Ideal

UD Almería
Luis Miguel Ramis dialoga con sus ayudantes durante la sesión de trabajo de una UD Almería al que él ve que va mejorando con el paso de las jornadas.
Luis Miguel Ramis dialoga con sus ayudantes durante la sesión de trabajo de una UD Almería al que él ve que va mejorando con el paso de las jornadas. / J. J. A.

UD ALMERÍA

Viendo la matrícula de los de delante

  • Ramis, que lamenta que las dos victorias no le permitan estar fuera del descenso, asegura que «esta jornada nos da la posibilidad de salir»

La UD Almería por fin podrá depender de sus propios resultados para salir de los puestos de descenso en los que se encuentra ubicado desde la jornada decimonovena. Y no pudo salir antes pese a conquistar los seis puntos en los dos últimos partidos disputados. Es como lo del circo y el 'más difícil todavía'. Ramis, el técnico rojiblanco, valora esa posibilidad y lo difícil que será conseguir la afrenta de mantenerse en la categoría, algo que se hace ganando partidos importantes como el que se juega mañana, desde las 20.30 horas, frente a un rival que será complicado, como el Zaragoza.

El técnico rojiblanco, que valora lo que 'expone' el 'nuevo' equipo de Láinez, también sitúa en valor el de su propia plantilla. Más allá de las bajas, considera que «tenemos todas las armas y recursos» para poder superar al rival en cuestión para salir del descenso. «Esta jornada sí nos da la posibilidad de poder salir, sí dependemos de nosotros», explica, a la vez que asegura que «llevamos dos semanas y seguimos en descenso y hemos tenido que sumar seis puntos. Esto no va a ser fácil, pero es verdad que estamos viendo un poco la matrícula de los de delante, estamos viendo posibilidades».

Muy importante

El partido de mañana será muy importante, pero ese matiz lo tendrán todos los envites hasta conseguir el objetivo. «Partido muy importante. Todos los que vamos a tener van a tener ese cariz. Es verdad que el más importante siempre es el siguiente y este nos da la posibilidad de en vez de dar un paso poder dar dos. Vamos a intentarlo. El equipo está bien y tenemos otra de nuestras finales, afortunadamente en casa», manifiesta Ramis.

Este no mira a lo que pueda suceder en otros campos en la jornada que se inició ayer con el Mirandés-Alcorcón porque «no está en nuestras manos. Lo valoraremos, lo veremos, lo analizaremos y nos posicionará para el domingo, pero no está en nuestras manos. Lo que sí está en nuestras manos es el partido del domingo, a las ocho y media, ante un grandísimo rival y con el que vamos a tener que hacer un partido muy completo para poder superarles, pero creo que tenemos toas las armas y recursos para poder hacerlo», manifiesta.

Ganar supondrá el tercer triunfo consecutivo, algo que no se ha logrado desde que el equipo milita en Segunda División A y que tampoco se logró en la última temporada en Primera. «Esta jornada sí nos da la posibilidad de poder salir, sí dependemos de nosotros, pero no os olvidéis que llevamos dos semanas y seguimos en descenso y hemos tenido que sumar seis puntos».

Tiene claro que «esto no va a ser fácil, pero es verdad que estamos viendo un poco la matrícula de los de delante, estamos viendo posibilidades, tampoco quiero que se obsesionen con el tema clasificatorio».

El objetivo del técnico de la UD Almería se encamina a «que se sientan bien en el campo, que compitan, que asuman la responsabilidad que tienen, que lo están haciendo desde el primer día, y así vamos a tener muchas más posibilidades de sacar esto adelante».

El partido

El envite del domingo no sólo lo juega el Almería, sino que enfrente estará un Real Zaragoza con las mismas prisas que los rojiblancos. Para estos, el centro del campo marcará la clave, por las ausencias. Pero el técnico no se excusa. «Es donde tenemos más gente con dificultades, pero tenemos gente. Haremos un equipo extremadamente competitivo porque están trabajando todos muy bien. Todos tienen un nivel altísimo y seguro que la elección que hagamos será buena».

Lo cierto es que ayer no trabajaron ni Corona ni Kalu Uche. «Kalu está solucionando un tema de Extranjería, tenía permiso mío, y Corona se ha quedado en el vestuario, tratándose por precaución por una molestia en el aductor, pero no creemos que vaya a más. Mañana -por hoy- decidiremos todo».

También el Zaragoza, aunque recupera a Ángel, llegará con sensibles ausencias como las de Cabrera o Lanzarote. De Ángel dice que «es uno de sus recursos ofensivos, es el máximo goleador y es por algo, porque tiene acierto, tiene confianza, su equipo le busca, es un jugador a tener en cuenta, pero en esta categoría no puedes dormir contra nadie. Tienes que estar alerta, concentrado, máxima atención a todos porque sumas los mismos puntos con unos que con otros, con unos rivales que con otros, pero el Zaragoza es un equipo de potencial que nos va a obligar a hacer muchas cosas bien para poder superarlo».

El caso es que los zaragocistas andan preparando el partido con un sistema que no es nuevo. «Ya llevan jugando casi todas las jornadas y el patrón es ese» -un 1-4-1-4-1 con Zapater entre la defensa y el centro de campo y con Ángel arriba-, pero «tampoco nos sorprende. Es un muy buen equipo a nivel individual, es un equipo que a nivel colectivo ha mejorado», señala a la par que «el cambio de entrenador le ha dado un poquito más de carácter y aparecen jugadores del filial nuevos que él conoce, que aportan».

Ramis considera el cambio dado por el cuadro de La Romareda de un tiempo a esta parte. «Es un equipo que tiene más fútbol de creación, de asociación que los dos últimos rivales a los que nos hemos enfrentado, que quizás intentaban llevar el balón a campo rival en un juego más directo. Nos va a exigir gestionar bien las posesiones de balón, no dejarles pensar, hacerles el partido incómodo y defender con muchísima intensidad porque tiene jugadores ofensivos buenos, pero trataremos como siempre de darles nosotros también trabajo con nuestras virtudes y calidades y llegar a la zona más importante en el fútbol, la zona del gol, y acertar».

Sensaciones

Lo cierto es que el equipo, que sigue en descenso, ofrece mejores sensaciones que esos resultados. Sin embargo, el técnico acude a la madurez de sus jugadores para que este factor no 'haga' daño a la plantilla. «Creo que son maduros y lo suficientemente profesionales y tienen la suficiente experiencia como para saber que en este momento lo que hay que hacer es todavía apretar más», señala el entrenador de la UD Almería. Este advierte de que «no hemos cambiado los niveles de exigencia ninguna de las semanas que hemos estado aquí, hayamos conseguido buen resultado o no habiéndolo conseguido, porque creemos que es el camino. Ellos lo entienden y luego llega el partido y se sienten con más confianza».

Tiene claro que «muchas valoraciones van en función del resultado», pero para el cuerpo técnico que lidera «tenemos que ir un poquito más allá de eso y tratar de ir mejorando el juego, que es lo que nos da posibilidades de ganar. El equipo está tranquilo, está con los pies en el suelo. No quiero que se precipite, pues queda muchísimo. 30 puntos es una barbaridad todavía, pero todo lo que vayamos sumando ahora lo tenemos ya en el casillero y de momento hemos tenido la suerte, miramos atrás, de sumar seis puntos, pero eso ya acabó».

Para el tarraconense no vale el pasado. Es algo que ha repetido en muchas de sus intervenciones. «Ahora mismo de poco sirve si no hacemos buenos todos esos puntos que se han ido sumando a lo largo de la temporada. Lo más inmediato es el domingo», argumenta.

Con vistas a esa importante cita de mañana frente al Real Zaragoza, los rojiblancos tienen la obligación de seguir aumentando sus prestaciones y, sobre todo, la de premiar a su afición. «Está fenomenal si todos estos resultados han hecho que la gente se ilusione, ese es nuestro objetivo cuando jugamos. Transmitir ilusión, ilusión que el equipo no se rinde, que pelea hasta el final, que compite, que al rival le cuesta ganarnos. Todos esos mensajes que hablábamos el primer día, que le debíamos a la afición, que ya nos estaba dando, y vamos en pequeñas dosis, de momento, pero se la vamos devolviendo y esperemos el domingo darles más», concluyó.