UD Almería

Marco Motta: «Una parte de Almería se quedará en mi corazón»

Marco Motta expresó ayer todo lo vivido en su etapa como jugador de la UD Almería. /IDEAL
Marco Motta expresó ayer todo lo vivido en su etapa como jugador de la UD Almería. / IDEAL

El italiano expuso ayer que «es un día que ha llegado y que no me hubiese gustado que llegara nunca», pero «hay veces que la vida te ofrece una oportunidad que tienes que coger»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Marco Motta se va y su despedida la hizo con el corazón en la mano. El ya exjugador de la UD Almería fue claro en sus palabras: «Una parte de Almería se quedará en mi corazón». Lo hace seguro de que cada fin de semana mirará al Almería como un aficionado más, dispuesto a alegrarse con las victorias y a sufrir con las derrotas porque «será importante que a donde voy consigamos lo máximo, pero el Almería será un equipo al que siempre miraré».

Ese destino no lo dijo. Esperará a que se haga oficial. Entre risas descartó al Albacete de Ramis, porque explicó que en Almería se sintió querido precisamente en la etapa del tarraconense. No pronunció su nombre, pero sí aquella etapa en la que no disfrutó de la titularidad, aunque sí del respaldo de la afición. «Ha habido un momento en este año donde las cosas se complicaron, sin que hubiera hecho nada, sino porque un entrenador pensaba diferente. Escuchar mi nombre con mi hijo en el estadio son cosas que no se olvidan».

Sensaciones

Para él, ayer fue un día complicado. «Es un día que ha llegado y que no me hubiese gustado que llegara nunca. Las emociones que tengo son de contrastes. Por un lado es muy difícil dejar un club, una ciudad y toda esa gente que desde el primer día me ha tratado como en casa, que siempre me ha sostenido, que siempre me ha ayudado, siempre ha tenido una palabra muy bonita para mí y para mi familia», aseguró el italiano.

Este confirmó su marcha porque «tengo un proyecto importante al que no he podido decir que no. He tenido que tomar una decisión que la he pensado mucho. Hay veces que la vida te ofrece una oportunidad que tienes que coger. Mentiría si dijera que no me hubiese gustado quedarme hasta el final de mi carrera, haber sido el capitán de este equipo, pero ha llegado ese día en el que tengo que irme».

Su marcha se produce dando gracias por todo lo que le ha pasado en la UDA. «Estoy agradecido de verdad a todos y sobre todo a la ciudad y aficionados que cada domingo estaban ahí para sostener al equipo, que me han demostrado cariño increíble en los momentos difíciles. Una parte de Almería se quedará en mi corazón».

Se va con un pellizco en el corazón. «Llegué aquí hace año y medio, pero lo he vivido muy intensamente. Han sido dos temporadas, sobre todo en la primera, en la que hemos hecho un auténtico milagro. Cuando llegué estábamos en el último lugar de la clasificación, pero siempre estuve convencido de mi equipo, del Almería, de mi trabajo y que íbamos a conseguirlo. Fue un año con muchas emociones en el que por suerte y por trabajo conseguimos la permanencia».

Tiempos difíciles

Cuando llegó lo hizo con todo en contra. Llevaba desde abril del año anterior sin jugar y cuando se le llamó cumplió. «Son la realidad. A mí me gusta competir y trabajar cada día. El fútbol es un trabajo, pero antes es una pasión y mientras sintiera ese fuego dentro no lo iba a dejar. Es un deporte maravilloso que me ha hecho crecer desde pequeño, que me hace vivir con emociones, que me acompaña y que da las emociones que da la gente que cree y ha confiado en mí».

Siempre mirando las cosas positivas, se va consciente de que en Almería «hay muchísima gente que estuvo y está conmigo. Ayer -por el lunes- salió la noticia, he querido agradecer a todos y me han llegado muchísimos mensajes. Me da fuerza porque el trabajo que hice ha sido bueno. He dado todo lo que tenía. No sé si es un adiós o si la vida te va a poner otra vez en un sitio donde estuviste muy bien. Mañana -por hoy- empieza una nueva etapa de mi carrera, dándolo todo, y eso es lo que siento».

En esta marcha no mira hacia lo negativo, sí a lo bueno. «Cuando llegué el proyecto parecía ser diferente, con objetivos diferentes, pero el fútbol es así. A veces pasan estas cosas, pero lo que siempre tendré en el corazón es cómo me han hecho sentir aquí. Me he sentido importante siempre, siempre he sentido que el Almería dependía un poco de mí y eso es lo más bonito para un futbolista, porque te dan más ganas de demostrar y saber que la gente está ahí. Me quedaré con todos esos días que he estado en el campo y en el vestuario».

Muy cercano

A lo largo de su estancia en el Almería se ha mostrado como un futbolista cercano, pese a su currículo. «Soy así. Siempre he pensado, gracias a mis padres, mi mujer, mis hijos, que lo que uno hace en la vida es una cosa, pero lo que se queda es el hombre y lo que uno siente. Eso es fundamental». Para él, los partidos «se juegan a las cinco, pero pienso que el Almería es cada día en el vestuario, en el campo, aquí, con la gente que trabaja aquí. Para mí es lo fundamental. Cogí esa responsabilidad el primer día, sé cómo soy y me quedo tranquilo. Por eso nunca he mirado lo que podía pensar la gente. Sabía por qué he venido, cómo lo he venido a hacer».

Se va mostrando agradecimiento «a un club y al presidente que me da la oportunidad de jugar al fútbol cuando lo necesitaba».

La de ahora es una nueva etapa con un destino definido, pero no pronunciado por deferencia hacia el club en el que estará. «He jugado en muchos equipos. Para mí lo fundamental era decir la verdad. Cuando el año pasado me preguntaron si iba a seguir, dije que había que hablarlo y ver muchas cosas. No quería que alguien me mirara a la cara y me dijera que yo dije una cosa y no la respeté. Eso es lo más feo. Soy padre y tengo que transmitir valores a mis hijos».

De Almería se va con un aprendizaje nuevo. «Cada equipo me ha enseñado de alguna manera y me ha dejado algo en el alma. Un año y medio aquí, por primera vez en España, me ha dado mucho porque me sentía muy importante. Ha habido un momento en este año donde las cosas se complicaron, sin que hubiera hecho nada, sino porque un entrenador pensaba diferente. Escuchar mi nombre con mi hijo son cosas que no se olvidan. Hay que decir gracias».

Por ese pasado, no dudó en asegurar que «le echaré un vistazo siempre al Almería. Voy a ser un aficionado más del Almería, me alegraré y sufriré con ellos. Será importante que a donde voy consigamos lo máximo, pero el Almería será un equipo al que siempre miraré».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos