UD Almería

Mil menos que hace un año

Mil menos que hace un año

El Almería es el decimocuarto equipo de la Liga en número de abonados, con mil menos que en la pasada | El número de seguidores que acude al Juegos Mediterráneos ha ido bajando en las últimas campañas por los malos resultados del equipo

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Acción, reacción. El Almería es el decimocuarto equipo de la categoría en número de abonados. El conjunto rojiblanco, uno de los siete equipos que no cierra la campaña de abonos, se aproxima a los 8.000 abonados -7.935 a día de ayer-, que distan mucho de ser los 10.832 que firmaron el 'contrato de afiliación' en la primera de las últimas cuatro temporadas en la categoría de plata del fútbol español, la 2015/16, en la que el equipo, tras el descenso de Primera, apostó por hacer un buen equipo a base de firmar jugadores que individualmente iban bien, pero en conjunto depararon un fracaso que estuvo a punto de dar con los huesos en el 'otro fútbol', la Segunda División B.

Esa forma de salvarse en la última jornada, sin duda, afecta y provoca desazón en los aficionados. Por eso decrece paulatinamente el número de abonados año tras año. Una temporada después, la cifra fue de 9.724 abonados, unos seiscientos más que en el pasado curso, donde se llegó a los 9.153 abonados.

De este modo, ese descenso en sensaciones, con las decepciones sufridas desde el descenso de Primera División a la ahora llamada Liga 1|2|3 han pasado factura. El Almería llegó ayer a los 7.935 abonados, que son más por los últimos triunfos conseguidos por el equipo, que pueden verse aumentados porque la campaña no se cierra, como queda dicho, algo que sucede también en equipos como Las palmas, Cádiz, Málaga, Extremadura, Lugo y Reus.

3.000 socios menos

Casi 3.000 socios ha perdido el conjunto almeriense desde que descendió a Segunda, unos por motivo de trabajo, pero da la sensación que muchos por haberse cansado de ver a su equipo en el campo sin cumplir sus expectativas. Hoy, en los foros, se habla de querer subir, sin tener en cuenta que, por ejemplo, la recaudación por abonos no da para pagar los seguros sociales de la entidad; otros prefieren ver el fútbol en casa, por diez euros al mes, con refrescos, cerveza y aperitivos, sin sufrir por el calor o el frío, que en Almería también suele hacer en los meses de invierno. Otros, por ejemplo, el hecho de no haber vuelto lo asumen como un castigo a la gestión de sus dirigentes. El hastag #Alfonsoveteya también aparece en las redes sociales como una crítica a la gestión de quien, no hay que olvidar, puso a Almería en el mapa futbolístico con un equipo representativo -llámese AD Almería, Almería CF o cualquier otra denominación- que en todos sus años unidos jamás estuvieron más de diez temporadas en una de las dos primeras categorías del fútbol nacional. La UD Almería lleva, desde que llegó Alfonso García, entre los 42 equipos más importantes del fútbol nacional.

El caso es que esta temporada el estadio de los Juegos Mediterráneos presenta menos seguidores en sus gradas, lo que sí parecen que son más fieles, pues han ido 'congeniando' con la idea de un equipo 'modesto', pero que se deja el alma en cada partido y eso se premia con la comunión con la grada. De todas formas, no han ido todos los abonados, con una media de 7.647 aficionados -6.737 ante el Tenerife, 8.955 ante el Málaga, en Liga, y 7.251 frente al Zaragoza-.

El Sporting, a la cabeza

El Almería se sitúa en la zona media-baja en cuanto a número de abonados en la categoría, muy lejos de los primeros puestos. En lo más alto se vuelve a situar el Sporting de Gijón, equipo que, a pesar de que la temporada pasada tampoco logró el ascenso pero que sí jugó el playoff, mantiene a la hinchada fiel en busca de lograr el objetivo. Y eso que todavía no ha cerrado su campaña de abonos, lo hará el próximo 30 de septiembre. Por el momento cuenta ya con 23.300 socios.

Muy cerca se ha quedado otro club con gran bagaje en el fútbol español como es el Real Zaragoza, que también peleó a través de los playoff por regresar a Primera pero se quedó a mitad de camino, 'cruzada' que viene intentando desde su descenso en la 2012/13. Con un proyecto ambicioso, tendrá el respaldo este año de 22.500 abonados.

Por detrás de los dos líderes en este particular ranking aparecen los tres equipos que llegan esta campaña procedentes de Primera. El Deportivo, con muchos problemas para ubicar a sus aficionados por el momento al estar su estadio con unas obras de mejora de las instalaciones, cuenta con 21.500 abonados, una vez que se ha cerrado el periodo para adquirir el carné blanquiazul. Por detrás llega la UD Las Palmas, que ya no alcanza la cifra de los veinte mil y se queda en 18.200, aunque en este caso quien quiera puede obtener su carné durante toda la temporada, porque no se cierra la campaña. Algo que comparte el Málaga, que supera por poco los 18.000 socios hasta la fecha pero que espera que con los buenos resultados sume adeptos hasta alcanzar los 20.000. A esas expectativas se acerca el Real Oviedo, con los mismos abonados que el Málaga y que, en su caso, mantiene la posibilidad de ser socio carbayón hasta final de este mes de septiembre.

El Cádiz, debilitado por las bajas este curso y en plena batalla interna para recomponer su directiva tras el 'caso Líbero', que ahora se ha cobrado el puesto de Juan Carlos Cordero como director deportivo, mantiene sin embargo a una afición fiel que ha vuelto a responder y se sitúa en los 16.200 a día de hoy y sin una fecha para el cierre de su campaña.

Lista de espera

Osasuna, que no ha empezado de la mejor manera, representa el caso más evidente de afición fiel, ya que de nuevo, por tercer año consecutivo, ha agotado el cupo disponible en El Sadar, 15.500. Mantiene una lista de espera abierta mientras estudia cómo reformar el estadio para atender la demanda de su afición.

También llama la atención el caso del Córdoba, que ronda los 15.000 socios a pesar de que, a diferencia de los antes mencionados, su objetivo no es estar en los puestos altos de la tabla sino la permanencia, algo que logró el pasado curso milagrosamente y que espera obtener de nuevo de la mano de Sandoval. En este caso, a la fidelidad blanquiverde se unen precios muy reducidos -desde menos de 100 euros- y promociones que han ayudado a engrosar sus cifras.

Un recién ascendido a Segunda como el Elche cuenta ya con 13.000 socios, una buena cifra aunque alejada de un aforo total de 33.700 espectadores en el Martínez Valero. El Tenerife, pese a una decepcionante temporada pasada, ha logrado superar los 10.500 socios. Tampoco esta temporada ha empezado de la mejor manera y ya ha destituido a su entrenador, Joseba Etxeberria, y ahora se encomienda a un ex de la UDA como José Luis Oltra para recuperar la buena senda.

El Mallorca ha logrado también alcanzar los 10.000 abonados en su regreso a la 'división de plata' tras solo un año de transición en Segunda B y por el momento ha comenzado con buen pie la competición.

En del decimotercer puesto de la lista aparece el Granada, que espera que este sea un año de transición para volver a convencer e ilusionar a aquellos que se han bajado del tren por culpa de tantas decepciones acumuladas.

La UD Almería se queda cerca de los 8.000 abonados, como el decimocuarto 'clasificado' del ranking, con opciones de mejorar porque la campaña está abierta de forma permanente y los últimos resultados han reactivado a los 'aficionados dormidos'.

El Albacete y el Extremadura se mueven en cifras similares, que no alcanzan los ocho mil pero están muy cerca. Algo por debajo aparece el Nàstic (6.300), otro de los equipos que presumiblemente se moverán por la zona media-baja de la tabla y cuyo objetivo no puede ser otro que la permanencia.

Los últimos puestos de la tabla de los equipos con menos abonados corresponden a clubes de ciudades pequeñas como el Numancia de Soria (3.900 socios) o el Lugo (3.600), además de localidades de envergadura poblacional pero con fuerte presencia de grandes clubes a su alrededor que le restan incondicionales irremediablemente. Es el caso del Alcorcón (2.800 socios) o el Rayo Majadahona. El caso de este último es peculiar, pues su estadio del Cerro del Espino, lugar de trabajo del Atlético de Madrid, no cumple con las normativas que impone LaLiga y por el momento, gracias al acuerdo que mantiene con el club colchonero, disputa sus partidos en el Wanda Metropolitano, que evidentemente se le queda inmenso para su reducida masa social. El Reus tampoco alcanza los 2.500 socios, muy influenciado por la cercanía del FC Barcelona y lo que el club azulgrana supone en toda Cataluña.

 

Fotos

Vídeos