Ideal

UD Almería

El Zaragoza apuesta todo a la llegada de Láinez al banquillo

Los zaragocistas José Enrique y el exrojiblanco Marcelo Silva salen al paso para cortar la internada del oviedista Jonathan Pereira. :: efe
Los zaragocistas José Enrique y el exrojiblanco Marcelo Silva salen al paso para cortar la internada del oviedista Jonathan Pereira. :: efe
  • Después de una temporada irregular, el nuevo técnico ha revolucionado el sistema de juego y el once titular

ALMERÍA. El Real Zaragoza responde al perfil de equipo grande al que no le salen las cosas y que, sin haber flirteado aún con la zona de descenso, la tienen demasiado cerca con el consiguiente aumento de la incertidumbre y ansiedad. Así las cosas, hace sólo un par de semanas han estrenado técnico, después de la destitución de Raúl Agné. La llegada de un hombre de la casa, César Láinez, para hacerse cargo del primer equipo, sirvió como revulsivo en su primer partido sorprendiendo al Elche (0-3) El segundo encuentro bajaron nuevamente las prestaciones consiguiendo un insuficiente empate en La Romareda ante el Valladolid (1-1) El tercer partido será el próximo domingo, a las 20:30 horas, frente a la UD Almería. De momento, con Láinez, una victoria, un empate y ninguna derrota.

Nuevo esquema

Todo lo que ha sido el Zaragoza durante esta temporada ha cambiado radicalmente con la llegada de Láinez en sólo dos jornadas. Al ser un hombre de club conoce perfectamente los problemas y el día a día del equipo. Ha realizado un cambio de esquema apostando por un 4-4-2 con la finalidad de reforzar el centro del campo, que venía siendo el talón de Aquiles del equipo, siempre a merced del rival y sin capacidad para salir de la presión habitual en los partidos de Segunda División.

Además, el sistema 4-1-4-1 también ha aparecido en los dos choques que lleva al frente de la nave aragonesa, siempre con la idea en mente de poblar la zona ancha y potenciar una parcela del campo vital y que el Zaragoza no solía dominar. Incluso, el día de su debut, con el partido encarrilado, se atrevió el nuevo técnico a potenciar la defensa con tres centrales, para evitar caer en otro de los problemas del equipo, como es la irregularidad defensiva. De hecho, Láinez es de los técnicos considerados como 'conservadores' o 'amarrateguis', en el sentido de que dan prioridad a la fortaleza defensiva antes que a cualquier otra faceta del juego, como la posesión o el ataque continuo. En su primer partido, ante el Elche, consiguió dejar su portería a cero, algo que para el Zaragoza ha sido muy complicado a lo largo de toda la campaña.

Comoquiera que en dos partidos ha llegado a utilizar tres sistemas diferentes, el nuevo técnico dejó claro en su última rueda de prensa que el dibujo de turno vendrá siempre condicionado por el rival que tenga enfrente.

El once que más utilizaba Agné ya es historia. Posiblemente porque Láinez conoce bien la plantilla y ha comprobado como la apuesta de su predecesor le costó el puesto, ha busca do en los menos habituales aire fresco como declaración de intenciones. Así, hombres como Pombo, que renovaba recientemente por tres campañas, ha pasado a convertirse en titular. De hecho, su presencia en el once que visitará el estadio de los Juegos Mediterráneos es casi segura. Algo parecido ha sucedido con Isaac, Bedia, Ratón y alguno más.

Nuevos nombres

De hecho, esos cambios han afectado a la columna vertebral del equipo. Empezando por la portería, en la que ha habido muchos cambios a lo largo de la temporada, Álvaro Ratón, que empezó en el banquillo las diez primeras jornadas del campeonato para luego hacerse con el puesto a mitad de la competición, al menos durante siete semanas, y que volvió a perder la titularidad dejando de sumar minutos de juego, con la llegada de César Láinez ha vuelto a ser el que participa de inicio.

Algo parecido ha pasado con el defensa lateral derecho Isaac. Comenzó la temporada entrando en el equipo para luego desaparecer, hasta la llegada de Láinez que, nuevamente, le ha colocado entre los elegidos. O el propio, Edu Bedia, en la zona medular. La lesión de Cani le abrió las puertas y se ha ganado la confianza del nuevo técnico, influyendo decisivamente en el juego aragonés en estas dos jornadas previas.

Además, el técnico, ex del Aragón, cuenta con la cantera zaragocista y son habituales en los entrenamientos Raí (del que se espera mucho) Xiscu y Delmás, además de Pombo que destaca por su enorme calidad y desparpajo, aunque peca de irregular y de no mantener la concentración necesaria en todo momento.

Al margen de lo dicho, el Real Zaragoza sigue teniendo arsenal para mucho más que para pelear por la salvación. Hombres como el exrojiblanco Marcelo Silva, el excancerbero del Eibar (Irureta), defensas del nivel de Casado, u hombres de altas prestaciones para la zona ancha como Cani, Lanzarote, Zapater o Xumetra, entre otros muchos, además del goleador Ángel (16), hacen de los maños un equipo siempre temible, pese a su irregular temporada.

Sea como fuere, lo cierto es que el Real Zaragoza ha llegado al tramo final de la competición con muchas dudas, grandes problemas y una inseguridad preocupante. Con una plantilla de enorme calidad, el fútbol que ofrece es mediocre. La llegada de César Láinez al banquillo es la última esperanza para no meterse en líos. Será ante la UD Almería, el próximo domingo, a las ocho y media de la tarde en el estadio de los Juegos Mediterráneos, cuando confirmen su mejoría o su vuelta a las andadas y a acercarse, ahora sí peligrosamente, a la zona de descenso.