UD Almería

La madre de todas las batallas

José Antonio Verza se anticipa a Papu, en el duelo del pasado sábado en La Romareda. /
José Antonio Verza se anticipa a Papu, en el duelo del pasado sábado en La Romareda.

La UD Almería comienza el sábado ante el Barça B una 'guerra' por la permanencia como si de un playoff se tratara

JUANJO AGUILERAALMERÍA

La ventaja de estar en la Liga de Fútbol Profesional no sólo repercute en la cuenta corriente del club, que ingresa derechos de televisión, dinero por quinielas y también en lo que se refiere a la partida de los ingresos de patrocinadores, sino que además beneficiaría a varios sectores de la ciudad, especialmente el hostelero, ya que el fútbol profesional casi obliga a los equipos a pernoctar en la ciudad cuando visitan el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con lo que pueden suponer los desplazamientos de equipos punteros, al margen de los duelos de rivalidad con equipos vecinos como el Málaga, que es seguro, o el Granada, que pelea por ascender, al margen de que el Murcia de José María Salmerón pelea por retornar a la división de plata.

El fútbol, cada vez más negocio que una mera actividad deportiva, depara una guerra que no se asemeja a aquella del Golfo Pérsico que Sadam Hussein bautizara como la madre de todas las batallas, pero sí es cierto que para muchos que se toman muy a pecho lo del fútbol un descenso es casi una enfermedad. El Almería es uno de los que puede provocarla, aunque sin llegar a ser como en otros equipos como Córdoba o Nàstic, de los que a día de hoy parecen metidos en la pelea. En Almería se disfrutan las permanencias o los ascensos, pero no son un quebradero de cabeza los descensos, como se ha podido ver en los dos vividos de Primera a la categoría en la que los rojiblancos han estado diez temporadas desde el primer ascenso, al término de la 2001/02.

Seis fechas para recordar

Se mantenga o no la categoría, las seis próximas jornadas, que empiezan el sábado, a las cuatro de la tarde frente al Barça B, y terminarán en torno al 3 de junio, día arriba o día abajo, en el Anxo Carro de Lugo, serán para recordar, en ambos casos para que no vuelvan a repetirse. La permanencia en la Liga de Fútbol Profesional será el fruto de 42 jornadas disputadas en las que ha habido más momentos aciagos que alegres; el descenso, que duda cabe, será un amargo trago difícil de digerir para cualquier afición.

Ganar los duelos directos habilitará a los rojiblancos para conseguir la permanencia; perderlos supondrá ir despidiéndose de la categoría de plata

Los rojiblancos afrontarán en seis jornadas tres duelos ante rivales que a día de hoy también luchan por quedarse en Segunda División, como con los casos de FC Barcelona B (20 puntos a domicilio), Córdoba CF (28 puntos en casa) y AD Alcorcón (19 puntos fuera); uno que está metido de lleno en la pelea por jugar el playoff de ascenso, como el Granada CF (15 puntos a domicilio); otro como el Tenerife (36 puntos en casa) que pudo agotar sus opciones el pasado sábado con la derrota en casa frente al Huesca, y un último rival, que también lo es en el tiempo, como el Lugo de Francisco (31 puntos en el Anxo Carro), con el que se pondrá punto y final a la competición liguera, la tercera de forma consecutiva en Segunda División y sufriendo, como las dos anteriores. Si se logra la permanencia, el sufrimiento se dará 'besado'.

No es un mal calendario, si bien es cierto que aquellos equipos desprovistos de presión suelen comportarse mejor sin la ansiedad propia de la obtención de buenos resultados para el logro del objetivo.

Grados de dificultad

Los puntos juegan en favor, como es lógico, de los equipos mejor clasificados de esta 'subdivisión' final, en la que no entran los equipos que, como el Albacete, ya han sumado los 46 puntos y tienen la solución a sus problemas relativamente cerca. Tampoco los dos últimos clasificados, Lorca Deportiva y Sevilla Atlético, que están a 15 y 16 puntos de la permanencia con 18 en juego.

Si hubiese que hablar, a día de hoy, de un calendario complicado este es el que se refiere al Córdoba CF. Posiblemente, ninguno de los equipos que busca la permanencia en la división de plata le gustaría tenerlo llegados a esta fase. El conjunto de Sandoval es cierto que llega con las 'bondades' de los resultados que le han hecho pasar de ser un desahuciado a un serio aspirante a la permanencia, con solo una derrota en los últimos nueve compromisos, con nada más y nada menos que siete triunfos. Sin embargo, tiene dos duelos directos, uno en el Reino de León frente a la Cultural Leonesa (28 puntos en casa) y otro en el Nuevo Arcángel (28 puntos en casa) frente a la UD Almería (13 a domicilio). Solo el duelo frente a un Reus (30 puntos en casa) desprovisto de presión puede deparar que la balanza se decante en favor del Córdoba, aunque el duelo será en tierras reusenses. Los otros tres duelos son de aúpa porque son ante los tres primeros. Recibe en casa a Huesca (24 puntos a domicilio) y al Sporting (23 puntos lejos de El Molinón) y visitará a un Rayo Vallecano fortísimo en casa (38 puntos en Vallecas) y fuera.

El Córdoba jugará contra los tres primeros de la tabla; El Barça B, con dos de los cuatro, y Alcorcón y Nàstic con Rayo y Huesca

El Barça B llega a Almería con nueve jornadas sin ganar, las cinco últimas con derrotas. Será el primero de un calendario con sólo ese como enfrentamiento directo. En casa tiene al Reus (17 puntos a domicilio) y fuera al Albacete (29 puntos en casa). Los otros son en El Molinón frente al Sporting (42 puntos ganados) y en casa frente al Cádiz (22 puntos a domicilio) y Real Zaragoza (25 puntos lejos de La Romareda).

El calendario de la Cultural también es para echarle cuentas. Tiene tres duelos directos con solo uno en casa frente al Córdoba (11 puntos lejos del Nuevo Arcángel) y dos en Alcorcón (24 puntos en casa) y Tarragona (18 puntos en el Nou Estadi). Recibirá a un Lugo sin presión (18 puntos a domicilio) y tendrá que ir a Oviedo (37 puntos en casa) y recibir, la última jornada, al Numancia (18 puntos fuera).

Suave

Para los dos mejores clasificados del sexteto de equipos que se juegan las dos últimas plazas de permanencia -teniendo en cuenta las dificultades extremas para Lorca y Sevilla At.-, el calendario ofrece encuentros comprometedores, pero otros suaves, en cierto modo. El Nàstic, por ejemplo, se las verá con esos dos equipos y ambos a domicilio, donde rinde mejor el equipo de Nano, donde ha sumado 25 puntos. Tiene un duelo directo en casa frente a la Cultural (12 puntos a domicilio), otro frente a Osasuna (27 puntos lejos de El Sadar) y cierra en Huesca (41 puntos como local) y recibiendo al Rayo (29 puntos fuera).

El Alcorcón, por su parte, llegará al segundo duelo tras, en teoría, tener fácil la conquista de tres puntos frente al Sevilla At. (10 puntos a domicilio). Encadena duelos directos recibiendo a la Cultural (12 puntos a domicilio) y visitando a la UDA, en la penúltima jornada (26 puntos en casa). Cerrando frente al Reus (17 a domicilio), tiene que jugar antes en El Alcoraz ante el Huesca (41 puntos sumados como local) y recibiendo al Rayo Vallecano (29 puntos conquistados lejos de Vallecas).

 

Fotos

Vídeos