UD Almería

El miedo se apodera de la vergüenza

Los rojiblancos se mostraron inofensivos de cara al gol en su enfrentamiento en Reus./IDEAL
Los rojiblancos se mostraron inofensivos de cara al gol en su enfrentamiento en Reus. / IDEAL

La mitad de los 22 equipos de la Liga 1|2|3 se quedaron sin marcar en la última jornada en la que sólo se anotaron 13 goles

JORDI FOLQUÉALMERÍA

Los entrenadores y demás profesionales se cansan de decir que «cada jornada que pasa es más difícil lograr puntos». Las pruebas dan la razón en gran parte, aunque hay equipos, como un Sporting, que es el próximo rival de la UDA, que suma cinco victorias de forma consecutiva, que se empeñan en demostrar que la valentía suele tener premio. Sobre todo si se mide ante otro conjunto en el que el 'miedo' se ha apoderado de la 'vergüenza'. Lo segundo es respeto, algo clave en esta categoría. Lo primero es darle al oponente argumentos para ir a por el débil en busca de los tres puntos en juego.

En la pasada jornada hubo mucho de miedo. La UDA fue una prueba muy clara. Jugaba ante un equipo que le superaba en la tabla en tan solo un punto. Pero la sensación fue de más diferencia entre el victorioso Reus y el cuadro almeriense. Y eso que el marcador final fue de 1-0. Un resultado que no fue casual a lo largo del fin de semana. Sobre todo el '0' en el casillero de goles de un contendiente.

11
La mitad de los equipos se quedaron sin marcar en la última jornada disputada.
5
Media decena de clubes lograron los tres puntos marcando solamente un gol.
Por la mínima
Junto al Reus, verdugo de la UDA, Sporting, Alcorcón, Sevilla Atlético y Granada vencieron con un tanto.
Premio sin goles
En el Albacete-Cultural y en el Lugo-Valladolid el marcador no se movió y y sumaron un punto.
Doblete goleador
Tenerife, frente al Lorca, y Osasuna, en casa del Barcelona B, lograron marcar dos goles cada uno.
La mitad
Sumando todas las jornadas, la media de goles era cercana a los 26 (25,8). En la cita 32 se sumaron 13 únicamente.

Porque la mitad de los equipos se quedaron sin celebrar gol alguno. Los almerienses no estuvieron solos en este apartado. Pero ya se sabe que 'mal de muchos, consuelo de tontos'. Algunos lograron sumar algún punto porque mantuvieron su puerta a cero. Aunque la mayoría vieron que el rival de turno, hiciera mucho o poco, se llevaba los tres puntos. La valentía superando al miedo. Que cada vez es mayor.

Sin puntería

Sea por miedo o porque el punto de mira no estuvo muy nivelado, lo cierto es que se vieron solamente 13 goles en los 11 partidos disputados. Una cifra que ya de por sí es pobre. Pero que lo es aún más cuando se comprueba que la media, a lo largo de las 31 jornadas precedentes, es de 25,8 tantos marcados a lo largo de cada fin de semana en la Liga 1|2|3. Justo la mitad de los que habitualmente se ve en los campos de fútbol de la categoría.

Ni tan siquiera que jugaran los cuatro primeros entre ellos hizo que se vieran más goles. Más bien, al contrario. El Huesca empató en Cádiz (1-1) y el Sporting le ganó al Rayo (1-0). Porque el miedo está en todas las posiciones de la tabla. No hay equipo que no quiera, como mínimo, mantener lo que tiene. De ahí que se diera por bueno cualquier punto conseguido. Tanto por arriba como por abajo.

Porque una cosa es que sea una Liga muy igualada, que lo es, y otra que solamente dos equipos puedan celebrar un par de goles en un partido.

Pensar que se está cada vez más cerca del objetivo que cada uno se pone. Los que luchan por el ascenso. Los que intentan meterse en los play off. Y los que buscan evitar el descenso a Segunda B. Todos los que puntuaron lo valoraron de forma muy positiva. Hasta Cultural y Córdoba, que no pasaron del empate en sus respectivos encuentros, lo celebraron porque recortaban un punto ante conjuntos como Nàstic, Barcelona B y UDA, grandes perjudicados del pasado fin de semana entre los que están fuera del pozo y ven que se les acerca.

Los que demostraron ser 'muy superiores' esta jornada fueron Osasuna y Tenerife. El primero para engancharse de nuevo a los puestos altos y recuperar la senda de la victoria y demostrar el motivo por el que es, junto al Nàstic, el más poderoso a domicilio de la categoría. En cuanto a los insulares, continúan con su idilio como local desde que Joseba Etxeberria tomó el mando del banquillo. Ambos anotaron dos goles, algo que nadie de los otros 20 conjuntos pudo lograr. La diferencia más grande en el marcador que se pudo ver durante el fin de semana.

Cada vez más caro

Pasan las jornadas y se entra ya en las diez últimas de la fase regular. Lo vivido este pasado fin de semana puede ser un reflejo de lo que espera. Al menos, hasta que los clubes vean que con empates no les basta para lograr acabar la temporada en la posición que han venido persiguiendo a lo largo del curso.

Ahí, como pasa en cada ejercicio, llegarán las prisas. Los resultados que, visto lo visto este pasado fin de semana, serían sorprendentes. Pero ya se sabe que cuando un equipo está 'relajado' y el otro 'de los nervios' puede pasar de todo. Plantillas que, con todo hecho, bajan un tanto el pistón. Lo que es aprovechado, en teoría, por los que deben aprobar el examen final sin haber estudiado en exceso durante el curso.

Pero para que eso llegue debe pasar todo el mes de abril. El que empieza el próximo domingo. Cuando la UDA reciba al Sporting de Gijón. Un conjunto que ha logrado 16 puntos en sus 15 salidas en lo que va de campeonato. Con partidos en los que la media dice que se suele ver un gol por cada conjunto. Prácticamente igual que la UDA. Eso sí, mientras que los asturianos han perdido siete encuentros, los almerienses han vencido en el mismo número.

Al menos en lo global se presenta un duelo igualado. Aunque las rachas de ambos son ahora contrarias, en favor de los de Rubén Baraja. Pero en esta categoría todo cambia muy rápido. Hasta la puntería.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos