Ideal

UD Almería

UD ALMERÍA

Ximo Navarro cambia su preferencia y ahora le gusta más ser central que lateral derecho

Ximo Navarro volvió a la titularidad ante el UCAM Murcia tras algunas semanas fuera del equipo.
Ximo Navarro volvió a la titularidad ante el UCAM Murcia tras algunas semanas fuera del equipo. / CHEMA ARTERO
  • El defensa granadino ha modificado su discurso y ayer aseguró que prefiere ser central, cuando siempre ha reconocido estar mejor en la banda

Ximo Navarro está cerca de cumplir su tercera temporada como jugador de la UDA. Finaliza contrato el próximo 30 de junio para poner término a lo firmado en el verano de 2014, cuando llegó procedente del Real Mallorca. Un tiempo en el que ha pasado de todo para el granadino en tierras almerienses. Con una lesión que lo tuvo apartado de los terrenos de juego durante casi ocho meses. Con un descenso de Primera a Segunda. Con una salvación milagrosa la pasada campaña de una nueva pérdida de categoría. Y, en la actual temporada, una gran irregularidad en su juego, pese a que ha sido un fijo para Fernando Soriano. Lo ha sido (o fue) como lateral derecho. La demarcación en la que más ha jugado en el Almería. Pero no la única. Ha ejercido de lateral izquierdo y, también, de central. Puesto, en el centro de la zaga, colocado por Fran Fernández. En el estreno del técnico almeriense, el pasado domingo, determinó que el '4' rojiblanco debía actuar de central por la izquierda.

Casualidad o no, jugó su mejor partido del ejercicio. Bien es cierto que tampoco era difícil superar el nivel mostrado a lo largo de la campaña como lateral. Como ejemplo, el choque frente al UCAM Murcia en el que fue superado por Collantes en todos los duelos directos. Una semana después, volvió el Ximo rápido, atento al cruce y determinante. Como el que estuvo, en defensa de cinco, con Néstor Gorosito durante el pasado ejercicio. ¿Recuperación milagrosa o se siente más cómodo de central y Soriano no lo había aprovechado?

La pregunta, haciendo público un diálogo con el anterior técnico, se la hicieron ayer al granadino. Se le dijo que el maño había asegurado, fuera de micrófono, que tuvo una conversación con el defensa en la pretemporada y que éste le había dicho que prefería jugar de lateral y no de central. De ahí que no lo utilizase en dicha demarcación, como sí hizo Fran Fernández en Lugo. Ximo negó que esa charla entrenador-jugador se hubiera producido. Para argumentarlo, señaló que «he jugado de central otras veces». No solamente en la pasada campaña. «Cada año en mi carrera he jugado en esa posición por unos motivos u otros». Así que no le vino de sorpresa que, frente al Lugo, se le pusiera entre Nano y Joaquín. «El domingo, Fran (Fernández) decidió ponerme en esa posición». Para acabar con una afirmación que sorprendió. «Siempre he dicho que me siento muy cómodo como central. También como lateral, pero quizás me guste un poco más jugar de central».

Maldita hemeroteca

La sorpresa llegó al tirar de hemeroteca y comprobar el pensamiento de Ximo Navarro hasta ayer. Al menos, de manera pública, no había mostrado esta preferencia en casi ninguna ocasión. Más bien, todo lo contrario. Como ejemplo, su presentación como jugador de la UDA en julio de 2014. En la misma sala de conferencias del Estadio de los Juegos Mediterráneos en la que ayer cambió su parecer, el granadino afirmó, al ser preguntado si le gustaba más jugar en la banda o por delante del guardameta, que «suelo jugar de lateral derecho. También he jugado de central. Me gusta ser ofensivo por la banda. Aprovecho la velocidad y el aspecto físico». Mostró su preferencia, distinta a la de ayer.

Un cambio de parecer, una falta de memoria, un pequeño matiz o que las circunstancias han cambiado. Todo puede ser. También un cambio de 'competencia'. La primera campaña tuvo a Michel Macedo como lateral derecho. Pero el brasileño no estuvo en su mejor forma. En el pasado ejercicio también estuvo el hoy jugador de Las Palmas. «No pudo dejar a uno fuera el equipo», aseguraba Gorosito para poner la defensa de cinco con Ximo entre los centrales.

En esta campaña, el club determinó que con el granadino iba bien en el puesto de lateral, con el fin de encontrar su mejor versión, y que estuviera Iago Díaz como recambio. Una apuesta que falló a las primeras de cambio y se fichó a Isidoro en el último día del mercado. Pero ni el gallego ni el exElche han sido competencia. De ahí que, pese al mal nivel mostrado, casi siempre fuese titular. Hasta la llegada de Marco Motta. El italiano, sin estar bien físicamente, le ganó el puesto. Volvió Ximo al lateral frente al UCAM y su partido fue para olvidar. Hasta que en Lugo jugó de central. Su mejor versión. Su nueva preferencia.