Ideal

UD Almería
Luis Miguel Ramis lleva ya una semana al frente de la UDA.
Luis Miguel Ramis lleva ya una semana al frente de la UDA. / LOF

UD ALMERÍA

Ramis pide que tengan hambre de gol

  • El técnico de la UDA reconoce que el principal problema de los rojiblancos es la escasa efectividad

Si un equipo lleva 17 partidos, de los 30 disputados, sin haber anotado gol alguno, el problema es fácil de localizarlo. Otra cosa es encontrar la solución para que pueda dejar de ser un inconveniente a la hora de ganar encuentros y, por tanto, sumar los puntos necesarios para salir, en el caso de la UDA, de los puestos bajos de la tabla clasificatoria. El mal puede llegar de muchas maneras distintas. Por nulidad a la hora de crear ocasiones o porque, a la hora de rematar, los atacantes tienen el punto de mira desviado o siempre está el portero de turno para desbaratar el lanzamiento. En los rojiblancos ha sido más la primera opción. Porque en muy pocas ocasiones el más destacado del rival ha sido el guardameta, lo que resume de manera clara lo vivido por los almerienses a lo largo del presente ejercicio. Con la llegada de Luis Miguel Ramis al banquillo capitalino, el objetivo no es otro que mejorar de forma clara los números en ataque. Que en el haber haya más merecimientos para que el debe no sea superior y condene al descenso.

En poco más de una semana como entrenador, Ramis afronta las horas previas para su estreno mañana en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Nunca antes había pisado el recinto almeriense en partido oficial como preparador. Este sábado lo hará ante su nuevo público. Después de debutar al frente del primer equipo de Alfonso García el pasado domingo con derrota en el Ciutat de Valencia frente al Levante, ahora se prepara para ejercer como técnico local. Ayer no podía esconder que «no era un partido más». Pero no por el hecho de ser el primero. Ni tampoco porque se 'presente' ante su nueva afición, tras diez campañas en la cantera del Real Madrid. Ni tampoco porque su única experiencia en el fútbol profesional sea el domingo en Valencia. Lo es por lo que está en juego en el seno del club. Para que se note, desde mañana, su grano de arena en el objetivo de salvar la categoría. Para lo único a lo que ha venido a Almería hasta junio. Todo lo que venga después estará marcado por lo que ocurra en los próximos tres meses.

Olvidando la derrota frente al líder de la competición, todo empieza mañana. Al menos, en cuanto a los puntos que debe conseguir el equipo para tener billete una campaña más en la LFP. Una cita en la que confía por lo que ha ido viendo a lo largo de la última semana. Desde que está al cargo de la primera plantilla, las sensaciones que ha recibido son positivas. Al menos, así lo reconoció ayer. «Está claro que no es un partido más», señaló sobre su situación personal. Su grado de optimismo lo cimienta en lo visto. «Estoy muy tranquilo», porque «ver el trabajo diario de los jugadores y ver que tienen ganas de que llegue el sábado, para trabajar el partido, para seguir teniendo buenas sensaciones y ya que les llegue por fin el premio que merecen».

Buscar el premio

Un premio que tendrá que ser dejar los tres puntos en casa. Para ello, Ramis insistió una y otra vez en que «lo único que vale es ganar. Luego ya veremos si podemos jugar bien, que es nuestra idea». Hacía esta afirmación por el grado de presión que puede tener el equipo para salir de los puestos bajos. Una tensión que impide el mostrar las mejores cualidades de cada uno. Algo que se traduce, sobre todo, en el ataque. De ahí que insistiera, como ha hecho desde su llegada, en que los futbolistas deben 'liberarse' para mostrar su mejor versión y que las victorias que no han llegado antes lo hagan ahora. Para lograr el triunfo, mejorar la aportación goleadora. De los equipos que menos goles ha marcado y, además, mal repartidos. «Es lo más importante a mejorar, porque este juego vive del gol. Lo hemos trabajado y llegaremos con más jugadores al área. Hay que meterle más intensidad a la finalización, más contundencia e ir con más hambre». Dos claves, más y mejor, a la hora de que todo sea diferente.

Lo de decir que llegarán con más jugadores pudo hacer pensar en un cambio de sistema. En Valencia acabó con tres defensas y más de vocación ofensiva. El resultado no se tradujo en gol alguno, pero sí que pudo mostrar al técnico algo de lo que quiere lograr. «Siempre me he sentido más cómodo con cuatro atrás», aunque «en cada caso es distinto». Ante el Levante, «tuvimos que atacar más y no estábamos tan exigidos a la hora de defender».

Frente al Alcorcón, el Almería se podía encontrar con un equipo que jugase con tres centrales y cinco jugadores en el centro del campo, tal y como hicieron en Elche. «Es algo que contemplamos», dijo Ramis. Al tiempo que hizo suya una reflexión de Juanma Lillo sobre los sistemas. «Cuando rueda el balón, nadie se está quieto y hay, durante un partido, múltiples sistemas según un jugador si sube o baja», decía.

Era la teoría de las posiciones, después entró en la de la forma que cree que el partido se puede desarrollar. Sin hablar de lo que pondrá sobre el campo con nombres y apellidos, sí dio algunas pinceladas. «Tenemos que jugar con la intensidad y el ritmo que requiere este tipo de partidos», dado que «sabemos que tenemos una gran responsabilidad».

Espera una cita controlada por el Almería. Sabe que a los rojiblancos no les interesa un partido de ida y vuelta. O, más bien, su concepto de fútbol no es el de disparar todos y confiar en que sea el que más y mejor lo haga. De ahí que su idea mostrada ayer sirva para todos los choques. Reconociendo que habrá de todo. «Aunque habrá momentos complicados como en cada encuentro, espero que trabajemos bien el partido de principio a fin y que tengamos las ideas claras. Hemos trabajado para ello». Fundamental, «no tener precipitación, y sí la suficiente paciencia y tranquilidad para madurar la confrontación».

Del Alcorcón, por tener cuatro puntos más que la UDA y haber sacado solamente siete puntos en todos sus desplazamientos (uno más que los rojiblancos), podría pensar que se encerrará en su campo buscando alguna contra. «Se puede dar esta situación por diferentes motivos, como que lo plantee el adversario o que nosotros le obliguemos a ello. De todas formas, en esta categoría se defiende con orden y te pueden sorprender con transiciones. Debemos tratar de evitarlo no estando desordenados, ni descontrolados. Hay que tener las ideas claras, no precipitarse jugar con intensidad y trabajar para solventar las dificultades que se presenten».