Ideal
UD Almería
Miguel Ángel Corona y Fernando Soriano, dos que no se bajan del barco
Miguel Ángel Corona y Fernando Soriano, dos que no se bajan del barco

UD ALMERÍA

Corona y Fernando Soriano, dos capitanes para buscar el ascenso

  • Los dos centrocampistas continuarán en la UD Almería una temporada más y afrontarán su décima campaña como rojiblancos

Estaban condenados a entenderse y así ha sido esta misma tarde. Al filo de las seis de la tarde de ayer, tanto Miguel Ángel Corona como Fernando Soriano, dos baluartes de la plantilla que preside Alfonso García Gabarrón, dos de los jugadores más comprometidos que ha tenido la UD Almería a lo largo de su historia, seguirán siendo los encargados de llamar a filas al resto de componentes de un equipo rojiblanco que buscará el tercer ascenso a Primera División de su historia, como ambos jugadores, ejemplo de compromiso hacia una entidad de la que son historia viva, presentes en el primer ascenso, a las órdenes de Unai Emery, y también el segundo, como componentes de aquel equipo formado a imagen y semejanza de Javi Gracia y que giró en torno a ambos jugadores.

El primero

Fernando Soriano fue el que primero se puso la camiseta de la entidad rojiblanca -llegó un año antes que Miguel Ángel Corona-, aunque la temporada que el maño estuvo en Osasuna le permitió al talaverano, que llegó en la temporada 2006/07, igualar al que, tal vez o sin el tal vez, es uno de sus compañeros en su carrera como futbolistas.

Soriano, que cumplirá 36 años el próximo 24 de septiembre, se enfundó la camiseta rojiblanca en la temporada 2005/06 y su aportación habla de 288 partidos de Liga enfundándose la camiseta de la UD Almería, en la que ha llegado a marcar 40 goles. Sólo en la temporada 2010/11, la del penúltimo ascenso, estuvo fuera. Ante los continuos intentos por renovar sin ser atendida su petición por la entidad, decidió probar fortuna en Pamplona, pero sólo aguantó un año con el equipo de El Sadar. Almería es su casa y no dudó en hacer las maletas -si es que las había 'deshecho'- para bajar un peldaño y dar un importante empujoncito para lograr su segundo ascenso.

Siempre dispuesto, Fernando Soriano se ha dejado 'el alma' por la UD Almería, con una temporada en la que la ausencia de objetivos la 2005/06, le hizo pasar por el quirófano para llegar 'sano' a la campaña del primer ascenso. Luego, su participación siempre ha sido la de un jugador comprometido con la 'causa', que en la campaña del segundo ascenso rondó los 3.000 minutos de juego, presente en 40 de los 46 partidos que necesitó el equipo rojiblanco para conseguir el ansiado retorno a Primera División, sólo dos años después del frustrante descenso ocurrido en la 2010/11, en la que el maño no se puso la camiseta de la UD Almería, aunque sí la llevaba bajo la rojilla de Osasuna.

Miguel Ángel Corona sí estuvo entonces. El centrocampista talaverano, siempre dueño de la 'magia' llegó al Almería en la temporada del primer ascenso, aquella mágica campaña 2006/07, en la que comenzó una estrecha relación que le llevó a coger el brazalete de capitán y convertirse en líder fuera y dentro de la cancha hasta ahora y, por suerte, una temporada más. Corona es un jugador de los que no hay que ha cumplido 286 partidos como rojiblanco y cuya aportación en goles es de 19 goles, pero es incuestionable lo dado en otros aspectos a un equipo que, como ocurre con Soriano, no necesita llevar la camiseta puesta, es parte de su piel.

El talaverano, con 34 años cumplidos el pasado 12 de febrero, llega a su décima temporada en el conjunto que dirigirá el barcelonés Sergi Barjuan, tal y como sucede con Fernando Soriano. Otro jugador comprometido, cuestionado injustamente por algún sector de los que acuden al campo, aunque no por la afición que sabe del valor añadido de su propuesta. Todos los técnicos han terminado dándole galones y presencia en el terreno de juego.

Jugadores con alma cuya presencia en el equipo rojiblanco debe suponer un 'gracias' de la UD Almería más que una enhorabuena para los dos jugadores. Corona señalaba que estar «muy feliz», además de asegurar que «sólo con seguir jugando aquí ya soy feliz». Soriano hablaba de «honor» cuando se expresaba, «por poder seguir vistiendo esta camiseta».

En cualquier caso, cumplen con una petición casi unánime de la afición. Algunos de sus seguidores decían en las redes sociales que «los mitos deben irse cuando quieran» y todavía no ha llegado el momento. El reto de un nuevo ascenso a Primera División espera a dos jugadores con mucho compromiso.