UD Almería

El Nàstic no encuentra la regularidad en su juego

El Nàstic no encuentra la regularidad en su juego

Vaivenes en el juego, rotaciones constantes, cambio tempranero de técnico y tres refuerzos recién llegados evidencian los problemas del equipo tarraconense

JAVIER GÓMEZ GRANADOSALMERÍA

El Nástic de Tarragona vuelve a estar metido en la lucha por la permanencia. Sus números no son buenos y existe cierta preocupación en el entorno del club catalán por la irregular marcha del equipo. Ya el año pasado se jugó la permanencia en la última jornada frente al UCAM Murcia saliendo ileso de milagro, ya que en el último cuarto de hora de aquel partido los murcianos erraron un penalti que casi certificada su salvación, mientras que los tarraconenses sellaron el gol de la permanencia en tiempo añadido. El caso es que esta temporada no querían repetir problemas y, de momento, no lo están consiguiendo aunque, eso sí, están situados algo mejor que en el pasado ejercicio.

Sólo cuatro semanas duró en el cargo el primer técnico. Lluís Carreras, con prestigio en la categoría, apenas tuvo tiempo de asentarse al frente de su aventura en Tarragona ya que, sorprendentemente y pese a los malos resultados, salió del puesto al mes de iniciar el campeonato. En su lugar se optó por Rodri (Antonio Rodríguez) quien, pese a tener al equipo fuera del descenso, sigue buscando que la regularidad necesaria para escapar de la zona peligrosa. Con Rodri, el Nástic mejoró inicialmente, aunque los vaivenes en juego y resultados son constantes.

El objetivo único del club catalán, esta temporada, es similar al de su próximo rival, la UD Almería. Y no es otro que sellar la permanencia lo antes posible y vivir un año de cierta calma y sin grandes sobresaltos. El sueño de Primera, después de los últimos sustos, aún puede esperar.

Muchos delanteros

Lo más llamativo del Nástic es la cantidad de delanteros con los que cuenta. Todos ellos han jugado minutos y los goles, pese a estar repartidos, han sido conseguidos sobre todo por el nigeriano Uche y por el gallego Barreiro, ambos con seis. Además, en la nómina de atacantes hay dos cameruneses (Emaná y Dongou) un chileno (Juan Delgado) un gaditano (Morente) y un costa marfileño (Jean Luc) Las opciones, por tanto, de cara a atacar las defensas rivales son muy variadas. Aún así, los catalanes no destacan por ser un equipo goleador y acusan, como casi todos los rivales de Segunda, un serio problema para crear ocasiones y sumar dianas.

En el centro del campo Rodri suele utilizar dos pivotes y dos interiores. Gaztañaga, Maikel Mesa y Tejera son los hombres más utilizados en la zona ancha. El primero, pivote defensivo encargado de la recuperación del balón y de apoyar en la salida desde la defensa. El segundo, auténtico comodín con capacidad para jugar en cualquier posición del centro del campo aunque habitualmente escorado hacia la derecha. Y el tercero, es un pivote para la creación, un organizador con buena visión de juego y excelente toque de balón.

Los hombres con perfil específico para jugar en el centro del campo, especialmente caídos a las bandas, están jugando poco al dejar sus minutos a la amplia nómina de delanteros que Rodri reparte por las zonas de influencia ofensiva, como son los extremos y la media punta.

Pese al marcado carácter ofensivo de la plantilla tarraconense, lo cierto es que no existe equilibrio con el resto de las líneas ya que los problemas defensivos, no sólo de la línea de cuatro sino de todo el entramado de cierre, son más que evidentes. Ello ha provocado que haya habido muchos movimientos en la zaga durante la primera vuelta del campeonato. Por la derecha es habitual ver al georgiano Kakabadze, hombre rápido y de proyección ofensiva que, además, es buen defensor. Javi Jiménez y Abraham Minero se reparten los minutos en el costado izquierdo. El primero de ellos, también es un carrilero de largo recorrido mientras que el segundo, por aquello de ser un extremo reconvertido, es casi más un atacante que un defensor, lo que en ocasiones se manifiesta en algún desajuste atrás. Perone, Molina, Suzuki o Carlos Blanco son los centrales de Rodri que, hasta la fecha, no terminan de tranquilizar a la grada tarraconense.

Arzo, para fortalecer la defensa, Matilla para el centro del campo al igual que la última incorporación, Javi Márquez, son, de momento, los refuerzos del mercado invernal con los que se pretende equilibrar una plantilla que ha hecho aguas en algunas zonas del campo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos