Ideal

UD Almería

entrenamiento

El Almería sonríe

El Almería sonríe
  • Los rojiblancos llevan a cabo un entrenamiento diferente al del resto de la semana antes de cerrar mañana la preparación

Como suele ocurrir 48 horas antes de afrontar un partido, la UD Almería ha llevado a cabo un entrenamiento diferente que ha servido para que los jugadores descarguen tensiones antes de activarse de nuevo para el importante encuentro que afrontarán los rojiblancos este domingo, desde las seis de la tarde, frente al Real Valladolid en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, el primero de las seis jornadas que le quedan al campeonato y que llega tras la victoria de hace una semana frente al Elche, en el Martínez Valero, y que sirvió para abandonar los puestos de descenso, tras 17 jornadas ocupándolo de forma consecutiva.

Después de tres sesiones intensas con trabajo específico para preparar la cita contra los vallisoletanos, en esta ocasión la plantilla ha participado en diferentes actividades y juegos, con los que se han divertido, se han liberado de la presión que tiene por lo mucho que se juegan y, como es obvio, han tenido una actividad física importante, pero diferente a la del resto de días. También hubo un circuito físico.

En este sentido ha habido fut-voley, en otros momentos se ha visto a los jugadores de campo actuar de porteros en un ejercicio concreto o participar en acciones para potenciar estar en alerta, los reflejos, y la reacción. Todo tenía su objetivo, antes de volver mañana sábado a trabajar de manera específica pensando en el Valladolid. Esta última sesión será a puerta cerrada en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Por la tarde, los jugadores convocados quedarán concentrados en espera de lo que debe considerarse como un partido importantísimo para mantenerse fuera de los puestos de descenso.

Esta temporada ha sucedido en otras ocasiones con anterioridad. En la segunda jornada entró por primera vez, para salir de ella a la siguiente -tras ganar al Rayo- y mantenerse hasta la sexta, en la que encadenó cinco jornadas en zona de descenso. En la undécima salió tras golear al Nàstic, pero al perder una semana después en Zaragoza, cayó para encadenar tres jornadas, La victoria ante el Elche y el empate en Valladolid le sacaron dos jornadas, pero la derrota en Numancia le volvió a situarse en la zona caliente, vigésimo primero. Al ganar al Mallorca salió y, desde entonces, estuvo hasta el pasado viernes, donde los tres puntos en Elche le permiten afrontar el partido del domingo fuera de la zona de descenso, pero obligado a sumar para no volver a caer.