Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

Goles de oro en la división de plata

Triunfos. Quique González celebra un gol, que cuando lo hace es casi sinónimo de triunfo de la UD Almería.
Triunfos. Quique González celebra un gol, que cuando lo hace es casi sinónimo de triunfo de la UD Almería. / J. J. MULLOR
  • El delantero Quique González ha abierto el marcador para la UD Almería en seis partidos

Oportunista, anticipativo en el área, con buen juego aéreo por anticipación, sacrificado defensivamente, con buena ruptura. Quique González es el hombre de moda de la UD Almería, donde ya suma doce goles, que son tres menos que los que logró la pasada temporada en 40 partidos. Puede que no sea este el único momento. El pucelano le ha dado a la UD Almería muchas opciones de triunfo o de lograr un empate que, cuando no se puede ganar, lo de sumar hay que llevarlo al máximo extremo. Por ejemplo, si algunos de esos partidos que se perdieron en el último minuto hubiesen acabado en empate, la UD Almería estaría ahora fuera del descenso. Pero no hay que olvidar que no sólo se vive de los goles propios. El gesto de concederle a Antonio Puertas la posibilidad de marcar el tercero no es la primera vez que ocurre. Su forma de jugar también habilita a sus compañeros.

Lo cierto es que Quique González, que llegó a la UD Almería en junio de 2014 procedente del Guadalajara, donde demostró su olfato de gol con unos añitos menos, se ha ganado la admiración no sólo de los aficionados rojiblancos -alguno hay que no le da el valor que tiene-, sino también de forasteros. Ya el verano pasado fue objeto de deseo de algunos clubes, incluso de Primera División, como Atlético Osasuna, así como otros equipos de Segunda División como Levante UD o Tenerife. De hecho, su participación en los tres primeros partidos fue 'escasa' para un jugador que una temporada antes hizo quinces importantes goles para el equipo rojiblanco con los que contribuyó a la permanencia del equipo. El gol del partido de Córdoba, en el que se materializó la permanencia, fue suyo.

Era el decimoquinto de una temporada en la que hizo un doblete importantísimo, el que valió para ganar 1-3 en Ponferrada y dio goles victoriosos ante el Girona -para empatar en Montilivi y para ganar en Almería-, o los que sirvieron para empatar con el Valladolid (1-1) en los dos partidos celebrados.

De menos a más

De principio, Quique González se vio envuelto en su posible salida. El verano fue intenso en rumores que le situaban en varios equipos, uno de Primera como Osasuna, y otros de Segunda División como el actual líder de la categoría, el Levante UD, o el CD Tenerife, que ahora ocupa la cuarta plaza y, por tanto, es aspirante firme a disputar el playoff de ascenso a la máxima categoría.

Sin embargo, la cláusula o una cifra inferior incluso a la que no llegó ninguno de los pretendientes -la cláusula es de cuatro millones y el Almería parecía dispuesto a 'tragar' con la mitad- impidió su salida y eso que ha ganado el equipo porque, aunque queda mucha Liga, lo que supone quedarse en la Liga de Fútbol Profesional reporta más dinero que lo pretendido y el pucelano es una de las piezas claves del equipo.

El máximo goleador rojiblanco, que va camino de batir el récord de la pasada temporada, responde con compromiso, dando la cara en cada partido, ya sea para jugar como hombre en punta, hacerlo con acompañante o desplazarse a banda. El año pasado, por ejemplo, se sentía más cómodo en banda, sobre todo por la derecha. Este año, por la escasa participación, primero, de Chuli y su cesión al Getafe, después, se ha visto 'obligado' a ocupar esa posición de referencia arriba, a la que le está sacando un buen rendimiento, como lo demuestran sus goles. Marca un gol cada 198 minutos, necesitando 22 minutos menos que los que necesitaba para ver puerta en la pasada campaña.

Su trabajo

Como es obvio, las cifras le colocan como el máximo goleador rojiblanco en la presente temporada -como también lo fue en la pasada-, pero además es el jugador de la UD Almería que se encarga de hacer el primer gol rojiblanco en seis partidos de los 30 que ha jugado. Lo hizo en Girona, donde la UD Almería sacó un punto y el pucelano puso el 0-1, al transformar un penalti en el minuto 29. Frente al Levante UD abrió el partido con otro gol de penalti, en el minuto 16, y lo cerró poniendo el 2-2, en el 90. Marcó en Zaragoza un gol que podría servir para el golaveraje, misma sensación para su posterior tanto, que fue en Miranda de Ebro y que además puso a los rojiblancos con ventaja en aquel partido perdido por dos errores infantiles a la hora de defender el balón parado. Las dos últimas victorias sumadas, en el Anxo Carro frente al Lugo y en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al Alcorcón, tuvieron su firma al primer gol del partido. En el caso del duelo frente a los alfareros fue el primero de los 'dos y medio' que consiguió marcarle al conjunto del 'irritado' Julio Velázquez, que no encajó bien la derrota sufrida.

Además, frente al Nàstic fue el encargado de cerrar el partido, haciendo el tercer gol de aquel envite en el que el próximo rival rojiblanco dejó su marcador a cero -otra renta importante si hay que hablar del golaveraje-; contra el Córdoba hizo el segundo, también contra el Elche marcó el segundo y sirvió, al fin y a la postre, para ganar el partido (2-1), y contra el Real Oviedo también puso la firma al segundo gol de aquella goleada (3-0).

Está claro que el pucelano aporta dinamismo, velocidad y desmarque, además de su faceta anotadora. Quizás con un palmo más estaría en un equipo mejor.