Ideal
UD Almería

UD ALMERÍA

Tres lustros de una unión consolidada

Miembros del primer consejo de administración de la UD Almería, en su visita al Ayuntamiento de Almería.
Miembros del primer consejo de administración de la UD Almería, en su visita al Ayuntamiento de Almería. / IDEAL
  • El próximo 28 de junio se cumplen quince años del nacimiento de la UD Almería

  • El añorado Rogelio Hidalgo fue el primer presidente, al que sucedió Manolo García; en 2003 llegó Alfonso García al cargo como máximo accionista

El próximo 28 de junio, la UD Almería cumplirá quince años de vida porque, aunque de forma oficiosa el club naciera el 10 de enero de 2001, hasta el 28 de junio de 2001 no se realizó de forma oficial ese traspaso de poderes. Ese día, el Almería CF aprobaba, durante la celebración de la junta general de accionistas, el cambio de denominación de la entidad. Esta nacía sobre las 'cenizas' de la sociedad anónima anterior del Almería CF, y surgía una entidad de nuevo cuño, la UD Almería, cuyo primer presidente fue el desaparecido Rogelio Hidalgo, después de la renuncia de Lázaro López Freniche, en la citada asamblea.

Nacía entonces un nuevo club o, para ser más exactos, el Almería CF cambiaba su denominación para llevar el nombre de Unión Deportiva Almería. El Polideportivo Almería dejaba de competir, llegando a hablarse de una desaparición que no se produjo -de hecho sigue compitiendo y el año que viene participará en la recién creada División de Honor-, pero sí es cierto que muchos seguidores se unieron a esta nueva corriente que trataba de unir el fútbol de Almería, surgida de una idea del añorado Juan Rojas, cuando este llegó a la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Almería.

El primer consejo de administración de la entidad rojiblanca estaba compuesto por cinco consejeros con pasado en el Polideportivo Almería y siete lo habían sido en el consejo de administración del Almería CF. El nuevo equipo, además, tuvo incorporaciones que llegaron del Poli Almería como Juan Ignacio, Velasco, Camarasa, Tenorio y Butra.

El nacimiento

En enero de 2001, el desaparecido alcalde Santiago Martínez Cabrejas anunciaba el nacimiento del nuevo club, cuya denominación se apresuró a estrenar en competición, con la visita a Almería del Cádiz CF, que ganó el partido y deparó la destitución del primer entrenador del equipo, el almeriense José María Salmerón, que este año militará en Segunda División A tras hacer al UCAM Murcia el mejor equipo de Segunda División B. Los más de ocho mil aficionados que se dieron cita en las gradas del Campo Municipal Juan Rojas, en partido disputado con entrada libre, dieron el empujón que necesitaba la idea sostenida por una amplia mayoría de aficionados de unir fútbol almeriense y contar con un solo club representativo de la capital. Algo que desafortunadamente no pudo ver hecho realidad quien más apostó por esa 'fusión', que fue Juan Rojas, fallecido un año antes.

A pesar que el tiempo ha demostrado que aquel Polideportivo Almería sigue vivo, sí es cierto que la llamada 'fusión' ha supuesto el 'cierre de heridas' abiertas por el fútbol en la provincia almeriense, con una masa social que, con el paso de los años, no mira tanto hacia el pasado y sí al frente.

Aquel equipo nacía como única salida viable para el fútbol almeriense, una salida en la que se trabajó desde hacía tiempo y que tuvo oficialidad a partir del día 3 de noviembre de 1999, en la que el fallecido concejal de Deportes, Juan Rojas, se reunió con Onofre Díaz y Gregorio Fernández, como representantes del Poli Almería, y Rogelio Hidalgo y Mariano Blanco, como representantes del Almería CF. Sin embargo, fue Santiago Martínez Cabrejas, el alcalde de Almería, el que oficializó la puesta de largo del equipo almeriense.

Tal y como se informó en su día, hubo dos actas más, que hablaban de las reuniones mantenidas con el fin de llevar a cabo la unificación del fútbol almeriense, sin que la tercera pudiera ser firmada por Juan Rojas, por su fallecimiento. En la presentación, el entonces alcalde de Almería dio lectura al primer acta, en el que el fallecido Juan Rojas expresaba la ya comentada necesidad de la unión, una demanda que, decía entonces Juan Rojas, «sobrepasa lo estrictamente deportivo para haberse convertido en una manifestación social que reclama un solo equipo representativo».

Proyecto

El proyecto inicial, tal y como lo anunció en su día Martínez Cabrejas, tenía tres fases. Una primera ya cubierta con la existencia de un club. La segunda es la de mantener la temporada sin existencia de déficit y que «todos cobren a su debido tiempo». Convencido de que se conseguirá la liquidez esperada, la tercera fase iría encaminada a reforzar patrimonialmente la entidad y, sobre todo, «a añadir recursos que antes no se recababan, al margen de obtener credibilidad en base a un patrimonio y unas instalaciones, con una cartera importante de socios que no sólo vaya al fútbol cada 15 días, sino que tengan otras alternativas». Por ello, ofreció la instalaciones municipales para que puedan ser utilizadas por los socios, sin descartar, por parte del ayuntamiento, la aportación de recursos económicos.

No se ha conseguido completar el 'triplete' de objetivos. Con el primero que todavía persiste, siendo un club sólido que además es el que más alto ha llegado y se mantiene, la segunda fase está más que consolidada, como lo demuestran las cuentas de un club saneado y en el que se cobra al día.

Lo que no se ha conseguido consolidar es el refuerzo patrimonial de la entidad que ahora preside Alfonso García, que su único 'activo' es el de los jugadores y el apoyo económico que nace de la aportación del máximo accionista. Lo de la masa social sí que puede considerarse como importante, si bien es cierto que el presidente rojiblanco desea llegar a los 12.000 abonados como objetivo inminente para la próxima temporada.

La 'puesta en marcha'

El club rojiblanco nació de la dimisión de Lázaro López Freniche en la junta general de accionistas del día 28 de junio de 2001, que dejó vía libre, después de aprobarse la nueva denominación, para la creación de un consejo de administración que estuvo entonces formado por José Guijarro, José Meca, Onofre Díaz, Gregorio Fernández y Paquitico, en representación del Poli Almería. Por el Almería CF quedaron hombres como Rogelio Hidalgo, Guillermo Blanes, Lázaro López Freniche, Manolo García, Emiliana Rubio, Mariano Blanco y Juan Carrillo. Rogelio Hidalgo, fallecido en octubre de 2012, fue el primer presidente, aunque no por unanimidad, pero sí por amplia mayoría, con 12 de los 14 votos emitidos. Hubo un voto en blanco y otro fue para Mariano Blanco.

Manolo García tomaría las riendas con posterioridad, tras una asamblea llevada a cabo el 18 de diciembre de 2002, en la que hubo nuevo consejo de administración formado por Guillermo Blanes, Mariano Blanco, Manuel García, Luis Guillén, Onofre Díaz, Juan José Cabrera, Pepe Guijarro, Emiliana Rubio, Manuel Maldonado, Ernesto Miras, Jesús Verdejo, Miguel Peinado, Javier Brea y José Fernández. García, que es de los pocos que permanece actualmente en el consejo de administración fue quien cedió los 'trastos' a Alfonso García Gabarrón.

El actual máximo accionista de la UD Almería surgió como presidente tras la compra de acciones en el proceso abierto de ampliación de capital. El día 26 de agosto de 2003, en uno de los salones del Gran Hotel Almería, se llevó a cabo el desarrollo de la junta general extraordinaria de accionistas de la UD Almería SAD. En el primer punto figuró el apartado relativo a la revocación de cargos de los actuales miembros del consejo de administración de la UD Almería SAD, que dio pie al nombramiento del que es, hasta ahora, el tercer presidente en la historia del conjunto unionista.

Bajo su mandato, la historia es de sobra conocida, con el importante logro de haber mantenido al equipo en Liga de Fútbol Profesional, tras la primera 'batalla' ganada con Manolo García como presidente. Seis años en Primera División y siete con el equipo en Segunda División A, sólo pasando apuros en la recién terminada temporada, en la que se estuvo al borde del descenso a Segunda División B.