Ideal

UD Almería
Fidel Chaves ha anotado seis goles en esta temporada.
Fidel Chaves ha anotado seis goles en esta temporada. / IDEAL

UD ALMERÍA

Acercarse a la tecla adecuada «sin hacer todo lo contrario a lo que hacíamos antes»

  • Fidel Chaves argumenta que el gran cambio que se ha dado ha sido en cuanto a resultados más que una forma 'mágica' a la hora de trabajar

El Almería lleva siete puntos de los últimos doce posibles. Pudiera parecer que todo lo hecho en el último mes es radicalmente opuesto a lo que se hacía antes. Los números así lo dejan caer. Que el ambiente es distinto, es cierto. Porque, como dijo el martes Nano, «la victoria te cambia el carácter». Pero si solamente se basa todo en ser resultadista, tanto para lo bueno como para lo malo es una sensación a corto plazo. Porque no hay más argumentos que el del marcador en cada partido.

Aunque sea lo que busca todo el mundo, la idea de Ramis es la de sacar el máximo rendimiento a unos jugadores que, en momentos muy concretos, han mostrado su verdadero potencial. Pero algo muy difuminado en el tiempo. Se sabe que está. Otra cosa es que se pueda ver de manera más constante. De ahí que la puntuación desde la destitución de Fernando Soriano, cuatro puntos de Fran Fernández y tres de Luis Miguel Ramis, sea el inicio perfecto para ver realmente al Almería que todos intuyen y nadie ha disfrutado en el último año y medio. Un camino que, como apuntó Fidel, está llevando a que la UDA esté cerca de «la tecla adecuada».

El extremo onubense, al que Ramis le pide más participación por dentro partiendo desde la banda, es de los que no ve el vaso actualmente repleto. Quiere ir paso a paso. El plantel sigue en descenso y, aunque pudiera salir el próximo fin de semana, prefiere que todo se tome con la cautela correcta. «Hemos dado un poquito con la tecla que veníamos buscando durante toda la temporada», dijo. Se nota que no estuvo el pasado curso, porque también se buscó a lo largo de todo el ejercicio anterior sin encontrarla.

Cautela

Pese a esta cautela, no esconde que ahora se sienten mejor a nivel anímico que hace 30 días. «En este último mes se está transmitiendo buenas sensaciones. Somos difícil de batir y estamos más juntitos». Lo que pide Ramis, pese a que parezca que su pensamiento de juego ofensivo es todo lo contrario. El catalán sabe que ha llegado a un sitio con problemas y que, por ahora, no puede poner en práctica el estilo y sistema de juego que pudiera tener en su mente.

Fidel, además, apuntó ayer que los resultados han sido positivos, a excepción de la derrota en campo del líder. Eso sí, matizó o puntualizó que todo podía haber sido diametralmente opuesto y se estaría hablando de que nada había traído de positivo el cambio de inquilino en el banquillo de la UDA. «El día del Lugo se sacó un partido muy importante. Ante el Huesca pudimos ganar y perder en los últimos minutos. Contra el Levante hicimos un buen partido, pero no sumamos». Todo esto le servía de 'presentación' al argumento sobre el cambio que ha podido experimentar el equipo almeriense. «No estamos haciendo totalmente lo contrario a lo que hacíamos antes. Simplemente que hemos tenido un cambio».

Una demostración, con hechos, de que están siendo un equipo con las mismas virtudes y carencias es cuando se ponen encima de la mesa los goles marcados en este periodo. Cinco tantos en cuatro partidos. Pudiera parecer una cifra 'normal'. Que deja de serla cuando en dos encuentros no se vio puerta (Huesca y Levante), un uno se lograron dos goles (Lugo) y, en el cuarto, se marcaron tres (Alcorcón). Algo similar a lo que les ha venido sucediendo. No en vano, el plantel lleva 17 de los 31 encuentros disputados sin celebrar gol alguno. En el lado goleador, en más choques han terminado con el dígito en 3 que en 1.

El '16' aceptó la reflexión y señaló que era el principal motivo por el que estaban en la parte baja toda la temporada. Le quería dar toda la 'responsabilidad' al aspecto mental. Algo de lo que han hablado durante muchas fases de la campaña sin encontrarle, por el momento, solución alguna. «Cuando tenemos un día malo, no logramos hacer las cosas bien y nos quedamos sin puntuar. Hay otros que sin jugar bien logran, al menos, un punto o mantener su puerta a cero. A nosotros nos marcan en los primeros minutos y vamos a rebufo a lo largo de todo el partido. No estamos teniendo ese puntito de regularidad mental que es necesario para salir de abajo», destacó Fidel en su comparecencia ante los medios.

Confianza

Los datos del aspecto goleador son un fiel reflejo de que el plantel del Almería, en el desarrollo de los partidos, se basa en exceso de si está con confianza o no. «La confianza en un jugador es lo más importante. Se dice que es 80% confianza y el resto el estado físico. Que el talento lo saque cada uno el que pueda en cada momento».

Para el onubense, «la confianza que te da el ganar no te la da el perder, por muy buenas sensaciones que hayas tenido». Y lo decía por la derrota en Valencia frente al Levante (líder) por 1-0. A su juicio, se hubiese quedado mejor «con un empate, aunque hubiéramos jugado peor. Se dijo que podríamos haber salido reforzados tras esa derrota, pero yo hubiera preferido habernos traído algo».

Sus palabras no las pronunció solamente para el entorno. Las dijo, también, para que se escucharan o leyeran en el vestuario. Ni todo era negro ni todo es blanco. Ninguno ha aprendido a jugar ahora. «Ahora tenemos una pautas que son diferentes. Pero, dentro de un partido, todos somos ya mayorcitos para analizar a los rivales. Saber en las situaciones que tenemos que aprovechar nuestras armas». También, para ir con intensidad. «Siempre hemos ido con intensidad. Los nuevo técnicos vieron, cuando llegaron, que llevábamos unas semanas sin esa intensidad que ellos querían». Y todos a correr.