Ideal

UD Almería

ud almería | la crónica

El Almería no deja de sufrir, pero gana

El Almería no deja de sufrir, pero gana
  • Kaluchazo de Uche y golazo de Fidel para mirar a la permanencia, que sigue a dos puntos

La UD Almería sigue con vida tras superar a un Sevilla Atlético que se tropezó ante la mejor interpretación del partido por parte del equipo rojiblanco, que marcó las fases del desarrollo de casi la totalidad del duelo. Lo cierto es que se jugó tal y como quiso el Almería, que impidió el fútbol que suele poner en práctica el equipo de Diego Martínez. Nunca estuvo cómodo, todo lo contrario que los de Ramis, que sí que supieron estar y presentarse con motivos para ganar.

Los de Ramis, tras un buen inicio presionando la salida de balón del rival, perdieron pasos, pero el Almería supo no sufrir en defensa por su actitud y, en una buena acción por banda izquierda, se pusieron pronto por delante, con un golazo de pillería de Kalu Uche, que se adelantó a Diego González para batir a Caro. En la segunda parte, el cuadro rojiblanco pudo hace daño antes, pero tuvo que sufrir. Primero por un error en defensa que no aprovechó Marc Gual y después porque el segundo error en defensa del partido costó para que Carrillo acortara diferencias. Menos mal que Fidel puso tierra de por medio con un gran zurdazo que permitió adquirir tranquilidad para sumar tres puntos que saben a gloria, que no sacan al equipo del descenso, pero que vuelve a dejar sensaciones de capacidad para hacerlo.

Actitud

Salió intenso el Almería, que en el primer minuto tuvo la primera llegada por medio de Marco Motta. El italiano tuvo tiro, pero se la cedió a Kalu Uche, pero el balón se le fue entre las piernas al jugador nigeriano. Se habían puesto de manifiesto las propuestas. El Sevilla Atlético presionaba la salida de balón y trataba de hacer su fútbol por banda, buscando a Ivi y siempre con buen gusto en el movimiento de balón. El Almería lo hacía tratando de 'ahogar' el desparpajo de Borja Lasso, consiguiéndolo. En el 12, una acción entre Fidel y Nano acabó con centro para Uche, que cedió atrás para la llegada de Borja Fernández. El gallego la enganchó, pero se fue por encima del larguero.

Por momentos, el Almería perdió el balón, el Sevilla Atlético, con su presión arriba, robaba y robaba, pero sin llegar a la meta final. La actitud rojiblanca mantenía a raya al equipo de Diego Martínez, con un buen trabajo en defensa, con gran actitud. Duró tiempo ese fútbol del equipo sevillista, pero por medio hubo una demostración de calidad de los rojiblancos. Una salida a contra de Marco Motta, en el 24, acabó con un balón a Quique, que jugó por banda derecha ante la ausencia de Antonio Puertas, y la puso al área, pero mordida, casi a cámara lenta. Kalu Uche le ganó la partida a su defensor, Diego González, sin que el sevillista perdiera la marca, pero sin estar atento para meter la punta del pie, anticiparse y mandar el cuero a las mallas, por el palo izquierdo de la meta de José Antonio Caro.

El conjunto hispalense respondió con unos pasitos al frente, ante el paso atrás de la UD Almería y eso se transformó en llegadas del filial. La más clara, en el 43, en una acción de Ivi que, por fortuna, fue bien taponada por el conjunto rojiblanco, que seguía dando muestras de un fútbol con mucha actitud, que permitía aguantar sin sufrimiento excesivo para llegar al descanso con ventaja.

La presión bien interpretada

El inicio del segundo tiempo dio un fútbol manejado por el Sevilla Atlético, pero siempre jugando en largo por la imposibilidad de hacerlo con salida desde atrás. El Almería presionaba bien la salida de balón, trabajaba bien en defensa, aunque demasiadas más veces. Kalu Uche, en el 50, lo intentó de cabeza tras centro de Quique González, que tuvo la suya en una buena contra por banda derecha que acabó con un disparo impreciso del pucelano.

El Sevilla Atlético se veía con capacidad y pudo hacer daño con un balón en el minuto 54 que le cayó a Alejandro Pozo y el extremo del filial buscó un disparo cruzado que se fue rozando el palo izquierdo de la meta defendida por Casto, que tapó su meta con una gran estirada.

Ramis y Diego Martínez movieron ficha. El Almería lo hizo con la entrada de Ramón Azeez en lugar de Pozo, para tener más presencia con balón en el centro del campo y el filial para tener más capacidad de construcción con la presencia de Cotán en lugar de Yan Eteki. Le salió bien al Sevilla Atlético, que aprovechó, en el 68, un error de Morcillo para casi empatar, pero Marc Gual no acertó y golpeó mordida para que salvara la defensa rojiblanca, que montó una contra terrorífica. Llegó con un control orientado de Quique González y un pase al hueco para que Fidel, solo y escorado, puso el balón a donde no lo esperan los porteros, con un zurdazo espectacular.

Sufrimiento

Este dio tranquilidad, incrementó la capacidad de interpretar el partido para hacer sufrir a un Sevilla Atlético con problemas en la creación, sin capacidad para hacer circular el balón y encontrar espacios. Y quedaba mucho tiempo, pero el Almería iba a más ante un Sevilla Atlético que seguía jugando con Ivi como estilete, pero sin capacidad para sorprender.

Sin embargo, cuando todo era 'mil sobre hojuelas', un córner sacado por Ivi acabó con un cabezazo de Carrillo sin que nadie lo defendiera -era sólo el segundo error de la tarde- y no sólo hizo el gol del honor, sino que metió ese miedo que suele caracterizar casi todos los partidos de la UD Almería. Menos mal que sólo fue eso, un susto. La victoria lo borra todo.