UD ALMERÍA

En un lugar de la Mancha...

Chema Núñez, que conduce el balón perseguido por Dani Cabezuelo, fue una pesadilla para el equipo roblense./AGENCIA LOF
Chema Núñez, que conduce el balón perseguido por Dani Cabezuelo, fue una pesadilla para el equipo roblense. / AGENCIA LOF

Un Almería B imperial da un gran paso hacia el ascenso a Segunda B al lograr una contundente victoria ante un Villarrobledo que no se entregó nunca

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Allí donde se escenifica la obra más destacada de la literatura española, el Almería B escribió una bonita historia que, si se logra el objetivo, pasará al recuerdo. Victoria de poso en Villarrobledo que vale para dar un grandísimo paso parar ascender a Segunda B. La logró dando la imagen de una gran capacidad de lectura. Ahí, el filial rojiblanco puso mucho de una experiencia que se presuponía tener el contrincante. Pronto, muy pronto, el cuadro de Esteban Navarro trasladó los nervios al rival. En trece minutos, Sekou, con dos goles, y Chema Núñez pusieron distancias y las respuestas del Villarrobledo tuvieron réplicas constantes, casi como un 'aquí mando yo' del equipo rojiblanco.

3 Villarobledo CF

Javi López (Dani Lozano, m. 85); Pablo García, Perona, Dani Cabezuelo, Fran Minaya; Juanma Montero, Alberto (Buitrago, m. 61); Juanma Acevedo, Berni, Piojo, y Aitor Asensio (Raúl Calero, m. 80).

6 UD Almería B

Albert Batalla; Antonio Navas, Igor Engonga, Soufian, Iván Martos; Fran Callejón (Urri, m. 78), Álex Corredera; Lin (Óscar Lozano, m. 62), Chema Núñez, Sergio Pérez, y Sekou (Darío Guti, m. 60).

0-1, m. 1
Sekou. 0-2, m. 5: Sekou. 0-3, m. 13: Chema. 1-3, m. 39: Fran Minaya. 1-4, m. 42: Sergio Pérez. 2-4, m. 46: Perona. 2-5, m. 50: Sekou. 3-5, m. 70: Buitrago. 3-6, m. 94: Darío Guti.
Gómez Blázquez, del colegio madrileño
Amonestó a Perona (m. 56), del Villarrobledo CF, y a Igor Engonga (m. 29) y Antonio Navas (m. 41), de la UD Almería B.

Incluso cuando comenzó a sufrir, en la segunda parte, supo manejarse de un modo solvente y, aunque flaqueó en área propia, no le tembló el pulso en el área rival, donde pisó siempre con el arma letal de la finalización para conseguir un importante triunfo basado en un buen trabajo en el centro del campo y la 'malicia' de jugadores como Chema Núñez.

La ventaja es importante para cerrarla en la vuelta, el próximo domingo, desde las 11.30 horas, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, para regresar a la división de bronce, categoría de la que descendió en la 2015/16. El partido ganado en Villarrobledo esconde muchas cosas positivas. Allí nadie había ganado, solo tres equipos, en Liga, y uno en el playoff lograron empatar, números de la 'rocosidad' de un equipo que ante la UDA B encajó seis goles, cuando en 21 partidos en casa sólo había recibido 10.

Enchufados

Sin que el Villarrobledo hubiese dispuesto de balón, el Almería B decantó el partido a su favor en la primera llegada de que dispuso. Fue en el minuto 1, en un saque de Antonio Navas desde la derecha, el balón le cayó a Sekou en el área y el delantero rojiblanco lo puso ajustado al palo izquierdo de la meta de Javi López.

El Almería B tocó el balón, con la velocidad de Chema y aunque en el minuto 4 una pérdida en el centro del campo acabó con un disparo lejano del local Juanma Acevedo que estuvo cerca de sorprender a Albert Batalla, un minuto después llegó el segundo en una acción de pillería del gigante Sekou. Fue una cesión que el cancerbero roblense no controló, intentó sacar el balón y la presión ejercida por Sekou surtió efecto. El delantero rojiblanco metió la pierna izquierda para hacer el segundo y forzar al Villarrobledo a coger aire de inmediato.

El Almería B, sin embargo, se manejó bien, no dejó espacios, templó las formas y manejó el partido hasta el punto de que pudo hacer el tercero y sentenciar la eliminatoria en el minuto 10, tras una acción controlada por Chema que despejó la defensa hacia la parte derecha por donde apareció de nuevo Sekou, cuyo disparo lo despejó Javi López.

La presión

No pudo, sin embargo, manejar la siguiente acción provocada por un córner forzado por Iván Martos. El lanzamiento posterior llegó al segundo palo, donde Engonga prolongó de cabeza al primero, tocó Soufian, intentó rematar Sekou, el balón salió mordido hacia la parte derecha y Chema Núñez lo engatilló para poner el tercero en el marcador del 'Barranco del Lobo', donde al Villarrobledo pareció pesarle y mucho la responsabilidad con la que afrontó el partido.

El filial siguió haciendo su partido, mantuvo la presión, empujando para sentenciar aún más la eliminatoria. Esa presión, en el 21, dejó a Lin solo ante Javi López, pero el oriental cruzó el balón en exceso, aprovechando la escasez de contundencia de los centrales de un rival que apareció con cuentagotas en ataque, siempre controlado por la defensa expeditiva de los de Esteban Navarro, que no permitió a su rival mantener la posesión del balón, cambiando su fútbol para hacerlo con balones largos, ante la imposibilidad de tocar, lo que controló muy bien el conjunto rojiblanco.

La primera ocasión local llegó en el 30, en una falta forzada por Igor Engonga que lanzó Juanma Acevedo y Batalla metió una mano prodigiosa para mandarla a saque de esquina. Este provocó problemas, por despiste de la zaga rojiblanca, que resolvió Iván Martos, sacando el balón en una fase en la que el riesgo del equipo local le metió más cerca del área de los de Esteban Navarro. Berni, en el 34, remató de tacón un centro de Pablo García, pero el balón se fue lejos de la portería de Albert Batalla.

Reacción y sentencia

El dominio, en esa fase, fue para el conjunto de Manolo Martínez, que no pudo sentarse en el banquillo como consecuencia de su expulsión en el partido de vuelta de la anterior eliminatoria. Sin embargo, fue un control estéril ante la imposibilidad de crear peligro, algo que sí pudo hacer, en el 38, el Almería B por medio de Chema Núñez, que hizo un 'sombrero' sobre el central y encaró, en el mano a mano, a Javi López, que se quedó con el balón.

Se durmió un poco el Almería B. En una pérdida, en el minuto 39, Fran Minaya engatilló un excelente lanzamiento que sorprendió a Albert Batalla para acortar diferencias y crear cierta incertidumbre en el conjunto rojiblancos, con sus dos jugadores del perfil diestro de la zaga amonestados. Se creció entonces el Villarrobledo, pero por poco tiempo. Una contra acabó con el balón en los pies de Lin, este lo puso al espacio y Sergio Pérez cruzó para hacer el cuarto y cerrar la primera parte en el Virgen de la Caridad.

El inicio de la segunda parte fue contundente por parte del Villarrobledo, que empujó y volcó el terreno de juego a su favor con ímpetu y llegadas a balón parado. Forzó cuarto saques de esquina y el cuarto lo remató Perona para batir la meta defendida por Albert Batalla y 'engancharse' de nuevo al partido, con otras 'artes', en la que el cuadro rojiblanco trató de poner fútbol y el equipo roblense la fuerza.

Siempre la voz cantante

Dominador del guión, en el 50, las cosas volvieron a su cauce. Fue como consecuencia de una internada por banda derecha que acabó con disparo de Sergio Pérez, el balón no entró entre el palo y la mano de Javi López, pero Sekou, atento en el borde del área pequeña, puso el tercero de su cuenta, el quinto del partido, para atemperar el ímpetu del conjunto castellano-manchego.

Empezaron a mover ficha ambos equipos. El Villarrobledo, con la entrada de Buitrago en lugar de Escudero, buscó más presencia arriba, jugando con dos delanteros y sacrificando el número en el centro del campo. El Almería hizo cambios hombre por hombre, con Darío Guti por Sekou y Óscar Lozano por Lin. Tuvo más el Almería B, más fuerte físicamente y mejor de ideas, al que se le anuló un gol en el 66, marcado por Óscar Lozano, tras una excelente acción a la contra.

El Villarrobledo no bajó los brazos, siguió empujando con la intención de no dar por rota la eliminatoria. En el 70, una acción de Pablo García, por banda derecha acabó con centro al área, prologó de cabeza Juanma Acevedo y también de cabeza Buitrago acercó a los suyos en el marcador.

Empujó más el equipo roblense, que fijó a los centrales con esa mayor presencia arriba, en una fase en la que el filial comenzó a sufrir un poco más, pero no dejó de intentarlo. En el 76, fue Álex Corredera el que probó fortuna, con un disparo que despejó Javi López, el posterior rechace lo mandó fuera Óscar Lozano.

El Almería B trató de mover el balón, de tenerlo, pero no consiguió controlarlo, con pérdidas que el rival trató de aprovechar, pero con balones largos que manejó bien el Almería B, no concediendo, con un magnífico trabajo defensivo. De todas formas, siguió insistiendo el Villarrobledo con un nuevo saque de esquina que Albert Batalla mandó a saque de esquina, en el 87, en una fase del duelo en la que sufrió sin conseguir sacar el balón de su parcela. Batalla, en el 90, sacó otra, tras un lanzamiento de falta de Fran Minaya.

El filial supo aguantar en esa fase, tratando de tener el balón en campo ajeno. En el 94, tras otra sufrida acción defensiva, a la contra, puso el sexto en una gran acción de Chema Núñez, que durmió el balón y lo puso al espacio para que Darío Guti dejara el partido, y puede que algo más, sentenciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos