UD Almería

La mancha de mora verde...

Fran Fernández observa la sesión de entrenamiento en el anexo del Estadio de los Juegos Mediterráneos. :: j. j. a./
Fran Fernández observa la sesión de entrenamiento en el anexo del Estadio de los Juegos Mediterráneos. :: j. j. a.

Fran Fernández considera al Dépor un gran rival, pero «idóneo para resarcirnos»El técnico de la UDA confía en su equipo: «En casa somos uno de los más fuertes de la competición y tenemos que mostrarlo una vez más»

JUANJO AGUILERA ALMERÍA.

Conseguir la victoria el lunes es un buen 'reconstituyente' para curar heridas. La derrota del pasado domingo en el Wanda Metropolitano ha dejado un 'tufillo' a sinsabor cuyo mejor 'ambientador' es la conquista de los tres puntos. Encima, si el rival que visita el Estadio de los Juegos Mediterráneos es del 'pedigree' del Dépor -un equipo hecho por y para el ascenso-, 'miel sobre hojuelas'. El caso es que ayer, Fran Fernández advirtió de que, aunque será un rival complicado, es «un rival idóneo para resarcirnos de lo que ocurrió la semana pasada». «De la derrota», puntualizó.

El entrenador zapillense tiene motivos para creer porque consideró que «el equipo durante la semana se ha preparado bien y estoy contento con lo que estamos viendo y creo que vamos a dar una buena imagen de nuevo», además del añadido de lo tangible y lo intangible. Las sensaciones y los números refrendan el trabajo del equipo rojiblanco. «Creo que el equipo en casa está mostrando un gran nivel, somos el noveno equipo de la clasificación como local, el decimoquinto como visitante y está claro que en casa estamos rindiendo bastante mejor».

La 'última cena'

Lo cierto es que el equipo ha trabajado esta semana en un clima un tanto raro, arrastrando la derrota de la pasada semana ante el Rayo Majadahonda y lo sucedido con la cena de la plantilla. Al último tema quiso ponerle cierre el propio técnico para centrarse en el partido. «Eso es un poco pasado, lo que sí está claro es que el equipo, como se está viendo en las sesiones de entrenamiento, ha reaccionado muy bien, creo que incluso nos sirve para unirnos un poco más y a partir de ahí lo realmente importante es afrontar el partido del Deportivo de La Coruña con todas las garantías posibles y para eso hay que seguir trabajando de la misma manera», manifestó el entrenador del conjunto rojiblanco.

Este negó de una forma tajante la petición de una sanción para algunos jugadores por la citada cena. «No», expresó, para luego dejar un largo silencio. En cualquier caso, si las hay serán «cosas internas. Ahora lo único realmente importante es el partido del lunes -por mañana-» porque, como siguió expresando, «aquí ahora lo único que estamos hablando es el partido contra el Deportivo de La Coruña, que es lo que nos va a dar de comer, poder ganar ese partido, y sobre todo dar una buena imagen».

Con ilusión

El entrenador rojiblanco sí que habló del ambiente en la plantilla y del rival. La cita de mañana lunes se afronta «con muchísima ilusión» ante el que consideró «es uno de los mejores equipos y plantilla de la categoría. Yo creo que un rival idóneo para resarcirnos de lo que ocurrió la semana pasada, de la derrota». Por eso, el zapillense expusó que «afrontamos el partido con muchísima ilusión, con muchas ganas de jugar de nuevo en nuestro campo, con nuestra gente» y convencido de la capacidad del equipo para responder ante un rival como ese. «El equipo durante la semana se ha preparado bien y estoy contento con lo que estamos viendo y creo que vamos a dar una buena imagen de nuevo».

Lo cierto es que en el horizonte está el hecho de conseguir algo que rara vez se ha logrado en la historia de la UD Almería, lo de ganar cinco partidos seguidos en casa -lo lograron solamente Unai Emery y Javi Gracia-. Aunque el zapillense consideró que «va a costar muchísimo», no dudó en exponer los méritos contraídos para pensar en ello. «Creo que el equipo en casa está mostrando un gran nivel, somos el noveno equipo de la clasificación como local, el decimoquinto como visitante y está claro que en casa estamos rindiendo bastante mejor y nos enfrentamos a un rival que fuera de casa le está costando un poco». Aún así, consciente de esos números que expone el rival, no dudó en advertir de que «sabemos que el partido va a ser de muchísima dificultad».

De hecho, el técnico del plantel rojiblanco puso interés en destacar que «juegan con dos puntas, tienen un potencial ofensivo bastante grande y creo que es el equipo con mayor diferencia de goles, el que más goles a favor lleva en la competición y creo que tanto Quique como Fede o los que puedan jugar arriba van a ser jugadores de bastante movilidad».

Para frenar las armas deportivistas, no dudó en hablar de tranquilidad, de la paciencia como algo necesario, tras señalar las virtudes del Dépor. «Nos enfrentamos a un rival con un potencial ofensivo muy grande, pero también defensivo. Es un equipo al que cuesta muchísimo hacer goles, tenemos que tener tranquilidad y sobre todo para sus transiciones. Es un equipo que en contraataque, al quedar dos o tres futbolistas colgados, suma mucha gente y tenemos que estar muy atentos en las vigilancias ofensivas y también, por supuesto, saber cuáles son nuestras capacidades y hacerles daño».

De todas formas, la fisonomía, la forma de jugar del conjunto albiazul tiene mucho que ver con su técnico. «El entrenador del Deportivo, Natxo González, ha creado un poquito de escuela. Creo que en su paso por Zaragoza es un equipo muy parecido en su inicio de competición a lo que se ha visto, al Reus... Equipos que quieren ser muy protagonistas con balón, pero además también controlan muy bien sus transiciones ofensivas», por otra parte rivales a los que Fran parece tenerle tomada la medida.

Lo importante

Centrado en su equipo -Fran Fernández siempre dice que lo importante es lo que pueda dar de sí su gente-, el hecho de enfrentarse a un rival que es serio aspirante al ascenso no supone nada nuevo porque «la confianza nos la da solamente el trabajo que realizamos día a día y es lo que nos va a hacer fuertes». Una aseveración que responde al hecho de que «el equipo de nuevo ha recuperado su esencia y estamos trabajando a muy buen ritmo, hemos tenido que parar un poco hoy -por ayer-, bajar la carga y a partir de mañana -por hoy- el equipo estará a tope».

Es una obligación que apunta al interés de recuperar la dinámica que siempre lleva el equipo en casa, donde ha ganado sus últimas cuatro citas, y que se emborrona un poco con las escasas conquistas a domicilio. «El equipo siempre sale a ganar, sale con un plan de partido ambicioso, hay momentos en los que nos sale mejor, en otros peor y lo que sí que tenemos muy claro que aquí en casa somos uno de los equipos más fuertes de la competición y tenemos que mostrarlo una vez más».

Puede que con algún cambio en el once inicial. Es obligada la entrada de un jugador por Yan Eteki, que está con la sub-23 de Camerún. «Uno hace cambios porque cree que puede mejorar lo que hay y en eso estamos. Cada partido tenemos nuestro plan estratégico y a partir de ahí tomaremos decisiones. Me cuesta mucho tomarlas porque hay tanta igualdad en la plantilla que cualquiera de los que juegue lo puede hacer realmente bien», sacó a relucir.

Mañana lunes, todo apunta a que el argentino Joaquín Arzura será el jugador que, como sucedió ante el Sporting, ocupe la baja del mediocentro africano, pese a que tuvo una gastroenteritis esta semana. «Se ha recuperado muy bien, ha realizado los dos últimos entrenamientos a buen ritmo. Nos queda todavía el entrenamiento de mañana -por hoy- y ahí tomaremos la decisión».

La que sea será para ganar y mirar con ilusión a lo que llega de frente. «Yo lo que siempre he dicho y que es la realidad es que nos encanta que la gente se ilusione, que en lo externo estamos muy contentos de lo que estamos viviendo, pero aquí dentro tenemos que ir partido a partido. Realmente, estamos a cuatro de arriba y a cuatro de abajo, para qué vamos a pensar en más. No sabemos cómo vamos a estar dentro de un mes. Ahora, lo realmente importante es el siguiente partido», sentenció el técnico de la UD Almería.

 

Fotos

Vídeos