Almería B

Merecida derrota, demasiado castigo

Alberto Toril intenta el remate ante Lucho, que acabó sin fortuna. /FELIPE ORTIZ
Alberto Toril intenta el remate ante Lucho, que acabó sin fortuna. / FELIPE ORTIZ

El filial le pone en bandeja el triunfo al Sevilla Atlético, más claro tras la diferente vara de medir

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Mala pinta tiene la cosa. El Almería B no fue capaz, ayer, de revertir una situación que dura ya mucho tiempo, porque la victoria en la anterior cita en casa, ante el Malagueño, maquilló con puntos una mala imagen continuada -sexta derrota en siete partidos-. Ayer no fue demasiado mejor, si bien es verdad que mantuvo el tipo, aunque sigue concediendo mucho a sus rivales. Cuando estos tienen calidad, como es el caso del Sevilla Atlético, terminan 'matándote'. Por eso llegó el primer gol con un jugador de los 'bajitos' ganando de cabeza a muchos 'tallos' y, a partir de ahí, reacción en cadena. El segundo, un 'churro', llevó el partido al descanso con un claro 0-2.

En la segunda parte, cuando pudo llegar la reacción, la vara de medir de Sáez Vital no fue la misma. Javi Moreno se fue a la calle por hacer lo mismo que, con 0-1, Chris Ramos sobre Igor Engonga, que encima el central rojiblanco debe dar gracias porque pudo ser haberle hecho un destrozo en la rodilla. La fea acción se quedó en solo cartulina amarilla.

Concesiones

Aunque el Almería B tuvo más llegadas de salida, ninguna terminó con la finalización esperada. Sin embargo, el Sevilla Atlético, en la primera acción de la que dispuso consiguió adelantarse en el marcador como consecuencia de una concatenación de errores. En el minuto 7, Bryan Gil subió la banda izquierda, nadie cerró el centro y Lara, anticipándose a Guille Lara en la salida, consiguió meter la cabeza para poner en entredicho el resultado.

No cambió el decorado. El filial rojiblanco siguió intentándolo, pero sin acierto en el último pase, mientras el conjunto hispalense continuó pisando las inmediaciones del área rojiblanca, haciéndolo con sensación siempre de peligro, aunque sin ocasiones reseñables, sacadas por la defensa de los de Esteban Navarro. En el 25, una falta sacada de la manga por Sáez Vital se fue rozando el palo derecho de la meta de Guille Lara. Sin embargo, en la siguiente llegada, una acción prácticamente sin peligro, el balón en profundidad sobre Chris Ramos lo despejó Guille Lara con el infortunio de que de rebote se introdujo en la meta rojiblanca.

El Sevilla Atlético le cedió el balón a un filial unionista sin ideas para sacarle partido, con el equipo de Luci Martín tirado atrás a la espera de salir en velocidad ante la necesidad de los de Esteban Navarro por hacer algún gol que les metiera en el partido. Solo al final de la primera parte, en el 45, un disparo de Javi Moreno que se fue fuera mostró el escaso poder ofensivo de los rojiblancos en la primera parte.

La expulsión

De salida en el segundo tiempo, Esteban Navarro optó por tener más presencia arriba dando entrada a Darío Guti en lugar de Dani Albiar. Así, en el minuto 49, consecuencia de una falta sobre Javi Moreno, el Almería B estuvo cerca el gol, pero el disparo de Darío Guti se marchó fuera después de tocar en un defensor del conjunto sevillista, cuyo saque de esquina se lanzó sin ningún tipo de consecuencias.

La propuesta rojiblanca empezó a imponerse ante un Sevilla Atlético bien plantado en defensa, basculando muy bien, propiciando que no hubiese espacios. En el minuto 56, una acción de Javi Moreno acabó con servicio de este para Igor Engonga que, de espaldas a la portería, mandó el balón a la cruceta de la meta defendida por Lucho, en una fase del partido en la que los rojiblancos llevaron el peso, pero el Sevilla Atlético dispuso de llegadas. Chris Ramos, en el minuto 57, no acertó cuando lo tenía todo a favor y mandó el balón al cuerpo de Guille Lara, que despejó el balón.

Al Almería B no le salió nada. En el 59 se quedó con un hombre menos por la expulsión de Javi Moreno. El conjunto rojiblanco se desarmó. Sin cerrar la banda derecha del ataque sevillista, llegó el tercero en una acción de Lara por esa banda. Su disparo, en el 65, tras tocar en un defensor, lo despejó como pudo Guille Lara, pero el balón le cayó a los pies de Curro que lo dejó en la portería rojiblanca.

Y sin tiempo para madurarlo, en el 67, marcó el cuarto Chris Ramos, aprovechando un buen servicio de Bryan Gil al espacio, con la defensa del conjunto rojiblanco fuera del sitio, situación que se escenificó en el 74, en una contra en la que el balón le cayó a Chris Ramos, su disparo, tras despejarlo Guille Lara le cayó al propio delantero sevillista que se lo puso a Mena para que hiciera el quinto.

El filial almeriense maquilló el resultado con un penalti cometido por Amo que transformó Alberto Toril. Aún pudo recortar más las diferencias Óscar Lozano, en el 77, pero su disparo se fue fuera por poco, en una de las pocas acciones de un partido viciado y perdido por méritos propios.

 

Fotos

Vídeos