línea, la que había dejado adelante por el primer gol. De todas formas, no perdió la idea de presionar, de no permitir al equipo numantino jugar cómodo. No lo hizo y, en el 33, un robo de balón de Pozo, aportando en defensa, dio pie al segundo. El malagueño la puso perfecta, con un servicio de 40 metros, sobre Fidel, que corrió y vio a la vez cómo entraba Quique González por el centro. El disparo del pucelano lo despejó Aitor Fernández, pero a los pies de Antonio Puertas, que dribló con el cuerpo a Carlos Gutiérrez y batió al meta numantino para hacer el 2-0.

El Almería no cesó en su empeño de atosigar a un Numancia sin recursos aparentes para meterle el miedo en el cuerpo a los de Ramis, bien plantados sobre el terreno de juego para irse al descanso sin sufrimiento.

En la segunda parte, el cuadro rojiblanco entró tarde al partido. Demasiado empleado en defenderse, dio opciones a un Numancia que trabó el duelo, que buscó continuamente las acciones a balón parado para vivir en campo rojiblanco, aunque no como consecuencia de un fútbol de creación y sí de la mala elección futbolística de los de Luis Miguel Ramis.

Sufriendo

El Almería sufría y mucho. No estaba en el partido, aunque también es cierto que el Numancia no encontraba cómo hacerlo. Los unionistas buscaban el orden con la presencia de Miguel Ángel Corona en lugar de Pozo, un cambio hombre por hombre, mientras que el Numancia buscó frescura con la presencia de Nieto y de Pablo Valcarce. El equipo rojiblanco sufría para mantener intacta la ventaja. A la contra pudo y debió sentenciar. Lo tuvo ‘en la mano’ en el 68, pero el grandísimo servicio de Morcillo lo mandó Quique al cuerpo de Aitor Fernández.

El Numancia también tuvo la suya porque la UD Almería no consiguió controlar el juego y concedió opciones a un rival que pudo acortar distancias en una acción en la que Carlos Gutiérrez, en boca de gol, pero no acertó en el disparo y el balón, después del servicio de Pablo Valcarce, se marchó fuera.

A partir de ahí se jugó menos, la UD Almería trabajó como ‘gato panza arriba’ en defensa tratando de tapar ‘las fugas’ con las que afrontaba el partido el equipo rojiblanco, casi sin llegada al área del conjunto castellano-leonés, con muchos nervios y poquísimo control. Tanto que cuando expiraba el descuento pudo marcar el Numancia, casi como pasó en Elche, pero Casto se puso la ‘capa de Supermán’ para evitar que el servicio de Villalibre a Kike Sola entrara y la UD Almería, en el marcador, acabara con una victoria más cómoda de lo que aparentemente fue. Pero ‘dame pan y dime tonto’.

Directo

En breve, la crónica del partido en ideal.es/almeria

Ahora, a pensar en Mallorca, donde se juega el sábado a las siete de la tarde.

Fue mejor el Almería, que gana el golaveraje al Numancia, con sólo dos puntos más que la UDA.

El Almería gana al Numancia y sigue fuera del descenso, tras un partido con una gran primera parte y una segunda con muchos nervios.

FINAL, FINAL, FINAL.