Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

Paso al frente de la UD Almería en Elche

  • Los rojiblancos hacen un muy buen partido para superar al Elche y dejar el descenso

El Almería sale del descenso tras un partido muy serio en el Martínez Valero para pasarle la presión a un Elche que entendió que para ganar había que intimidar, lo hizo y hasta en exceso, pero el Almería respondió con fútbol y con cosas importantes para ganar, como el buen manejo del balón y de los tiempos. Los rojiblancos, ganadores en los duelos individuales, manejaron el partido para lograr su propósito. Ganar en Elche no fue fácil. El equipo de Ramis salió dispuesto a hacerlo incomodando al equipo de Toril, que se precipitó en las entregas y que concedió. Borja Fernández aprovechó la primera clara, en una buena acción por la izquierda, pero no mató el partido.

El Elche salió mejor en la segunda parte y consiguió empatar del mismo modo que lo hizo la UDA. Pelayo aprovechó un centro al primer palo y puso las tablas, pero no le afectó al equipo de Ramis porque Ximo Navarro, en una muestra de compromiso -hubo quien dijo que no jugaba porque se iba-, volvió a situar a los rojiblancos por delante en el marcador y Quique González terminó de amarrarlo, por más que Malonga hiciera sufrir durante 90 segundos, lo que tardó un mal Díaz de Mera para poner el final, tras el 2-3 en el marcador.

Consumado el triunfo, la UD Almería sale del descenso, después de 17 semanas continuadas oliendo a Segunda División B. Ese olor ahora lo tiene el Elche.

Borja responde

El propósito del Almería fue el de comprometer e incomodar al Elche en su salida de balón, que a su vez presionó muy arriba la salida de balón. Las pérdidas, de salida, se repartieron por igual para ambos conjuntos, que buscaban formas distintas para crear peligro. El Elche lo hacía por el centro, mientras el Almería buscaba el juego por banda. Ninguno pudo, en el primer cuarto de hora, comprometer el empate. A balón parado, sin embargo, fue Edu Albacar el que aprovechó una falta en la frontal para lucir a Casto, que estiró las manos y sacó el balón a córner, en el minuto 18.

Lo cierto es que el Almería no llegaba bien porque a José Ángel Pozo le faltaba meterse en el partido y el equipo rojiblanco se mostraba excesivamente largo, sin conexión con el centro del campo. En una acción por banda izquierda, tras una falta sobre Fidel que pudo ser gravísima, el balón se fue a córner. Recuperado el onubense, botó el saque de esquina, con pared con Pozo, para ponerla al primer palo, por donde apareció Borja Fernández para, de tacón, poner el marcador a favor rojiblanco, cuando se cumplía el minuto 26.

El Elche estaba obligado a buscar el balón, mientras el Almería lo que tenía que hacer era esperar a que hubiese espacios para tratar de sorprender. Lo pudo hacer en el minuto 33, tras una falta mal botada por Edu Albacar y Fidel condujo y esperó para servir a Quique González, al que se anticipó Juan Carlos.

Trabajo defensivo

El Elche empezaba a colgar balones, con alguno de Álex Fernández, pero siempre con la expeditiva actuación de la defensa rojiblanca, que impedía cualquier intento franjiverde por volver a empatar el partido. Lo hacía con faltas continuas, tratando de perjudicar la salida de balón del Almería, aunque de vez en cuando las salidas por banda izquierda de Fidel, cuando se había cargado inicialmente por derecha buscando a Marco Motta, creaban incertidumbre a la defensa ilicitana. En el 42, Fidel fue objeto de penalti por parte de Rober Correa, pero no fue sancionado. La siguiente acción acabó con disparo de falta de Edu Albacar que despejó Casto justo cuando concluía la primera parte.

De salida, en la segunda, el Elche logró estar más cerca del área del Almería y eso lo aprovechó en el 52, tras una pérdida en la salida de balón que acabó con centro de Borja Valle al primer palo por donde apareció Pelayo para poner las tablas en una situación casi parecida a la que puso al equipo rojiblanco por delante en el marcador.

Eso hizo a Luis Miguel Ramis mover ficha. El técnico rojiblanco introdujo a Antonio Puertas en lugar de Kalu Uche, que había dado todo lo que tenía en la presión. El de Benahadux se situó en banda derecha para que Quique González se colocara en su posición habitual. El pucelano asistió a Ximo Navarro, tras un córner botado por Fidel, para que el granadino la empujara al fondo de las mallas para poner de nuevo a la UD Almería donde merecía, por delante.

Dueño del balón

El Elche ya no llegaba ni para hacer faltas. El balón lo controlaba el Almería, lo tocaba, abusaba de la posesión, entrando casi siempre por banda izquierda, con la dupla que forman Nano y Fidel. De ahí nació el tercero. El balón le cayó a Borja Fernández, que metió el balón entre los espacios para José Ángel Pozo, este se la puso a Antonio Puertas que buscó la línea de fondo para que fuese Quique González el que pusiera el tercero.

Y pudieron llegar más, porque hubo llegadas rojiblancas en las que faltó tranquilidad. Hubo precipitación. Antonio Puertas resbaló cuando pudo hacer el cuarto -Quique González le cedió el balón cuando estaba él mejor situado-, o una posterior, en el 88, en la que la Fidel condujo y se la puso a Nano, pero despejó la defensa.

El partido estaba visto para sentencia, pero ¿hay algún partido de la UD Almería que no se acabe sufriendo? Pues no lo hay. Una falta de Marco Motta cerca del área acabó dando el gol al Elche. Lo sacó Hervías y la tocó Malonga para poner un poco de miedo. Mejor así para que nadie se relaje. El Almería sale del descenso, pero la guerra no se ha acabado. Quedan más batallas, aunque si se juegan como en el Martínez Valero seguro que se ganan. Goles contra palos.