Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

«Llevamos varias semanas asumiendo la responsabilidad y respondiendo bien»

Luis Miguel Ramis, entrenador de la UDA, da instrucciones a sus jugadores.
Luis Miguel Ramis, entrenador de la UDA, da instrucciones a sus jugadores. / AGUILERA
  • El entrenador de la UDA ve a su equipo en «el mejor momento» cuando se juegan el todo en las cinco jornadas que restan para acabar el campeonato liguero

Después del varapalo que supuso la derrota en casa de la pasada jornada en el seno de la UDA, Luis Miguel Ramis, como el resto de sus jugadores, están deseando que llegue la cita de mañana contra el Numancia. También será en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y la intención no es otra que demostrar que el resultado frente al Real Valladolid fue un 'descuido' y un 'pequeño lunar' en la buena racha que llevan desde que el tarraconense llegó a la entidad rojiblanca. En sus manos estará el sacar lo mejor de cada uno para doblegar a un equipo que llega a Almería con la única intención de certificar ya su permanencia en la categoría. No en vano, tienen 48 puntos y, en caso de triunfo soriano, supondría superar la cifra de las cinco decenas, con lo que eso conlleva de refuerzo mental. Algo que intentarán impedir los rojiblancos. Los que están fuera de los puestos de descenso por el golaveraje particular con tres equipos. Los cuatro juegan en esta jornada como locales y, el que pinche, irá ya con el pie cambiado en relación al resto a falta de 12 puntos por jugar. Una presión añadida a la que se están agarrando varias escuadras.

Por si había alguna duda sobre lo que se juega el Almería, Ramis lo dejó todo muy claro. Es un «partido muy importante y, otra vez, decisivo». Así lo definió de primeras. Un aspecto que «hay que aprovecharlo». No les queda otra. De ahí que les pida a sus pupilos «encarar el partido sin precipitación. Con mucha tensión competitiva».

A su juicio, será un encuentro «largo». Para ello, llevan toda la semana intentando que sepan lo que hay. «Debemos trabajar el partido como lo preparamos durante toda la semana. Sabiendo lo que hay que hacer. Sin prisas y madurándolo minuto a minuto para poder llevarlo al lugar que queremos».

Preguntado por las intenciones del Numancia, no cree que lleguen para encerrarse. Al menos no en su filosofía. «Va a venir para intentar cerrar su permanencia en la categoría. Lo pienso yo si estuviera en esa situación. Yo miro hacia adelante y busco ganar los partidos. Así lo imagino que harán ellos». Aunque los numantinos no se han caracterizado por ser un equipo dominador y menos lejos de Los Pajaritos. Pase lo que pase, «el partido tiene muchos momentos importantes en los que, en función de, hay que saber adaptarse y reaccionar».

Menos Numancia y más UDA

Fue de lo poco que habló del cuadro rojillo. El tarraconense prefiere centrarse en lo que pueden dar ellos mismos. «Hay un rival al que superar, al que respetar y que tiene más puntos que nosotros». Punto. «Nos fijamos en nosotros y estamos fuertes». Como lo han demostrado en los dos últimos meses, salvo 'excepciones'. «No hemos dejado de tener la ilusión, semana tras semana, de hacer las cosas bien. El otro día (Real Valladolid) no salieron, sobre todo, en que no encontramos la red de la portería rival. Pero hicimos muchas cosas bien».

Podría parecer que la semana ha sido dura a nivel mental en el vestuario. Todo lo contrario. «Este equipo no piensa en dejar de intentarlo. El sábado (mañana) desde el primer minuto lo va a demostrar». Así lo han hecho. Pero hay un equipo al que medirse. No todo depende de la UDA. «Creo que los dos tenemos la presión y tensión competitiva propia de los finales de liga». Al menos, los números en la mano así lo atestiguan. Dos equipos que han mejorado sus prestaciones en las últimas semanas, cuando las piernas flojean.

Sí tiene claro que nadie puede pensar en que será un partido fácil porque el Numancia tenga seis puntos por encima del descenso con varios equipos entre ellos y la zona de quema. No se fía de ninguno, tenga la clasificación que tenga. «Hay pocos partidos en los que no haya alguien que se juegue algo. Eso los convierte en partidos de mucha responsabilidad para ambos bandos». Lo apuntó reafirmándose en su teoría. «Nosotros, que es lo que me preocupa, estamos preparados para asumirla. Llevamos muchas semanas asumiéndola y respondiendo bien a las situaciones de tensión. Lo seguiremos haciendo porque es la única vía para haber llegado a esta situación que es la mejor desde que yo estoy aquí». Frase en referencia a que el plantel va creciendo.

Encontró un equipo en descenso, pese a los cuatro puntos de seis logrados bajo la dirección de Fran Fernández. Al que le ha costado salir de los cuatro últimos y que lleva dos jornadas sin estar en la zona más roja. Ni piensa en caer. «Todo ha ido de abajo a arriba. Por lo tanto, llegamos en las mejores condiciones, aunque alguno queráis verlo desde otro punto de vista». Primer aviso. Lo señaló antes de dar otra muestra de su optimismo. «Siempre veo la botella medio llena y ahora la veo 3/4. Me faltan cinco chorritos para ver la botella llena del todo». Y, de nuevo, otro mensaje. «Puede haber alguna gotera de vez en cuando. Pero hay quienes en lugar de una gotera vez otras cosas. Intentaremos llenar la botella desde el sábado»

Goteras

Para que no haya esas 'goteras' de las que habló, la mejoría, en relación al último partido, debe producirse en las áreas. «Las claves de un partido siempre están en las áreas. A eso le añado que para llegar y solventar, en el resto del campo hay que cocinar bien todos los elementos del fútbol». No le falta razón. «Muchas de las valoraciones dependen de lo que se hagan en las áreas. Intentaremos estar fuertes en nuestra área y ser contundentes en la del rival». Lo que no sucedió en la última cita. A la que insistía en su recuerdo. «Si revisamos el vídeo, ante el Valladolid fue el partido en el que más ocasiones de gol que generamos, pero no aprovechamos ninguna», reconoció.

Ni tan siquiera esa derrota ha cambiado la 'hoja de ruta' de la UDA. Confían en sus posibilidades y no se fijan en que otros resultados puedan ser beneficiosos o perjudiciales para sus intereses. «Nunca he detectado en la plantilla preocupación por lo que pueda pasar en los otros partidos. Han estado mucho más centrados en lo suyo. No miran para a un lado y sí responsabilizados en lo que puedan hacer ellos». Tras ese apunte, Ramis sí que dejó claro que cuando se gana «es mucho más tranquilo mirar al lado».

A falta de cinco partidos para el final, el preparador del Almería pone una balanza. «Nos habremos equivocado muchas veces, pero también en otras muchas hemos acertado». Para que sea más lo segundo que lo primero, «hay que manejar muchas sensaciones y tensiones en momentos. Hemos trabajado para saber superarlas». La siguiente tensión, mañana desde las 18.30 horas en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.