Ideal

UD Almería

ud almería

Lo malo y lo bueno

Lo malo y lo bueno
  • Tras perder ante el conjunto blanquiverde, han sido muchas las críticas vertidas hacia un entrenador que probó cosas nuevas en su once, motivado por las bajas que tenía, y que se equivocó

Por las reacciones vistas esta semana tras la derrota en Córdoba, da la impresión de que había aficionados de la UD Almería que pensaban que con Ramis se acabaría el sufrimiento y que, además, se ganarían absolutamente todos los partidos que restan de aquí hasta el final de temporada.

Tras perder ante el conjunto blanquiverde, han sido muchas las críticas vertidas hacia un entrenador que probó cosas nuevas en su once, motivado por las bajas que tenía, y que se equivocó. Sin embargo, errar no es lo mismo que hacerlo mal. Ramis hizo lo primero, pero no lo segundo.

Considerar que un lateral con clara vocación ofensiva como es Nano, que empezó en esto del fútbol como extremo, puede hacerlo bien en posiciones más adelantadas, no es una locura. Ramis creyó conveniente colocar al veterano defensor malagueño en un partido tan crucial antes que apostar por un verde Gaspar que, pese a todo, en la segunda mitad demostró que puede cumplir con creces en el primer equipo. Se equivocó Ramis colocando a Isidoro a pierna cambiada y a Nano como extremo, pero no hizo mal en probarlo.

Al comprobar que la jugada no funcionó, el técnico varió. Colocó a Motta de interior, hizo volver a Nano a su sitio natural y mandó a Isidoro a la derecha, y el equipo se normalizó. El Córdoba no pasó por encima del Almería, aunque los rojiblancos no inquietaron la portería rival. Fue en el descanso, con la entrada de Gaspar, cuando los visitantes adquirieron un mayor desparpajo.

No querría que este artículo de interpretase como una defensa a ultranza de un Ramis que lleva dos semanas sin dar con la tecla con el equipo inicial. Hay muchos detalles que mejorar, pero no creo que el camino se haya torcido, aunque ese punto de seis posibles así lo diga. El Almería sigue con una seña de identidad que no siempre se ve, pero que continuamente se intenta mostrar. Creer en el estilo de juego es clave. Que no se eche por la borda este mes y medio de buen trabajo por un par de resultados.