UD Almería

Cuando merecer llega a destiempo

José Romera, que subió la banda varias veces, intenta superar a Javi Márquez, al que le provocó una amarilla. / AGENCIA LOF | VÍDEO: LALIGA

El equipo rojiblanco remonta ante el Nàstic cuando no lo merece y empata cuando era acreedor a vivir tranquilo

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Un punto que, cuando no se pueden lograr los tres, no es mala renta, pero que llega por el capricho de los merecimientos a destiempo. Lo cierto es que la UD Almería fue co-protagonista de un partido raro, en el que el Nàstic se adelantó en el marcador nada más comenzar el partido y al equipo rojiblanco le costó meterse. Impreciso en defensa, permitió que el rival 'viviera' ilusionado, aunque sin proponer un fútbol vistoso, más de 'arreones' que de otra cosa. De hecho, sin mucho, el Nàstic logró colocarse con ventaja y hasta pudo aumentar las diferencias. El Almería, cuando menos lo merecía, consiguió remontar con un doblete de Lucien Owona, antes del descanso, a pase ambos de un Juan Carlos Real que se tuvo que ir antes de tiempo por expulsión y que no estará la semana que viene ante el Extremadura.

En la segunda parte, se vio un mejor Almería que tuvo más llegada, que controló el balón, que buscó y encontró los espacios y que mereció jugar más tranquilo hasta el final. Sin embargo, si cuando no mereció ganar, ganó, cuando no mereció sufrir, sufrió. Una falta inexistente de Andoni López, que se anticipó al centro de Sebas Coris para despejar limpio el balón -la sancionó quien 'menos' podía vera, el auxiliar-, dio pie al gol de Manu Barreiro para dejar a la vista un partido diferente en el que el Nàstic de Tarragona empujó sin opciones y el Almería se defendió con criterio para por lo menos no perder.

Es lo que tiene el fútbol, que se gana cuando no se merece o se sufre cuando tampoco. Lo cierto es que el Almería remontó el partido cuando el Nàstic estaba mejor y pasó a sufrir cuando en realidad había hecho méritos para dejar el encuentro visto para sentencia.

Mal posicionados

Salió intenso el Nàstic, aunque el Almería también lo hizo con ganas y estando siempre cerca del área de Isaac Becerra, con presión en la salida de balón del conjunto tarraconense. De todas formas, en el minuto 2 hubo desajuste defensivo de la UD Almería y un balón filtrado entre la zaga rojiblanca por Abraham Minero le cayó a Imanol García que puso al conjunto tarraconense con ventaja.

El Nàstic no modificó su propuesta futbolística. Trató de filtrar balones a sus hombres de arriba, sobre todo a Manu Barreiro, siempre a las espaldas de la zaga rojiblanca, con problemas para defender y dejando huecos que trató de aprovechar el equipo de Enrique Martín, como en el 13, con un balón para Luis Suárez que no terminó de fructificar. Tampoco lo pudo hacer en el 15, tras una pérdida en la salida de balón aprovechada por el delantero colombiano, que disparó cuando había compañeros en mejor situación.

El Almería, equivocado en su propuesta, buscó a Álvaro Giménez, obligado a pelear en inferioridad con los tres centrales del equipo tarraconense. Lo intentó, de todas formas, desde lejos Juan Carlos Real, en el minuto 18, con un disparo que debió despejar como pudo Isaac Becerra para evitar las tablas. El equipo indálico intentó meter el miedo en el cuerpo al equipo de Enrique Martín.

2 Gimnàstic de Tarragona

Isaac Becerra; Djetei, Raúl Albentosa, Fali Jiménez; Sebas Coris (Brugui, m. 68), Ramiro Guerra, Javi Márquez (David Rocha, m. 55), Imanol García, Abraham; Luis Suárez (Ikechukwu Uche, m. 74) y Manu Barreiro.

2 UD Almería

René Román; José Romera, Lucien Owona, Ángel Trujillo, Andoni López; Joaquín Arzura (Yan Eteki, m. 66), César de la Hoz; José Corpas (Juanjo Narváez, m. 66), Juan Carlos Real, Luis Rioja, y Álvaro Giménez (Sekou, m. 90).

Goles
1-0, m. 2: Imanol García. 1-1, m. 37: Lucien Owona. 1-2, m. 42: Lucien Owona. 2-2, m. 63: Manu Barreiro.
Árbitros
Pizarro Gómez, perteneciente al colegio madrileño. Amonestó a Javi Márquez (m. 19), Luis Suárez (m. 45), Raúl Albentosa (m. 55), del Gimnàstic de Tarragona, y a Andoni López (m. 61) y Yan Eteki (m. 67), de la UD Almería. Expulsó al rojiblanco Juan Carlos Real (m. 86 y 88).
Incidencias
Partido correspondiente a la decimoquinta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Nou Estadi, con 8.436 espectadores.

De todas formas, el Almería se mostró indeciso en defensa, cuando empezó a tener el balón con más intensidad. En el minuto 24, un centro de Fali no llegó a rematarlo Manu Barreiro. Pero, en el minuto 26, Isaac Becerra tuvo que intervenir y despejar el balón a saque de banda, tras una acción entre Juan Carlos Real y José Corpas que acabó con centro envenenado del jugador linarense.

Sin calidad, pero con insistencia, el Nàstic tuvo llegada. En el minuto 30, el balón se movió de izquierda a derecha, con pase de Imanol García para que Sebas Coris, solo ante René Román, intentara el disparo. La pierna de Lucien Owona evitó el segundo, enviando el balón a saque de esquina.

De la indecisión al acierto

El Almería, indeciso en tareas defensivas, perdió el sitio y el Nàstic encontró el hueco en el 36, con una acción de Imanol García que empaló mal el balón y mandó por encima del larguero un excelente servicio de Sebas Coris, en una fase en la que los de Fran Fernández no daban muestras de estar presentes en el partido.

Sin embargo, cuando peor estaban las cosas, el Almería entabló el partido y escenificó las ganas, más que los merecimientos, para poner las tablas. Transcurría el minuto 37 cuando un saque de esquina de Juan Carlos Real al corazón del área lo remató Lucien Owona de cabeza para empatar el partido y ver de otro modo. Tanto que en cinco minutos consiguió darle la vuelta al marcador. Una falta de Fali Jiménez sobre Álvaro Giménez la puso, con el 'guante', Juan Carlos Real al área y Lucien Owona, otra vez, cabeceó en plancha para darle la vuelta al marcador y ver el partido de 'color de rosa'.

El inicio del segundo tiempo fue controlado por la UD Almería. El equipo de Fran Fernández dispuso de balón, robó, tuvo espacios y pisó el área defendida por el Nàstic. En ocho minutos estuvo cerca de hacer el tercero que hubiese dejado el partido visto para sentencia. Primero con un centro de Álvaro Giménez, que hizo un gran trabajo de desgaste en todo el partido, que remató Luis Rioja fuera, en el minuto 52, y después fue Juan Carlos Real, en el minuto 53, el que remató un centro desde la derecha, que le cayó bajo.

Indecisos

La entrada de David Rocha al campo le dio más llegada al Nàstic de Tarragona, filtrando balones. En el 63, una falta inexistente de Andoni López la botó el ex del Real Oviedo al segundo palo y Manu Barreiro se anticipó a César de la Hoz, para ponerlo dentro y dar alas a los tarraconenses.

Estos, en el minuto siguiente, pudieron darle la vuelta al marcador en una acción de Sebas Coris, por banda derecha. El lateral del cuadro tarraconense disparó cruzado y René metió una mano prodigiosa para evitar el tanto del cuadro tarraconense, más metido en el partido que los rojiblancos.

La UD Almería, pese a todo, siguió intentándolo. Entraron Eteki y Juanjo Narváez, el primero por Arzura y el segundo por Corpas, para situar a Rioja en banda derecha. El sevillano, en el 72, intentó ver puerta, pero su disparo tocó en Fali y se fue a córner, como otra acción en el 78, en la que el remate hacia propia portería de Manu Barreiro lo despejó Isaac Becerra a saque de esquina.

Los últimos minutos fueron de presión de un Nàstic volcado en campo rojiblanco y jugando en superioridad por la expulsión de Juan Carlos Real, al ver dos amarillas en tres minutos. Sin embargo, el Almería supo jugar para no dejar escapar un punto cuyo sabor depende del cristal con que se mire.

 

Fotos

Vídeos