Ideal

UD Almería

El Almería vuelve a las andadas

AGENCIA LOF
AGENCIA LOF
  • Los rojiblancos pagan cara su mala primera parte y no reaccionan con fútbol en la segunda, con un dominio sin pegada

El Almería ha perdido en Córdoba por goles y por fútbol, siendo ambos aspectos preocupantes, lo primero porque impide sumar puntos, mientras lo segundo, aunque no impida pensar que los buenos momentos son fruto de una mejora experimentada, sí que impide visualizar un futuro mejor, porque es la segunda semana consecutiva en la que al equipo se le ve con miedo, demasiado temeroso para afrontar un partido cuyo triunfo concedía la alegría, no sólo de salir del descenso, algo que no vale ahora y sí tras la última jornada, sí de confirmar que las victorias últimas no eran 'flor de un día'.

La UD salió mal, muy mal, al partido y lo pagó caro con un gol que no debió subir al marcador, pero eso es lo de menos. Lo que importaba era ver la respuesta posterior y el Almería no hizo nada en la primera parte como para aspirar a otra cosa que no fuera perder. Con los cambios, el Almería mejoró algo en la segunda, pero no fue suficiente porque, aunque tuvo el balón, no supo usarlo. Careció de llegadas peligrosas porque se quedaron todas a las puertas del peligro, del que nunca más se supo. Así, la UDA volvió a despertar a aquel equipo que llenó las gradas de desconfianza y que no está tan lejos en el tiempo. Tampoco el próximo reto. El fútbol tiene esa ventaja, en siete días, los goles pueden cambiar una mirada triste por una sonrisa.

Sin entender el duelo

El Almería se encontró con un Córdoba que propuso un partido de ida y vuelta y comenzó controlando el mismo el conjunto cordobés, con un once muy ofensivo, volcando su fútbol por la banda izquierda de los rojiblancos, por donde aparecían Isidoro, a pierna cambiada, y Nano, este por delante. En el minuto 11 de partido, tuvo el equipo de Luis Carrión la primera ocasión de gol de partido, con la llegada de Sasa Markovic cuyo lanzamiento, desviado, se fue sin crear peligro. La segunda fue el gol, firmado por el propio jugador serbio, en el minuto 12, tras una entrada por la banda de Isidoro de Pedro Ríos, que le puso el balón perfecto, con el pase de la muerte, para que Markovic lo empujara al fondo de las mallas, aunque con el matiz de que el gol no debió subir al marcador porque Rodri obstaculizó a Casto, al que agarró, y el tanto fue concedido por Sagués Oscoz, en la primera de las que hizo, que fueron unas cuantas.

El equipo rojiblanco -vestido de azul- estaba teniendo problemas en defensa y eso propiciaba que el conjunto cordobesista se sintiera cómodo con el balón. En el minuto 16, Rodri pudo hacer el segundo, pero su disparo, desde la banda derecha de su ataque, se marchó fuera, demasiado cruzado.

En el 22, en una falta sobre Quique, el Almería pudo buscar las tablas, pero el lanzamiento de Nano peinado por Joaquín Fernández, en la frontal del área, no llegó a las cercanías de Jorge Morcillo, pero en torno a una fase del partido en la que los de Luis Miguel Ramis no habían entendido el partido como sí lo hizo el Córdoba, que hizo sufrir mucho a los rojiblancos, incapaces de salir con peligro hacia el área visitante. El Almería, por banda, no creaba peligro, mientras la 'relación' entre Pozo y los dos mediocentros no existía. Ese déficit lo trató de subsanar Ramis con una reubicación de los suyos. Isidoro se ubicó en banda derecha con Motta como interior, Antonio Puertas se trasladó a la izquierda con Nano como lateral.

Sin acierto

El equipo cordobesista jugó más 'tranquilo', tratando de tener más el balón, pero el Almería comenzó a tener más llegadas. En el 32, la acción de Antonio Puertas con un centro envenenado lo tuvo que tocar Kieszek cuando parecía entrar, complicando luego el despeje de la zaga blanquiverde, que insistía con acciones a balón parado, con un primer disparo de Javi Lara, en el minuto 37.

El Almería lo siguió intentando, pero sin acierto en el remate final. En el 43, un balón robado por Joaquín, le llegó a José Ángel Pozo, que dio un pase al espacio para Quique que se escoró demasiado y cuando quiso buscar portería se quedó sin ángulo y el disparo se le fue al lateral de la red, como 'imagen' global de un Almería con muchas dificultades para tratar de imponer su fútbol, al más puro estilo de las peores ocasiones.

Movió ficha Luis Miguel Ramis de salida en la segunda parte, con la presencia en campo de Gaspar Panadero, que lo hizo en lugar de Isidoro. El Almería tuvo otra propuesta de salida, con algo más de llegada, aunque sin conseguir enganchar remate. En el minuto 53, la acción fue de Gaspar Panadero, pero sin rematador. Y, en el minuto 56, la acción nació en un balón en largo de Borja Fernández para Marco Motta, que se la dio a Antonio Puertas, pero el de Benahadux no pudo finalizar la jugada.

Posesión sin propuesta

Lo cierto es que el Almería el que tenía la posesión, pero le faltaba el último pase. Gaspar Panadero buscó fortuna desde la banda izquierda, pero el disparo del manchego se fue fuera y, poco después, en el 67, el que no llegó fue Quique, tras un centro por la banda derecha. El que sí tenía motivos para soñar era el Córdoba, que lo intentó por medio de Aguza con un disparo lejano, sin oposición, que se fue el palo derecho de la meta de Casto, aunque no entró.

Ramis siguió intentándolo, jugando con defensa de tres tras retirar a Marco Motta y Joaquín Fernández para dar entrada a Kalu Uche y Ramón Azeez, pero el Almería siguió sin tener acierto en los metros finales. Tampoco lo tuvo el Córdoba, gracias a que apareció Casto para detener una gran acción de Javi Galán que evitó el segundo de los blanquiverdes.