Ideal

UD Almería

fútbol

Un chileno cumple su promesa y da las gracias al Almería

Claudio Bustamante, en la sala de trofeos de la UD Almería.
Claudio Bustamante, en la sala de trofeos de la UD Almería.
  • Claudio Bustamante acude al Estadio de los Juegos Mediterráneos, desde Santiago de Chile, con su mujer e hijo, mostrando el sentir de su país tras el apoyo que ofreció la UDA por el terremoto de 2010

En los primeros días del mes de marzo de 2010 Chile estaba inmerso en una gran depresión. Un país acostumbrado a los terremotos no recordaba uno tan duro como el que sufrió casi todo el país en la madrugada del 27 de febrero. Una magnitud de 8,8 que, según la NASA, hizo que cambiase el eje de la Tierra unas tres pulgadas, motivado por la gran cantidad de energía liberada. Y mientras que eso pasaba, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos se preparaba la visita del Barcelona de Guardiola. Dos aspectos que nada tendrían que ver. Salvo porque el presidente de la UDA hacía poco que había estado en el país andino. Al conocer las noticias que llegaban desde el otro lado del Atlántico, Alfonso García quiso mostrar el apoyo de los rojiblancos. Poco se podía hacer. Así que quisieron hacer propio lo que más se repetía en el país durante esos días: Fuerza Chile.

García no se lo pensó y ordenó que se quitase la publicidad de la camiseta y se pusiese esa frase. Lo que parecía un gesto solidario estuvo muy cerca de no poder desarrollarlo e, incluso, servir de multa al Almería. El colegiado del partido ante el Barcelona (Clos Gómez) dijo que no podían llevarlo en la equipación. La UDA dijo que no habría partido porque o jugaban con Fuerza Chile en su camiseta o no salían. Al final, el aragonés accedió.

Y lo que es el fútbol, más si es en un encuentro con el Barcelona de protagonista (o invitado en este caso). El gesto del Almería corrió como la pólvora. El país se hizo de la UDA. El email del club se colapsó. También la página web. Todos querían dar las gracias y saber más de un equipo del sur de España. La provincia se puso rápido en el mapa para todo un país. Chile era rojiblanca. Y no porque el resultado fuera de 2-2 y beneficiase al Real Madrid que estaba entrenado por el chileno Manuel Pellegrini.

Pocos días después, las camisetas que se utilizaron por parte del equipo entrenado por Juanma Lillo fueron enviadas a Chile para ser subastadas. Los empresarios chilenos, políticos y hasta clubes quisieron pujar y pagaron más de 4,5 millones de pesos chilenos por cada una de ellas. Todo para ayudar.

Y entre los chilenos que se hicieron de la UDA estaba Claudio Bustamante. Como muchos, sigue siendo aficionado del Almería. Pero no solamente se ha quedado ahí. Se puso como objetivo venir a Almería y dar las gracias en persona a la entidad que dio el apoyo a su país en uno de los momentos más duros de la historia de Chile. Hoy ha sido el día. Siete años después, Claudio, junto a su mujer y su hijo, acudió al Estadio de los Juegos Mediterráneos. La emoción se le notaba en el rostro. Durante todo este tiempo, desde que el 6 de marzo de 2010 lo vio por primera vez, quería pisarlo. Meterse por cada recoveco del recinto deportivo almeriense. Comprobar cada centímetro del escenario en el que juega su equipo. Del que se hizo una tarde de sábado hace ya unos años. Del que poca información tenía antes de aquel partido contra el Barcelona de los Messi, Busquets o Ibra. Desde aquella noche lo que le importa es lo que suceda en los rojiblancos. Desde dicho día, cada derrota la ha sentido y sufrido como suya. Sin olvidar el ascenso de 2013.

Este miércoles pudo cumplir una promesa. Como la que se hicieron muchos compatriotas viendo la tele. Claudio Bustamante fue el embajador de todos los chilenos rojiblancos. Todo por la fuerza del fútbol. Todo por Fuerza Chile. Todo por la UDA.