UD Almería

«Es un momento para dar la cara»

Fidel Chaves le pega al balón en el último partido disputado ante el Albacete. /JOSÉ LUIS MATARÍN
Fidel Chaves le pega al balón en el último partido disputado ante el Albacete. / JOSÉ LUIS MATARÍN

Fidel asegura que el sábado en Zaragoza «se tiene que demostrar en el campo lo que nos jugamos» | El onubense habla de la necesidad de que el equipo tenga personalidad ante un rival que se juega mucho, «pero no más que nosotros»

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Zaragoza es un lugar idóneo para salir a flote. Un resultado positivo debe ser demostrativo por obligación. La Romareda espera a una UD Almería que deberá mostrar confianza y carácter, pero también personalidad. Fidel Chaves, que compareció ayer en sala de prensa del Estadio de los Juegos Mediterráneos, coincidió con las palabras que dijo Lucas Alcaraz el pasado domingo, al término del partido disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al Albacete Balompié, del que al final se sacó un empate, pero del que se debió luchar con otras armas por la victoria. La cita será ante un Real Zaragoza que cuando vino, en la primera vuelta a Almería, pareció quedar desahuciado por aquel 3-0, pero que es ahora un serio aspirante al ascenso a Primera. Y la UDA, desgraciadamente, lucha por no descender.

El onubense consideró necesario exponer el sábado «sobre todo personalidad», dijo. Para el extremo rojiblanco, en Zaragoza «es un momento de la temporada que lo que se necesita es personalidad. El otro día en rueda de prensa lo habló el míster y estoy de acuerdo con sus palabras». Fue a más un jugador que no se escondió para hablar de su suplencia y que se refirió a ello. «No estaba entrando. Me había caído de las convocatorias porque hay una persona que es el que decide siempre, que es el míster, y había otro compañero hasta ahora».

Sin embargo, no quiso centrarse en el aspecto individual. No creyó que fuese este el momento. «Creo que quedan muy pocos partidos, estamos en una situación que se está apretando todo muchísimo y lo que hay que hacer es mirar por el equipo», sentenció.

Aliviados, pero...

Fidel, que vio el partido del lunes entre el Huesca y Barça B, porque «cuando se va acercando el tramo final de temporada siempre estamos un poco pendiente de los rivales directos», habló de la suerte que supuso la derrota del Barça B, pero no para lanzar las campanas a vuelo. «Seguimos teniendo un poco de margen con los puestos de descenso, pero no hay que relajarse porque sabemos que hemos perdido distancia en estas últimas jornadas y hay que seguir fuertes».

Y es que los números hablan de la UD Almería como uno de los peores equipos de Segunda División en la segunda vuelta. No se escondió el futbolista onubense para refrendar unos resultados que son también 'aval' de las sensaciones. «La realidad es esa, al final son números y las estadísticas están para romperlas. En la primera vuelta tuvimos una racha muy negativa que costó el cese del entrenador y luego hicimos unos números muy buenos, conseguimos ganar dos partidos fuera de casa, el equipo transmitía sensaciones, con dos o tres victorias consecutivas».

De todas formas, no habló tanto de lo que ya ha pasado y sí más de lo que está por venir, con ejemplos que hablan de la dificultad que espera a los rojiblancos. «Son siete jornadas, son las más difíciles, todos los rivales son difíciles. Estamos viendo que el otro día el Granada, que tiene uno de los mayores presupuestos de la categoría, va a Sevilla, un rival que está prácticamente descendido, no consigue ganar, hace unas semanas pierde en Lorca. Todos los partidos son difíciles al final de temporada».

Por todo su consejo fue claro. «Si intentamos desviar o mirar el calendario, al partido frente al Barça dentro de dos semanas, que indudablemente va a ser importante, pero igual de importantes son estos tres puntos de esta semana en La Romareda, que los que sean aquí en casa contra el Barça B».

Dificultad con el gol

Cierto es que aquello de conseguir victorias ahora parecen más complicados de sumarse, aunque curiosamente hay equipos que están en la pelea, incluso peor clasificados que parecían desahuciados, que sí que suman, como consecuencia del gol, que no tiene la UDA. «Indudablemente, si no marcas es difícil que ganes. Nos está costando hacer gol, estamos en una racha que esperamos romper lo más pronto posible, no hemos sido un equipo muy goleador durante toda la temporada».

El propósito que dijo tener claro el jugador onubense habla que «de aquí a final de temporada estemos todos un poco más acertados y que seamos un equipo más goleador y nos valga para ganar partidos».

De todas no es sólo el gol. Fidel explicó ayer que «es un cúmulo de circunstancias. Ofensivamente no estamos siendo un equipo muy realizador, excepto Rubén que ha estado muy entonado». Consideró que «todos tenemos que exigirnos mucho más. Tampoco es que generemos muchas ocasiones y eso no es solo culpa de los delanteros, es culpa de todo el equipo».

Sin embargo, su petición fue encaminada al resultado más que a la firma. Deseoso de que «tanto Pablo (Caballero) como Juan (Muñoz) o Soleri puedan hacer goles que valgan puntos», valoró más eso, insistiendo en que «el que haga los goles que valgan puntos. El otro día lo hizo Marco Motta, que creo que nos ha dado algún punto, el día del Córdoba hizo un gol muy importante, pero como digo, que los goles que hagamos sirvan para ganar puntos. Y si este año no están entrando, que entren el año que viene, pero que consigamos el objetivo, que es lo más importante».

Demostración

Todo empieza el sábado. Hay por delante una Liga de siete jornadas en las que hacer lo mismo que los rivales de abajo, con La Romareda como punto de partida. «Es un momento para dar la cara, dar un pasito hacia delante todo el equipo, todos los jugadores, en un campo en el que va a haber un ambiente espectacular, ellos se juegan muchísimo, pero no más que nosotros. Se tiene que demostrar en el campo lo que nos jugamos y no sólo esta semana contra el Zaragoza».

El onubense explicó que su propósito es que esa demostración se prolongue en el tiempo. «De nada vale hacer un buen partido en Zaragoza, sacar un punto y luego venir a casa y pinchar. Quedan siete partidos, hay que afrontarlos como lo que son, como lo que nos estamos jugando, que nos estamos jugando la permanencia en Segunda División, en una temporada en la que parecía que no íbamos sufrir tanto porque hemos tenido un colchón de puntos importantes en jornadas anteriores, pero estamos atravesando una mala racha y hay que ponerle fin lo antes posible».

El hecho de que el Zaragoza haya visto frenada su progresión con una derrota normal ante el Rayo, pero con el tropiezo en casa frente al Sevilla Atlético supone una puerta abierta. «Sí, también ellos irán con las orejas más de punta por ese traspié que tuvieron. Cada partido es muy diferente, nosotros todavía no hemos empezado a prepararlo porque ha sido un entrenamiento de recuperación y compensación, pero prepararemos el partido enfocado a hacer un partido largo, no cometer error sobre todo en los primeros minutos, que no se pongan por delante, porque sabemos que va a haber un ambiente bastante bueno, que con el paso de los minutos podamos hacerle daño», señaló, consciente de que la UDA tiene armas «para ganar en Zaragoza, estoy totalmente convencido de ello».

El pasado

Sirve como referencia de la capacidad de hacer buenos partidos lo exhibo en campos como El Sadar, Carlos Tartiere, Zorrilla o Los Cármenes, donde se perdió, pero se dejó buena imagen. «Al final son detalles de por qué nosotros estamos abajo. Son equipos que o tienen más calidad que nosotros o tiene jugadores que están muy acertados arriba como nos ha pasado con rivales como estos. Los pequeños detalles son muy importantes, lo hemos visto en este tipo de partidos y hay veces que contra otros rivales ese mismo partido ta vale para puntuar».

Pensar en el duelo de Zaragoza es hacerlo en visitar «un campo muy difícil, que hay que hacer las cosas muy bien para poder puntuar en La Romareda y esperamos hacer una buena actuación como la que hemos hecho en esos campos, pero que esta sirva para dar puntos, porque lo que vale ahora, a estas alturas, son los puntos que logremos», afirmó el extremo.

Lo que se sume servirá para llegar los 50. Fidel no busca menos puntos. «La realidad es que hablábamos hace seis o siete jornadas y decíamos que este año con dos equipos prácticamente descendidos, a lo mejor con 46 o 47, pero al final el cuento de la lechera y como no hagas 49 o 50 son problemas, hacer cálculos, mirar a un equipo o a otro, sacar la calculadora cada 20 minutos. Creo que hay que centrarse en hacer los 50 puntos». Valoró el hecho de tener el golaveraje ganado a algunos equipos, como el hecho de tener «partidos contra rivales muy directos, que van a marcar esos puntos, pero yo me marco llegar a los 50 y dejar la calculadora a un lado porque así evitaremos problemas», concluyó.

 

Fotos

Vídeos