Ideal

UD Almería
Azeez ha vuelto a ser importante en los esquemas de la UDA.
Azeez ha vuelto a ser importante en los esquemas de la UDA. / AGUILERA

UD ALMERÍA

«Vamos a más, a más y a más»

  • Azeez destaca el crecimiento que está notando en la UDA en las últimas semanas

La temporada de Azeez en el Almería está siendo como la del equipo. Tras un buen comienzo, con dos goles en las primeras jornadas, el brillo del nigeriano fue desapareciendo conforme pasaban las citas ligueras. Su principal valedor, Fernando Soriano, dejó de contar con él y apostó por otros jugadores, aunque nadie le daba el rendimiento regular que deseaba el entonces técnico rojiblanco. En el caso del nigeriano, la duda era si ocupaba en una convocatoria puesto en el banquillo o, directamente, se quedaba fuera de la lista de 18 elegidos por el preparador maño. Y así fueron pasando las jornadas. Con alguna presencia esporádica en el equipo titular. Sin recuperar el puesto. Algo que sí ha hecho en las últimas semanas. Coincidiendo con la vuelta de Kalu Uche, el mediocentro se ha convertido en un pilar. Primero para Fran Fernández. Ahora, desde hace dos partidos, para Luis Miguel Ramis. Con otra duda. Si la posición que ocupa es en el doble pivote o ejerce de mediapunta, siempre reforzando el centro del campo. Pero siempre en el once inicial.

Después de mucho tiempo, el internacional por Nigeria acudió ayer a la sala de prensa. No muy dado, por poca soltura con el idioma ante los medios de comunicación, a que tenga que dar su opinión sobre los temas de actualidad de la UDA y suyos en particular, la presencia de Azeez ante la prensa era esperada. Parco en palabras, sí que lo que dice suele ser bastante claro. Sin rodeos y al grano. Como su juego. Directo, de presión y sin mucho toque. Como lo demostró una vez más.

Confiado

Se le vio confiado. Tanto a nivel del equipo como en el aspecto personal. Lo expresó en pocas palabras y, casi, ejerciendo de Luis Aragonés con su famoso «ganar, ganar y ganar». En el caso de Azeez, parafraseó al Sabio de Hortaleza cuando se le preguntó si veía mejor al equipo en las últimas semanas. Si este cambio, de haberlo, le permitía pensar que se podría lograr la salvación al final del presente ejercicio. «Cada semana vamos a más, a más y a más». Así de claro. Lo dijo porque así lo cree.

Todavía el equipo en puestos de descenso, el africano no quiso esconder la realidad. Al igual que han podido sacar siete puntos de los últimos doce, también es cierto que no han podido dejar atrás, todavía, las plazas que 'regalan' el billete para la Segunda B. «Sabemos que la situación en la que estamos es un poco complicada», dijo para asegurar que el equipo es consciente. «Por eso estamos trabajando para salir de la zona peligrosa en la que nos encontramos», señaló.

El trabajo que está viendo en sus compañeros (ayer no se ejercitó y vio el entrenamiento desde el banquillo) le hace pensar que el objetivo de la salvación es más factible que hace un mes. «Creo que al final de la temporada habremos salido de ahí» y habrán logrado mantener la categoría. Sobre todo si logran triunfos como el conseguido en Lugo. El único a domicilio desde abril de 2016. El propio centrocampista lo puso como ejemplo a la hora de afrontar cualquier partido lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos. «Teníamos la idea de lo que debíamos hacer. Salimos enchufados y al primer minuto ya habíamos marcado. Supimos que podíamos hacer algo bueno en ese partido», recalcó.

La siguiente cita será el domingo (12.00 horas) en Tarragona. Un partido que considera clave. Los catalanes tienen cuatro puntos más que la UDA. Pero, un triunfo rojiblanco, además de colocarlos a uno, dejaría el golaverage a favor del Almería. De ahí que en su pensamiento no esté otra cosa que ese día y no si acaba contrato al final de esta temporada. «Lo más importante ahora es el equipo. Tenemos que centrarnos en el partido que vamos a jugar el domingo. Ahora no pienso en otra cosa que no sea el partido», afirmó por si había alguna duda de que, ahora, sí está implicado en lo que ocurre.

Pese a que le hicieron varias preguntas sobre lo vivido a lo largo del ejercicio en el seno del equipo, en ninguna de sus respuestas aprovechó para hacer leña del árbol caído (Soriano). Quizás porque sabe que, en el pasado ejercicio, los únicos cuatro partidos que jugó fueron con el maño como primer entrenador. Con Gorosito estuvo siempre fuera de los planes del argentino y, antes, ni Sergi ni Rivera ni Carrillo tuvieron oportunidad de ponerlo porque no había firmado el contrato. Así que un poco de 'mea culpa' y nada más. «Intento hacer mi trabajo y el míster es la persona que pone el equipo que debe jugar y a la gente que es titular». Porque recordó que también comenzó jugando en la presente campaña estando el maño en el banquillo. Luego, con el mismo entrenador, perdió su sitio en el once y en los esquemas. «Empecé la temporada jugando. Luego dejé de jugar. No sé si bajé el nivel para estar fuera», apostilló.

Ahora ha recuperado su lugar en el equipo. Primero con Fran Fernández y, ahora, con Luis Miguel Ramis como entrenador. Dos técnicos que lo han puesto siempre de titular. En el centro del campo ha estado Azeez y otro acompañante. Ha jugado, en distintas fases, con Fran Vélez, Borja Fernández, Joaquín y Pozo. La presencia del malagueño ha hecho que retrasase su posición en los partidos jugados en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Es algo que no le importa mucho. «Ahora lo importante es que estoy jugando otra vez». Y no hay más.

Como tampoco hay más, o no sale ni una palabra de su boca, cuando se le pregunta si su etapa en Almería está siendo todo lo positiva que esperaba. En la pasada campaña no estuvo en el primer equipo hasta enero por contrato. Esta campaña ha jugado algo menos de la mitad de los partidos. Ni una cosa ni la otra hace que piense mal del club ni de la ciudad. «Estoy contento aquí. Almería es como mi casa. Vine desde mi país a Almería hace unos años y era muy joven. Llevo ya bastante tiempo. Es como mi casa y estoy muy contento».