Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA | EL RIVAL

El Gimnàstic tiene la moral por las nubes

El delantero camerunés del Nàstic, Stephane Emaná (c), es una de las almas del equipo.
El delantero camerunés del Nàstic, Stephane Emaná (c), es una de las almas del equipo. / EFE
  • Con un cambio de entrenador y de sistema ha conseguido protagonizar una importante reacción para seguir en Segunda

Al Nàstic de Tarragona, principal candidato al descenso durante buena parte del campeonato, sí le han dado resultados sus cambios, tanto en el banquillo como en el mercado invernal. Así, la destitución del técnico, Vicente Moreno, que pese a haber hecho un buen trabajo en años anteriores la mala situación del equipo ha acabado con él al estar instalado en la última posición durante demasiadas jornadas, ha provocado un cambio de rumbo con la llegada de Juan Merino y sus números impecables. Esta nueva etapa ha llevado al Nàstic a sumar números de equipo grande para alejarse así del descenso, aunque aún sin poder respirar con tranquilidad. Con un cambio de sistema respecto de su antecesor, Merino ha implantado en los últimos partidos un sistema con tres centrales y dos carrileros con un centro del campo muy presionante, aunque sin olvidar el 4-2-3-1.

Es precisamente la zona ancha la que más ha influido en el cambio de prestaciones del equipo. El liderazgo del camerunés Achille Emaná, pulmón inteligente del grupo que contagia y da fuerza a la presión y al ataque, ha dotado de una personalidad al juego tarraconense que antes no tenía. El africano ocupa una parcela muy amplia de campo aunque suele iniciar caído a banda desde donde despliega toda su calidad técnica. Lo mismo le ocurre a Lobato, otro hombre que parte del otro costado pero que acude a poblar la zona central para contribuir en la presión y en los constantes robos de balón, además de utilizar sus habilidades de extremo veloz para desbordar en ataque.

En el doble pivote destacan Tejera, futbolista de calidad, con buena visión de juego y encargado de organizar a sus compañeros, así como el ghanés Madinda, encargado del trabajo sucio, de cerrar, bregar, correr y anular al rival gracias a su poderío físico. Otros jugadores como Zahibo o Cordero también cuentan para esa zona del campo.

El hermano de Kalu

En ataque también ha mejorado el Nàstic que cuenta con hombres como Ikechukwu Uche, además del recién incorporado Barreiro, un jugador de área con enorme facilidad para el remate. De hecho, ya lleva tres goles desde su llegada. Sin embargo, el buen estado de forma y de acierto de Juan Delgado, futbolistas polivalente y no un nueve específico, le están dando las llaves de la titularidad en punta. Otro que es de los más utilizados es Álex López, delantero veloz y de gran capacidad asociativa, más como segundo atacante que como finalizador. En cuanto a Uche, al igual que le ocurre en la UDA a Kalu, sus mejores años ya han pasado y juega algo menos de la mitad de los minutos de su equipo. Ha sido titular en doce ocasiones de las que ha disputado el partido completo sólo en seis de ellas.

La defensa también ha mejorado y ahora se siente más segura. Cuando Merino utiliza tres centrales cuenta con las opciones de Xavi Molina, Luismi, Iago Bouzón, Perone y Djetei. Todos ellos han tenido y tienen, en según qué momento del campeonato, su cuota de protagonismo. En el costado izquierdo es indiscutible Mossa, gracias a su solvencia defensiva y su facilidad para apoyar los ataques por banda. En la derecha hay más disputa ya que Valentín y el japonés Suzuki cuentan siempre con opciones. Los dos son rápidos y aportan mucho al ataque aunque quizás, por cuestiones de estadísticas y sensaciones defensivas, el nipón se está imponiendo.

Portería convulsa

La portería del Nàstic ha pasado por tiempos convulsos. Los nueve primeros partidos de liga los jugó Saja, aunque en el mercado de invierno salió con destino a Zaragoza. Los nueve siguientes choques fueron para el macedonio Dimitrevski. Y desde ahí, con la recuperación de su lesión, el titular ha sido y es Reina.

El Nàstic está en fase creciente y llega con la moral alta al duelo con la UDA. Aún así, no es de esos equipos que ha hecho de su estadio un lugar hostil para el rival ya que de sus ocho victorias en liga sólo la mitad han sido en su campo. Seguramente la principal arma de los catalanes sea la confianza adquirida después de una espectacular reacción cuando ya nadie contaba con ellos para seguir en Segunda. Un duro rival para la UDA, pero también un espejo en el que mirarse para no arrojar la toalla.