Ideal

UD Almería

ud almería

Los detalles

Los detalles
  • Hubo sitio para las críticas hacia un estilo que ni mucho menos cuajó frente al Alcorcón

Fueron varias las ocasiones en las que el Estadio Mediterráneo se hizo notar ante el Alcorcón. En muchas de ellas, para el bien del equipo, con el público congregado en el recinto almeriense cantando el «¡sí se puede!» que tan famoso se hizo tras la última permanencia en Primera División. Sin embargo, también hubo sitio para las críticas hacia un estilo que ni mucho menos cuajó frente al cuadro alfarero.

La victoria, con más oficio, convicción, trabajo y oportunismo que brillo, sirvió para calmar las aguas, pero no para convencer a una afición que, a base de mazazos, ha dejado de confiar a las primeras de cambio. Necesita mucho más para entregarse a un proyecto. El de Ramis tiene mimbres, pero aún no ha dejado nada claro. Soriano también ganaba de vez en cuando en casa y perdía fuera. El aficionado necesita algo más que eso.

Sin embargo, el nuevo técnico unionista sí ha insuflado otro aire al día a día de un vestuario que, ya sin el maño al frente, está aireando algunos de los principales males que arrastraba. La intensidad, esa palabra tan utilizada en el fútbol actual, está siendo protagonista cada vez que un futbolista agarra un micrófono. El último caso, el de Nano, en la jornada de ayer. «Sin desprestigiar a Soriano o a Fran, estamos viendo que Ramis impone mucha más intensidad en los entrenamientos». El malagueño volvió a poner en el punto de mira las más que cuestionables sesiones de trabajo del aragonés, aunque incluyó, para ello, la figura del técnico del filial, con el objetivo de restar importancia al asunto. El mensaje, aún así, fue claro: ahora se está trabajando mejor que hace un mes.

Que el estilo de toque que promulga Ramis termine cuajando no está garantizado. Eso sí, en la búsqueda de su juego el entrenador está dejando ver a un Almería ordenado y con las ideas claras. Hasta que los jugadores asuman los conceptos que el catalán quiere transmitirles, este es el camino. Hay muchos métodos para ganar. Mientras no se pueda con uno, debe haber alternativas.